Me he mudado



Dagarin.com ya no está por aquí... pero todo lo había lo encontrarás ahora en el nuevo y flamante Territorio Dagarin en www.dagarin.es. Para que no tengas que molestarte, yo te llevo hacía allá. Si algo falla y no estás en dagarin.es en unos segundos, pincha aquí.

Seguro que te va a gustar la nueva casa. ¡Recuerda cambiar tus favoritos y tus suscripciones!

miércoles, 25 de abril de 2012

El Jardín de mi Hospi

Ya sabéis que soy "muy fan" de juegaterapia. No es la primera vez que hablo de ellos aquí ni será la última, y más si es para contar iniciativas tan interesantes como la que os traigo hoy.

Acabo de recibir un correo de suyo en el que me cuentan la iniciativa para recaudar fondos que ponen en marcha mañana jueves 26 de Abril en colaboración con MásMóvil y que me parece digna de que participeis todos los que podáis.

Esta compañía telefónica está segura de que puedes ahorrar en la factura de tu móvil y, para demostrarlo, van a lanzar mañana una aplicación para comparar tu factura telefónica y decirte cuanto ahorrarás si te pasas a MásMóvil. Y eso es bueno para ti, que todos tenemos ganas de ahorrar, pero también va a ser bueno para Juegaterapia y especialmente para el Hospital La Paz de Madrid. Y es que MásMóvil va a donar el ahorro de todas las personas que utilicen su aplicación el día de su lanzamiento (mañana jueves 26 de abril) y de todos los asistentes al evento de presentación a un precioso proyecto de Juegaterapia: El Jardín de mi Hospi.

Se trata de dotar al hospital de un espacio al aire libre en la azotea para que los chicos que estén ingresados en el hospital puedan salir a un espacio controlado pero abierto, donde puedan evadirse un poco de su enfermedad y disfrutar de la luz del sol. El espacio ha sido diseñado por el arquitecto Joaquín Torres y seguro que es una maravilla que encantará a los niños y contribuirá a su recuperación. No olvidemos nunca que el estado de ánimo contribuye enormemente en la curación de cualquier enfermedad, especialmente cuando hablamos de cancer u otras de tratamientos prologados.

Los que tengáis ocasión y vivais en Madrid podéis pasar el jueves 26 por el Hotel Ada Palace, en la calle Gran Vía 2 de Madrid, donde a partir de las 13:00 estarán Mónica Esteban, presidenta de Juegaterápia, Joaquín Torres, diseñador del espacio El Jardín de mi Hospi, y Maini Spenger, CEO de MásMóvil. Si os acercáis con vuestra última factura del móvil os podrán demostrar cuanto ahorraréis si os pasáis a MásMóvil y con cuanto dinero estaréis contribuyendo a hacer realidad El Jardín de mi Hospi. Y sin que os cueste un euro.

Como siempre digo cuando hablo de Juegaterapia, todo lo que sea echarles una mano merece la pena.

domingo, 15 de abril de 2012

¡Me han robado el iPhone!

Tranquilos, mi iPhone sigue conmigo, pero si que a un familiar se lo han robado este fin de semana. Típico descuido y zás, mangante que se lleva el iPhone. Por desgracia, lo primero que ha hecho ha sido desactivar el Find my iPhone (mangante no significa ser tonto), así que no hay forma de localizarlo, por lo que ha llamado a la operadora, anulado la tarjeta SIM y ha bloqueado el teléfono por IMEI. En fin, el procedimiento normal... hasta ahora.

Lo primero que pensé, para animarlo un poco, fue decirle que por lo menos las fotos los contactos y tal no los perdía porque están en la nube. Y mi mente de repente se encendió y pensé: pero si el móvil no tiene ninguna protección de desbloqueo, estaba encendido... la madre que lo parió, que el ladrón puede acceder no sólo a fotos y mensajes, sino al correo y a todo lo que tengas configurado personal en el móvil.

Y es que el bloqueo por IMEI lo único que hace es evitar que puedan meterle ninguna otra tarjeta y usarlo como terminal, pero sigue siendo operativo como una especie de iPod Touch, con todas las funciones operativas a excepción de realizar llamadas, así que es un servicio que, a día de hoy con tanto terminal inteligente, se queda bastante corto.

Total, urgencia, crisis y a ponernos manos a la obra. Lo primero, cambiar password de la cuenta de correo electrónico y lo segundo la clave del dropbox, que también lo tenía configurado en el móvil. Por suerte, no tenía nada más que tuviese clave, no es una persona que exprima precisamente todo el potencial del iPhone. Incluso la cuenta de iTunes pide la clave cada vez que vas a conectar, así que no es preocupante. Pero me dá a mi que mucha gente no caerá en ese tema cuando le roben el iPhone y el iPad. A no ser que lo tengas protegido con contraseña cuando lo desbloqueas (cosa que casi nadie tiene) si te lo quitan estás vendido.

