Me he mudado



Dagarin.com ya no está por aquí... pero todo lo había lo encontrarás ahora en el nuevo y flamante Territorio Dagarin en www.dagarin.es. Para que no tengas que molestarte, yo te llevo hacía allá. Si algo falla y no estás en dagarin.es en unos segundos, pincha aquí.

Seguro que te va a gustar la nueva casa. ¡Recuerda cambiar tus favoritos y tus suscripciones!

jueves, 30 de junio de 2011

Copenhague

¿Os he dicho ya que me voy a Copenhague? Si me seguís en twitter, seguro que lo sabéis ya y estáis desando que me largue. Si no lo sabíais, pues os informo que me piro el Domingo para allá y estaré una semanita desaparecido del mundo hispano. Y es la cuarta vez que me marcho para esa ciudad por un par de motivos. El primero, es que tengo allí un buen amigo, lo cual facilita la estancia tanto a nivel de ir visitando sitios y moverte por la ciudad, como a nivel económico. Quieras que no, sale bastante más barato cuando en vez de hotel pagas con agradecimiento y detalles a un amigo :)

Y la otra razón por la que he ido ya tres veces es porque es mi ciudad favorita. Así de claro. De todas las que conozco, Copenhague es sin duda la ciudad en la que me gustaría vivir. Una ciudad viva, pero tranquila. Cosmopolita, moderna pero respetando lo clásico. Práctica, silenciosa, variada, culta... son muchos los adjetivos que le aplicaría a esa ciudad y me faltarían aún unos cuantos.

Y de todos esos adjetivos, me quedo sobre todo con los de tranquila, silenciosa y respetuosa. Todavía recuerdo el tremendo shock que me llevé cuando volví la primera vez. Recuerdo que, aparte de ver cosas preciosas y visitar una ciudad diferente, venía de un lugar donde en una cafetería hablaba en un tono de voz normal. Donde sólo escuchaba a mi amigo y su novia, sin tener que enterarme de lo que sucedía en el resto de las mesas y sin tener que gritar para que una persona que tenía a medio metro pudiera oírme. Una ciudad donde los conductores no pitan medio segundo después de que el semáforo se ponga verde. Una ciudad donde la gente escucha música con los auriculares del iPod, no poniendo el altavoz del móvil a toda pastilla para compartir Camela con todo el autobus.

Y volví de pasar una semana allí y en el táxi que cogí desde el aeropuerto a casa, ya empecé a notarlo, con la radio puesta a toda pastilla. Y ya empezó a chocarme que ese hombre me hablase en un tono de voz que me parecían auténticos gritos. Pero lo peor fue ir por la Avenida de Velázquez, una de las principales calles de Málaga, y que de repente dos niñatos descamisados pasaran al lado del taxi haciendo el caballito en una moto de esas con el tubo de escape tocado para que hagan un ruido tremendo. Chillando y riendo mientras otras dos niñatas iban detrás en otra moto jaleándoles a grito pelado. Y me di cuenta enseguida: estaba de nuevo en Málaga. Y no me gustaba. No quería estar aquí. Quería volver a Copenhague, a aquella tranquilidad.

Porque la gente parece confundir tranquilidad con aburrimiento y gritos con diversión, pero no tienen absolutamente nada que ver unas cosas con otras. Y vuelvo a Copenhague, a tranquilizarme, a estar en paz unos días, a la vez que me divierto. Porque me voy a ver un campamento vikingo, y voy a tocar la batería en un estudio de música, y voy a ver el Tivoli, y voy a ver conciertos, y voy a tomar unas copas en un bar de hielo, a ver un bosque lleno de ciervos.... muchas cosas, pero no tendré que gritar, no tendré que aguantar estrés. Y no sólo porque estaré de vacaciones. Es que Copenhague es así.

miércoles, 29 de junio de 2011

Amabilidad

Buenos días. Dos palabras. Apenas gastamos energía en ellas, no necesitamos hacer acopio de aire ni aprender idiomas. Entonces ¿Por qué nos cuesta tanto responder a un sencillo buenos días?. No se trata de ir dando los buenos días a todo el que te encuentres por la calle, pero hay términos medios. Vas bajando por la mañana la escalera para ir a trabajar (si, mi casa es tan cutre que es un tercero sin ascensor, que le vamos a hacer) y te cruzas con un vecino en su puerta. No cuesta ningún trabajo dar un sencillo buenos días. Es gratis y da un poquito de buen rollo. Yo suelo hacerlo y reconozco que me da rabia cuando el vecino/a en cuestión no se digna ni a responder. No hace falta que nos demos dos besos, pero tampoco es tan difícil decir un "Buenos días" de vuelta.