Tu FaceBook, Twitter, Dropbox, Reader, Instagram, Skype, What'sup, mail, calendarios... ¿Sigo? De repente una buena parte de tu vida 2.0, e incluso de tu vida 1.0 porque puede que lleves apuntadas claves en el block de notas (hay gente pa'to') está de golpe y porrazo en manos de un desalmado. Y confieso que no había caído yo del todo en ese tema, pero visto lo visto, acabo de hacerme un listado de todos estos servicios que llevo en el móvil para que si algún día hay alguna desgracia pueda cambiarlas todas. Acabo también de ponerle una clave al móvil y seguir los consejos de esta página para que no puedan desactivar el servicio Find My iPhone. De esta forma no sólo me aseguro tener más tiempo para intentar localizar al ladrón (pueden restaurar el móvil y se perdería el Find my iPhone), sino que remotamente puedo borrar todos estos datos del móvil y bloquearlo. Ya que me se han llevado el móvil, que no se entretengan ahora jodiéndome un poco la vida, ¿no?

En definitiva, que sólo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena, pero este trueno ha caído muy cerca y me ha servido de advertencia. Yo de vosotros protegería un poco el iPhone. O la BlackBerry, el Galaxy, el Nexus....

PD: Permitidme que os aconseje que le deis movimiento a este tema. No hace falta que enlaceis este post, pero si creo que estos temas de seguridad merece la pena que lo comentéis con amigos y familiares. Muchas veces no nos damos cuenta de estas cosas y más vale prevenir que lamentar.

miércoles, 11 de abril de 2012

Google Currents

Supongo que todos los que teneis iPhone/iPad conocéis de sobra FlipBoard. Es una aplicación que nos muestra el contenido de nuestro Twitter, Instagram, Google Reader, Facebook... de una forma muy visual, como si de un periódico se tratase. Aunque sea el mismo contenido, muchas veces entro para echar un vistazo de una forma diferente, más dinámica, que me hace redescubrir algunos enlaces que se me han pasado por alto.

Y claro, la aplicación ha tenido éxito, ha llegado a acuerdos con periódicos y revistas para ofrecer su contenido a través de esta plataforma y, como ocurre con demasiada frecuencia, Google se lanza a copiar (úsese el eufemismo que más os guste si no queréis eso de copiar). En este caso se trata de Google Currents. Una aplicación muy muy similar a Flipboard pero mucho más limitada en contenidos, aunque por el contrapartida sí permite que cualquiera pueda publicar contenido accesible a través de esa plataforma, cosa que, por lo que sé, no es posible con FlipBoard.

La aplicación lleva unos meses en USA y desconozco como está funcionando, aunque el retraso en salir por estas latitudes y lo poco que he escuchado de ella no me hacen pensar que esté siendo un bombazo. De todas formas, ya que está por aquí, Dagarín no pierde el salto y ya podeis añadir vuestros blogs favoritos a Google Currents. Tanto este blog como Dedicado a Marta Fernández están disponibles, no tenéis más que pulsar los enlaces que aparecen a continuación navegando con vuestro iPad o iPhone para que se agreguen a Google Currents.

Espero que no tengáis muchos problemas y que os divierta esta nueva forma de ver los blogs. Aún están muy verdes, pero poco a poco las iré afinando. Cosas que me divierten :)

Para descargar la aplicación desde la AppStore pulsad aquí.

Pulsa aquí para agregar Territorio Dagarin a tu Google Currents

Pulsa aquí para agregar Dedicado a Marta Fernández a Google Currents

lunes, 9 de abril de 2012

Instagram, tu antes molabas

El otro posible nombre para este post era "Facebook es el nuevo diablo", pero era un tanto amarillo y tampoco soy tan sensacionalista. Pero es que cada vez Facebook y el señor Zuckerberg cada vez se parecen mas a Microsoft y Bill Gates. Mientras la empresa de Redmond anda limpiando poco a poco su imagen a base de buenos productos como Windows 7, Windows Phone 7, mejorando servicios como Hotmail, etc... lo de Facebook es cada día peor.

Una empresa que no deja de jugar y negociar con nuestros datos, que considera nuestra privacidad una tontería y que no duda en sacar el talonario para comprar tecnologías y anular todo aquello que le pueda estorbar (¿Donde anda Gowalla?). Aunque también tengo que reconocer que quizás es culpa mía: Nunca me ha gustado Facebook.