Todo esto viene porque el otro día viví uno de esos momentos en los que piensas que tampoco hay que andar cabreado por la vida, que con un poco de amabilidad se llega igual de lejos (puede que incluso más), y encima haces feliz a los demás. Fue el jueves pasado a la salida de un parking en el centro de Málaga. Hubo una pequeña movida con la barrera. Lo típico del algún ticket que se ha ido de tiempo o algo. Sea lo que sea, el caso es que se empezó a montar cola. El del coche de delante no salía, la chica que manejaba la barrera no era capaz de desbloquearla... un lio.

Y pasaban los minutos y la cola aumentaba. Y todos esperando pacientemente. Al final, tuvo que salir y levantar la barrera manualmente para dejar salir al coche de delante mía. La chica azorada y nerviosa, pero los 4-5 coches de la cola tranquilos. Nada de pitar, ni nervios. Todos pacíficos. Y cuando salió el coche de delante, me tocó el turno. La chica de la barrera me habló a través del totem, que tenía que reiniciar el sistema, que perdonase. Nada, nada. No te preocupes.

Maquina reiniciando. La chica pregunta:

- ¿Puedes meter ya el ticket?
- No, aún sigue reiniciando. Ahora ha escupido el ticket de control, ¿te lo pongo sobre la máquina?.
- Vale, gracias. Ya puedes, ¿no?
- Si, a ver... perfecto. ya entra el ticket.

Se levanta la barrera y todos tan felices.

Salgo del aparcamiento me giro y levanto el pulgar a la chica, que me mira desde la cabina. Le sonrío y la chica resopla, me sonríe también y me da las gracias moviendo los labios. Continúo mi camino pensando "Que bien, que civismo, nadie pitando, todos comprensivos. Lo único que le faltaba a esa muchacha era que nos hubiéramos puesto nerviosos". Y estoy en esas cuando paro el coche saliendo del parking, miro a mi derecha y veo a un energúmeno que empieza a pintarme y a gritarme "¿donde vas, gilipollas?", con cara de mala ostia permanente. Yo estaba parado, sin intención de moverme hasta que no hubiera pasado, sin darle motivos para ponerse de esa manera. Lo vi con esa cara de imbecil, de amargado, y pensé que, por suerte, no todo el mundo es así.

Hay gente que no va por la calle amargada y amargando a los demás. Gente comprensiva, paciente, gente amable. Gente que, por el mismo precio, te sonríe en vez de soltarte un bufido. Y quiero pensar que son mayoría las personas amables, sólo que estos amargados, por desgracia, hacen mucho ruido.

martes, 28 de junio de 2011

La foto

El otro día estaba en el despacho de mi jefe, esperando que dejase de hablar por teléfono, y vi una foto que me llevó a una llamada y que me lleva ahora a escribir este post. Es una foto con un punto de nostalgia y tristeza, pero con un fondo de alegría por alguien y por el recuerdo de una época de mucha felicidad. Porque hoy suelo hablar con rabia, pena o tristeza de mi trabajo, de lo mal que suelo encontrarme, del poco compañerismo, etc... pero no todo el tiempo es así y, sobre todo, no siempre ha sido así.

Hubo un tiempo, el tiempo al que corresponde aquella foto, en que el ambiente era muy distinto. Donde el mucho trabajo no era sinónimo de ira ni de mal ambiente. Un tiempo donde al salir del trabajo tomábamos muchas veces una o dos cervezas. O si el trabajo se complicaba y teníamos que quedarnos hasta tarde, no se nos pagaban las horas extras, pero se nos "sobornaba" con un par de medias de Mahou y nos quedábamos trabajando lo que hiciera falta, mientras reíamos y lo pasábamos bien, porque trabajo y diversión no estaban reñidos. Un tiempo donde levantarse para ir a la oficina no me costaba la vida, porque iba a trabajar en un ambiente agradable.

Y esa foto que vi es la imagen congelada de ese momento, tomada en el bar donde tantas cervezas y tartas de cumpleaños compartimos. Yo estoy a la izquierda de la foto, con unos años menos. Pero, sobre todo, con un buen puñado de malos ratos laborales de menos. Sonriente y feliz, con el brazo sobre los hombros de la chica de la imagen de arriba. Y a la derecha está mi jefe. Si, ese del que tanto os he hablado, también sonriente y feliz con la mano sobre el hombro de ella. Y en el centro, Nataly. Sonriente también, como todos, porque todos éramos felices en aquella época y no nos costaba nada sonreír, porque nos sentíamos sonrientes.

Y ya os he hablado en alguna ocasión de Nataly. Una de las mejores personas que he tenido la suerte de conocer nunca, probablemente la mejor. Una persona todo corazón a la que quiero con locura, pese a no verla todo lo que debería. Y creo que precisamente cuando pasas meses sin ver ni hablar con una persona y cuando la ves es como si no hubiera pasado el tiempo, es señal inequívoca de que algo funciona, de que hay química. Y con Nataly tengo química. Supongo que me entendéis, no me refiero a nada "amoroso". Me refiero a una amistad profunda, a tener un cariño tremendo el uno por el otro. Porque sí, porque lo valemos. Porque nos queremos. Y no porque nos busquemos cuando estamos mal, sino porque nos buscamos muchas veces precisamente cuando estamos bien, porque queremos compartir un buen momento. Y siempre nos reímos y siempre hablamos hasta por los codos.

Y podéis imaginar lo que era trabajar con alguien así. Alguien a quien echar una mano cuando lo necesitaba, que te la echaba a ti sin pedírselo, formando un equipo perfecto. Y hablando cuando se podía hablar, trabajando cuando se debía, con mi jefe feliz porque confiaba plenamente en nosotros (que tiempos aquellos) porque sabía que, aunque metiéramos alguna vez la pata, sacaríamos el problema adelante. Pero sobre todo porque Nataly sabía darle esa tranquilidad que nadie más ha sabido darle en el trabajo. A él y a todos nosotros. Porque todos disfrutábamos trabajando a su lado. Sólo una persona se acerca a ese punto, pero nadie ha llegado a ese nivel de confianza y tranquilidad que Nataly nos daba.

Pero eso acabó. Porque ella es magnífica y sabía que trabajar en una oficina no era su destino, no era lo que ella quería. No sabía qué quería, pero sabía que no era esto. Y se marchó. Por la puerta grande. Dejándonos a todos con un tremendo dolor por perderla como compañera, a la vez que una tremenda alegría porque sabíamos que era lo que tenía que hacer. Y sabíamos que no podíamos retenerla aquí enjaulada.

Por lo que sé, no hubo oferta económica, no hubo intento de retenerla por parte del jefe. Todos sabíamos cuales eran los motivos y que lo único que podíamos hacer era alegrarnos por ella. Y eso hicimos. Y se marchó al extranjero, y estuvo buscando eso que realmente quería hacer, y finalmente lo encontró. Y volvió a Málaga y se puso manos a la obra hasta conseguirlo. Y en ello está, haciendo algo que la llena. Por supuesto no es en una oficina cogiendo el teléfono, está ayudando a los demás. Porque Nataly es de esas personas que tiene que ayudar a los demás, de las que tiene un corazón enorme y tiene que entregarse.

Y no me quito de la cabeza esta idea: He conocido buenas personas, pero a día de hoy ninguna tanto como Nataly. Y ojalá ese momento de la foto siguiera hoy, pero estoy convencido de que si se hubiera quedado, toda esa felicidad y paz interior hubiera desparecido. No por culpa de este trabajo en concreto, no por culpa de mi jefe ni los malos rollos que ahora vivimos. No tiene nada que ver con esto: ella misma no hubiera sido feliz. Y no me queda otra que alegrarme profundamente por ella, porque estando fuera puedo seguir viendo de vez en cuando a esta Nataly a la que adoro.

Obviamente, no puedo poner la foto que inspiró este post. Los que conocéis a los personajes sabéis quienes son y no la necesitáis. Los demás, supongo que entenderéis que no coloque una foto de mi jefe en este blog.

lunes, 27 de junio de 2011

Un candado

Ya sabéis que me gustan las fotos sencillas, las que supongo que muchos de vosotros pensareis que son demasiado simples. No suelo analizar cosas como encuadres, composición, iluminación,... Bueno, siendo sinceros, si que lo hago a veces, pero al mismo nivel que un niño de primaria. Como ya os dije en una ocasión, en la fotografía como en casi todo, soy bastante mediocre y no tengo los conocimientos de mucha gente ni la capacidad para analizar esas imágenes.