Supongo que es irracional, porque lo analizo y tampoco es que le vea ningún problema, pero siempre me ha parecido que tiene una interfaz confusa, siempre me he perdido intentando encontrar amigos y lo que hacen, me pierdo entre páginas, muros, aplicaciones, farmvilles, chats... No me gusta. Tengo cuenta en ella, por supuesto, como en toda red que conozco. Más que nada para intentar que nadie ocupe mi cibernombre, pero no las uso todas, sería imposible. Ya sabéis que mi perdición es Twitter

Instagram, aunque no sea una red que use a diario, me resulta una red curiosa. La he utilizado principalmente cuando he salido de viaje, en conjunción con Twitter. Tengo pocos seguidores y sigo a poca gente. Me resulta curioso sobre todo ver como a veces una imagen con unas pocas palabras de subtítulo gana mucho. Un ejemplo claro para mi es el gran @Jotabenedi. Su Instagram, al igual que su twitter, desborda imaginación. Y me alegré mucho cuando hace unos días salió la versión para Android. No soy un elitista que prefiera verla sólo en los iOS con absurdos argumentos como que las cámaras de los dispositivos Android no tienen calidad. No nos engañemos: no hablamos de una red para fotógrafos, hablamos de un minitwitter con imágenes. Si está disponible en más sistemas, más social será y más lo disfrutaremos. Particularmente tenía muchas ganas de ver por ahí a Cris_andina y a IreneHerrero porque sus fotos me encantan y espero que den mucho juego en Instagram (Cris ya lo está dando, y yo que me alegro mucho).

Y ahora llega el primo Mark y se gasta 1.000 millones de dólares para comprar esta red, seguramente para embeber su tecnología en Facebook. Y no diré que se cargue Instagram, pero me temo que desaparezca su esencia. Yo no quiero entrar en Facebook para ver las fotos de mis amigos de Instagram, para ver las fotos quiero usar su sistema, no tener que entrar en ese monstruo que es Facebook donde para llegar a las fotos tenga que recorrer 20 menús absurdos. No, quiero Instagram aparte. Y punto.

No me gusta, no quiero que se unan. No quiero que la única red social acabe siendo Facebook. Quien quiera usarla, que la use, pero dejadnos libertad, plis. No fagociteis todo lo que empiece a tener un nombre.

Instagram antes molaba, cuando era una red independiente para compartir fotografías. Me temo que dentro de no mucho tiempo será otro estorbo más dentro de Facebook. Ojalá no sea así.

viernes, 6 de abril de 2012

Amigo Phill

Eso que te sientes raro. Sientes que no pintas nada y que nada de lo que dices o haces sirve para nada. Quieres twittear pero no te apetece. Quieres postear pero no te sale. Quieres salir a hacer fotos de la Semana Santa de Málaga pero no te sientes inspirado... Decides buscar una canción que vaya con tu estado de ánimo y ni siquiera eso encuentras. Empiezas a navegar por iTunes entre tus cientos de discos y vas escuchando canciones sueltas aquí y allá.

Y tras una hora navegando entre Mecano, The Cure, U2, Quincy Jones, Dido, Amy Winehouse... acabo, como casi siempre, escuchando a Phil Collins. Siempre me encuentro a gusto escuchando a Phil Collins, especialmente su primer disco, este Face Value. Y sobre todo algunas canciones instrumentales.

Este video es de un par de canciones de esas. Y que sepáis que este "fervor" por el amigo Phil y en especial por este disco vino de un cassete como este que se ve en la imagen y que mi hermana me enseñó a apreciar. Así que si no os gusta, las reclamaciones a ella :)




Por si os apetece y tenéis Spotify, aquí tenéis el link al disco completo. Y este otro link es de canciones que yo tengo destacadas de toda su discografía y que de vez en cuando actualizo, por si quereis suscribiros esta lista.

miércoles, 4 de abril de 2012

Quioscos

Ya os conté en el post del otro día que me gusta comprar la prensa los domingos. Comprarla físicamente, esos tochacos de papel sin grapita, que siempre me he preguntado sin tan caro resulta ponerle un grapa y es que él único que sé que la lleva como que no va conmigo. Y hace un rato compré otra revista, Love, donde hay un reportaje espectacular de Marta Fernández. Y como no conocía esa revista, me dio por pensar que no estaría en todos los quioscos de Málaga, así que fui a tiro fijo a la sección de prensa de El Corte Inglés, el mejor quiosco de Málaga.