Pero eso no quiere decir que no tenga clarísimo qué me gusta y qué no me gusta. Y sobre eso, tengo claras ciertas cosas, como que la foto que ilustra este post me encanta. Vuelvo a lo de siempre, es sencilla. Técnicamente sólo veo el buen detalle a la hora de tomar la foto de desenfocar, el mar para que lo veamos pero nos centremos en el candado, e intuyo que se habrá modificado el color y el contraste para dar mas viveza al grano. Supongo que habrá mucho más detrás y su autora me regañará por no destacarlo y hacer valer todas las horas de trabajo que llevará detrás esta fotografía. Pero es que precisamente eso es lo que me gusta de las fotos de Irene (ya sabéis que  soy #muyfan, #elfannumero1 de esta mujer, sus fotos, sus viajes y su musa): el retoque apenas se percibe. Eso le da una tremenda naturalidad y te deja centrarte en la foto, en lo que ves, y no en lo que se ha hecho a la foto. Es como los efectos especiales en el cine. Los mejores son aquellos que no se aprecian, eso significa que están conseguidos y al servicio de la historia.

Y en esta foto sucede eso, me centro en ese candado, en esa historia de amor. Estoy acostumbrado, más o menos, a ver puentes llenos de candados de estos y sus correspondientes fotos. Decenas de parejas demuestran su amor eterno junto a otros muchos. Con sus nombres grabados, algunos con las llaves puestas y todo precioso. Pero me llama la atención este candado. Para empezar por lo solitario (no se si Irene se centró en este aunque hubiera otros muchos, que también sería merito suyo), o que realmente esa pareja encontró esa solitaria argolla y lo quiso dejar ahi, casi escondido. Y tampoco sabemos ni tan siquiera los nombres de estos enamorados, no se han preocupado de dejar constancia de ello. Sólo el candado, esos corazones y la fecha. Es casi descubrir un secreto, algo oculto pese a estar en un espacio público

Y está a punto de cumplirse el primer año desde que pusieron ese candado y no podemos evitar preguntarnos quienes serán y, sobre todo, si seguirán juntos. Y no es que esta sea la foto del beso de Vancouver (aunque a mi me guste casi tanto) ni los que han dejado ese candado se vayan a hacer mundialmente conocidos, pero si que nos gustaría, si por casualidad pasaran por aquí algún día, darles  las gracias por ese candado y saber seguir si siguen tanto o mas enamorados que el día que decidieron dejar constancia de su amor en esa argolla junto al mar.

Si pasan por aquí y lo ven, que saluden y nos cuenten su historia. No podremos pagarles con dinero, pero si con agradecimiento.

Dedicado, como no, a Irene Herrero por su maravillosa visión fotográfica, fuente de inspiración para este post y para muchos buenos pensamientos. Gracias.

domingo, 26 de junio de 2011

De Los Goonies y Stephen King

Anoche estuve viendo en La Sexta la peli de Los Goonies, por culpa del Sr. Twittero @JotaBenedi que me la recordó. Y disfruté casi como cuando la vi por primera vez. Y hoy en día no es igual, seguro que se haría mucho mejor, técnicamente hablando. Porque mira que es cutre y mala a veces, pero que poco importa. Y pertenece a una generación de películas que adoro. Películas de los 80 que me encantaron. Películas como esta de Los Goonies, Gremlins, Indiana Jones, El Chip prodigioso, Lady Halcon, Los Inmortales... Son todas películas ochenteras cuyo principal nexo en común es su imaginación. En general, casi se podría decir que son películas de Serie B (vale, Indy tenía algo más de dinero, pero la primera no deja de ser cutrecilla), pero que suplen toda carencia con su historia. Pero más que hablar de esas películas o ese cine, ¿sabéis lo que me trajo a la memoria ayer ver Los Goonies? Al mejor Stephen King. Raro, ¿no? Me explico.

Empezar diciendo que durante años fui fan acerrimo de Stephen King, leyendo todo lo que publicaba, que además el señor es un poco hiperactivo y no paraba. En mi opinión, hay una obra maestra de Stephen King en libro a la que el cine no ha hecho justicia (más bien la televisión): It. Es un libro grandísimo, y no lo digo por su extensión. Lo digo por su trama y por su habilidad para narrar las vivencias y los miedos de un grupo de pre-adolescentes americanos. De niños de la edad de los Goonies que, dentro de una historia de terror, tienen que enfrentarse a sus miedos mas profundos. Pero por encima de esa historia de terror, estaba el auténtico terror que todos los niños sufren en esas edades. A crecer, a decepcionar a los padres, dejar de ser niños, a los otros niños (no hay nada más cruel en la vida que un niño con otro que tenga algún defecto), a sentirse diferentes... El libro es una historia de infancia, de crecimiento y de aventuras. Ambientado a medias entre la actualidad (bueno, la actualidad del libro, que es allá por mediados de los ochenta) y unos 30 años antes, en los Estados Unidos de finales de los 50. Y esa parte "retro" es la que a mi me encanta, la de los adolescentes. Ahí es principalmente donde se da esa lucha contra los propios miedos y, al igual que Los Goonies, de amistad. Y nada de eso se refleja ni por asomo en la "película" que en su día se hizo, donde solo se centran en Pennywise, el payaso, y el elemento miedo, que no deja de ser sólo un simbolo en el libro y aquí se convierte en cuasi protagonista.

Y en cambio hay un relato corto de Stephen King increíblemente bien llevado al cine, sacando un provecho impresionante de un relato, no muy corto, incluído en Las Cuatro Estaciones. Precisamente de este libro y del relato Rita Haywort y la rendición de Shawshank también salió una muy buena película, Cadena Perpetua, que seguro que conocéis. Pero hoy me refiero al relato El cuerpo, en el que un grupo de chavales decide emprender un viaje de un par de días para llegar a un cruce donde han oído que está el cuerpo de un chaval desaparecido hace unos días. La película se llama Stand By Me (Cuenta Conmigo) y de nuevo es una historia de amistad y "aventura" entre chavales de 15 años, mas o menos, y es una pequeña gran película, con una magistral banda sonora y que hay que ver de vez en cuando.

No se, quizás por no haber tenido nunca yo esos lazos tan fuertes, esos sentimientos de pandilla tan intensos, me encantan ese tipo de películas. Me traen también a la memoria todos esos libros de Los Cinco, que devoraba en mi infancia. Esos vínculos, ese todos para uno y uno para todos, ese espíritu de emprender un viaje en común y de ser capaces de hacer cualquier si están juntos. Son historias deliciosas, películas deliciosas que me emocionan, en el mejor sentido de la palabra. Que me generan mucha simpatía por todos los personajes. Son películas que siempre que empiezas a ver, acabas enganchado viviendo esas pequeñas historias de esos chavales.

Y ojo, que ninguna de estas historias es sesuda, ni es una metáfora de la vida ni hay que tomar apuntes para verlas. Son películas divertidas, ligeras, de adolescentes, de las de disfrutar como yo disfruté anoche viendo Los Goonies. Sólo me faltó tener un paquete de palomitas de microondas a mano. Si no la habéis visto y/o si no habéis visto Stand By Me, ya estáis tardando. Películas ideales para un domingo por la tarde.





Dedicado al gran @JotaBenedi. Fuente inagotable de grandes momentos en Twitter y Goonie confeso.

sábado, 25 de junio de 2011

Rinconcitos en la red (VIII): Donde termina el infinito

Una semana más, un rinconcito más. Y os aviso que empezáis a conocer todos mis rinconcitos de la red. Comenté en el primer rinconcito que me gustaría que esta sección fuese para, además de conocer mis rinconcitos, conocer los vuestros, así que ya sabéis. Id aportando rinconcitos para enriquecernos todos conociendo este vasto universo de Internet.

Precisamente gracias a uno de vosotros llegué no hace mucho a este lugar que hoy nos ocupa. Donde termina el infinito. Aquí descubrí no hace mucho ese delicioso vídeo con el que os estuve dando la lata todo un fin de semana y que he visto ya unas 100 veces, mas o menos. Y es un rinconcito que aún tengo que terminar de descubrir, pero que me parece que puede ser interesante que veamos juntos.

Además tiene en marcha todo un proyecto de libro/novela/relato completo y del que ya ha publicado el primer capítulo (reconozco que aún tengo pendiente su lectura, pero es que no doy más de mi). No es un bloguero que publique con asiduidad, pero sus post por ahora me están gustando mucho.