En ambas compras tuve anécdota. Con el quiosquero el domingo, como ya os conté, y con la quiosquera de esta tarde también, que con mi inglés de los montes de Málaga entendió que en vez de Love le estaba pidiendo la revista Loft y me trajo un especial de no se que revista de arquitectura. Cuando le dije la que quería se rió y me dijo que no me había entendido bien y que me veía más pinta de querer una revista de arquitectura que una del corazón.

Total, que deambulando allí entre cientos de revistas de todo tipo, recordé que este vicio de las revistas es algo que me ha quitado Internet y que no acaba de gustarme haber perdido. Porque yo siempre he sido un loco de las revistas. Incluso cuando no trabajaba y sólo vivía con la paga semanal de mis padres y con lo que rapiñeaba a mis abuelos, siempre acababa gastando algunas pesetas en el quiosco.

Normalmente revistas de videojuegos, pero también muchas de cine(siempre he sido muy fan de Fotogramas), de televisión, tebeos, fotografía, ... cualquier cosa. Siempre había mil revistas que quería comprar y tardaba un rato en decidirme. Conocía todos los quioscos de la zona, porque no todos tenían todas las revistas. Los días en que salían las semananales y hasta la hora de reparto. Lo que hoy en día se denominaría un friki, vamos.

Y visitando quioscos estos días he recordado como me gusta. El placer que supone ir viendo todas esas portadas para decidir qué te llevas. Hojear, si el quiosquero te lo permite, tus últimas opciones para acabar de decidir cual comprar. Pasear con ella bajo el brazo, llegar a casa y sentarte en una sofá cómodo a hojearla. Tranquilo, sin prisa. Sin notificaciones de Twitter, correo, What'sup instagram, ... que te distraigan. Oliendo a tinta y papel.

Ese placer lo tengo perdido por culpa de internet. Internet te da la inmediatez y el poder tener acceso a todo lo que ves en el quiosco, incluso a los quioscos de la otra parte del mundo, sin tener que llevarte el quiosco a casa. Pero ese pequeño placer de leer una revista o un periódico físicamente es algo que me propongo recuperar.

lunes, 2 de abril de 2012

De estudios y Playboys

Cada vez compro menos prensa escrita. Esto de internet y sobre todo el iPad ha cambiado mis hábitos de lectura para estar informado. Sin embargo, los domingos que no tengo prisa procuro levantarme temprano, bajar a por pan recién hecho o unos tejeringos, comprar El Pais o el Diario Sur y desayunar tranquilamente en la cocina leyendo la prensa con calma. Es un ritual que no hago todos los domingos pero que intento hacer a menudo y que mantengo desde hace muchísimo tiempo.

La cuestión es que me han avisado de que va a salir un reportaje con Marta Fernández en el Magazine de El Mundo y como no es seguro que me puedan avisar cuando se publique, he decidido que desde este domingo pasado compraré ese periódico para estar pendiente del reportaje. Y si habéis leído el primer párrafo el diario del Sr. Pedro J. Ramirez no es de mis compras habituales. De hecho, no recuerdo haberlo comprado antes de este domingo. Y tan poco me gustó comprarlo que hasta compré El Pais para ocultarlo. El mismo kiosquero me felicitó por la elección. "Buena compra. Es la mejor forma de enterarse de la verdad". Ya me lo decía Jacinto, mi adorado profesor de humanidades: "Nunca compres un periódico ni escuches una radio. Lee al menos dos y escucha varias emisoras. Es la única forma de saber la verdad".

Y recordé la primera vez que compré un Playboy, hace ya un buen puñado de años de eso. No recuerdo que revista fue, pero sé que compré algo más precisamente para esconderla dentro porque no quería que nadie me viera con ella por la calle. Seguramente alguna revista de videojuegos. Algún Load'n'run, Microhobby o el PCWorld. Ya sé que es una exageración comparar a un chaval de 18-20 años o así que tendría por aquella epoca comprando su primer Playboy a un tio de cof-cof-cof años comprando El Mundo, pero me resultó divertido.

Fue un domingo muy tranquilo, pero mucho. Leí los dos periódicos de cabo a rabo, con sus respectivos suplementos y esa idea del Playboy no se me quitaba de la cabeza. Recordaba vagamente esa compra, recordaba que una vez vista la edición española y comprobado que además de las chicas, que no me da reparo a estas alturas confesar que es lo que buscaba, había algo más. Supongo que elegí Playboy por mis referencias cinéfilas. Aparece en muchas películas y también en bastantes libros de los que leía, principalmente de Stephen King en aquellos maravillosos años. Recordé que me aficioné a la edición americana. En el aeropuerto de Málaga podía comprarla casi todos los meses y allá que me iba a buscarla. Y ahí sí era principalmente por los artículos. Recuerdo que hablaban de tecnologías domésticas que aquí aún no llegaban, estrenos de cine que faltaban meses para poder ver en España, entrevistas más que interesantes y relatos de escritores famosos. Entre ellos pillé algunos de Stephen King que me encantaron y que luego encontré en algún recopilatorio de relatos publicado en España.

Y recordé también que yo, por algún motivo, comencé a recibir en casa la revista todos los meses durante un par de años, sin haberme suscrito. Recuerdo que la recibía en un sobre marrón sin identificar (muy discreto todo) junto con un par de folios donde se enumeraban todos los artículos. Todos, chicas incluídas pero no sólo ellas. Debía valorarlos todos de 1 a 10 y además responder algunas preguntas extras que casi siempre añadían sobre posibles futuros contenidos. Recuerdo que viví en esa época el primer desnudo en portada, lo cual fue algo muy importante para ellos y así lo recalcaron con un cuestionario específico sobre ese tema. Preguntaron un par de meses que que nos parecería la idea (hablo en plural porque obviamente se trataba de un estudio de mercado y seguro que esas revistas con los cuestionarios la recibíamos unos cuantos cientos de personas, si no sería demasiado violento y polémico de cara a la gente ver en la portada de la revista una mujer desnuda, si pensabamos que de esa forma los kiosqueros se verían obligados a colocar la revista junto con las pornos.... Finalmente lo publicaron y tal y nos agradecieron la ayuda.

Un día, tal como empezó, terminó. Y no me preocupa como terminó, porque obviamente habían terminado el estudio y listo, pero lo que no conseguía recordar es como empezó eso de que me los enviaran. Y no fue hasta bien entrada la noche que lo recordé.

Era mi época de escritor. Siempre me ha gustado leer y escribir. En aquella época escribía algunas cosas y había una chica en el instituto que me gustaba y que también escribía, así que empezamos a intercambiar nuestras tonterías de post-adolescentes. Sus poesias y mis relatos. Yo la animaba y ella me animaba. Ambos nos animábamos además a participar en concursos escolares y llegamos incluso a enviar algunos relatos a editoriales y periódicos para ver si estaban interesados en publicarlos. Ella, Maria José (podría poner hasta los apellidos, lo de la memoria es increíble cuando hablamos de gente que hace más de 20 años que no sabes nada de ellas), consiguió que le publicaran algo en el periódico. Yo no conseguí nada, ya veis aquí lo poco que valgo como escritor, pero no cejé en mi empeño.

En ese primer Playboy, tuvo que ser en el porque no recuerdo haber comprado más de la edición española, apareció un anuncio donde buscaban colaboradores. Algo así como "El rincón del lector", más o menos. Pedían a la gente que enviara sus relatos de temática preferentemente erotico-festiva, así que ni corto ni perezoso escribí un relato erótico-festivo y lo envié. Por carta, os recuerdo que hablamos de finales de los 80, y me contestaron amablemente a las 2-3 semanas diciendo que les había gustado mucho pero que ya habían seleccionado el relato para ese mes, pero que se quedarían con el mío para tenerlo en cuenta en futuros números de la revista. La ilusión que a mi me hizo. Que poco me di cuenta de que en realidad se trataba de un "no vamos a publicar tu relato porque no nos gusta", pero de forma elegante.

Pero en esa misma negativa me llegó la propuesta para participar en el estudio de mercado, a la que dije que sí, obviamente, comenzando mi larga historia de coleccionista de Playboys. Colección, dicho sea de paso, que me acompaño durante unos cuantos años en mis diferentes mudanzas, hasta que en una de ellas decidí que eran un trasto para tirar y alguno de los amigos que me ayudaba en la mudanza decidió quedarse con ella, previo consentimiento por mi parte claro está. 

Y tal como vino se fue. Una caja de botellas de vino donde tenía guardados todas aquellas revistas que había leído de cabo a rabo. Porque uno tiene eso, que es muy responsable. Y si a mi me dicen que valore un artículo, antes lo leo. Que yo esas cosas me las tomo muy en serio, que luego mi opinión se une a las de otros y tienen que ayudar a que se tomen decisiones.

Por cierto ¿os he contado alguna vez que la San Miguel 0,0 existe gracias a mi? Pues os lo voy a contar... en un próximo post.

PD: Como premio por haber aguantado hasta el final, os dejo un pequeño bonus-track: el relato que envié a Playboy. Podéis descargarlo pinchando aquí.
PD2: No sé en que momento perdí la vergüenza para llegar a publicar estas cosas. Bueno, al fin y al cabo, todos tenemos un pasado y esto no es lo peor que hay en el mío ;)