Es de esos blogs que suelen destacar imágenes y videos especiales. Como todo, es cuestión de gustos. Supongo que si los gustos del autor son afines a los tuyos, te encanta el blog. Y eso es lo que me está sucediendo con este. Me parecen videos e imágenes de una gran belleza o curiosidad, como este último post sobre este barco abandonado. Me encantaría visitar ese sitio y me encanta que Alexander se haya dedicado a poner, además de las fotos, algo de la historia sobre ese barco abandonado.

Un rinconcito que creo que merece nuestra atención y por el que deberíais pasar de vez en cuando. Así lo descubriremos juntos.

viernes, 24 de junio de 2011

La magia de Pixar (y III): El sueño se hace realidad

En el capítulo anterior, dejamos la historia de los chicos de Pixar en el momento en que Disney llamaba  a su puerta para proponerles la producción y distribución de la primera película de animación: Toy Story. Supongo que he dejado claro que los logros técnicos y los halagos de la crítica no dan de comer. Año tras año Pixar seguía perdiendo dinero. El tito Steve es un visionario pero no una hermanita de la caridad, eso lo tenemos todos claro. La llegada del dinero de Disney y los conocimientos en el mundo de la distribución de este tipo de películas no podía dejarlos escapar, así que el acuerdo se hizo realidad en unas condiciones bastante ventajosas para Disney. No sin mil problemas creativos y técnicos. Desde no acabar de coger el punto a lo que Disney quería, problemas con las licencias de los juguetes (querían que la novia de Woody fuera una Barbie pero Mattel no se fiaba de poner ahí a su niña bonita), problemas técnicos... de todo. Sin embargo, la película se terminó y fue un éxito en todos los aspectos, menos en el económico para Pixar.

Alabada por la crítica y elevada por el público a los altares de las taquillas, fue el pistoletazo de salida de una carrera imparable. Sin embargo, Pixar no supo venderse del todo bien o Disney supo hacer la compra del siglo y casi todos los beneficios cayeron del lado de Mickey Mouse. No obstante, este boom de la película posibilitó que el tito Steve hiciese salir a bolsa a la compañía, lo que fue un importantísimo triunfo que por fin les permitió relajarse en el terreno económico y centrarse en lo que ellos querían: hacer películas.

Hoy en día cada película supera a las anteriores y seguimos sin saber donde está su techo. Y lo más importante es que gustan a todos, críticos y espectadores, lo que es un binomio que muy raramente sucede. ¿El secreto para que cada película de Pixar guste? Las historias, los personajes y la forma de narrarlo. John Lasseter lleva consigo, y así lo transite aunque la película no la dirija él, toda la esencia del mejor Disney en cuanto a narración y animación, cómo contar historias para mostrar emociones. Crea personajes con carisma de la nada y los dota de vida. ¿Habéis visto el primer corto de Pixar en si? Os lo pongo.





El personajillo os sonará porque se ha convertido en el logo de la empresa, en su mascota. Un personaje que no puede ser más sencillo. Y sin palabras, sin deformar apenas ese flexo, sin dotarlo de boca, ojos u otro tipo de elementos habituales para "humanizarlo". A mi me resulta fascinante como consiguen dotarlo de personalidad. Como en esos minutos ves perfectamente a una madre y a un hijo, ves la diversión del hijo y su tristeza cuando la bola revienta, lo mismo que su nueva alegría al tener un nuevo juguete. Cuanto cuenta con tan poco, con unos recursos tan sencillos. Ese es, para mi, el secreto de Pixar. Su capacidad de narrar, de contar y de humanizar cualquier cosa.

Si John Lasseter hizo eso con unos recursos técnicos tan limitados como los que tenía en 1987 y con algo tan sencillo como una lámpara, como ¿no va a hacer maravillas con todos los medios de los que dispone hoy? Y no solo él, sabe transmitir ese espíritu a todo su equipo y a todo el que entra en Pixar y se pone a dirigir una película.

Sí hay algo que me deja un sabor ligeramente amargo últimamente: Cars 2, Toy Story 3... no me gustan esos números. Sé que es ser exigente, pero quiero que cada película me sorprenda. Me gustan Woody y Buzz, me gusta Rayo McQueen, pero no quiero que Pixar caiga en los mismos errores que Diney: vivir de las franquicias. No me gusta eso y creía que a ellos tampoco. Espero que no se convierta en tónica y empecemos a ver como cada año aparece una película con un numerito detrás.

Pero confío en ellos, porque adoro Pixar, adoro la magia que hay en cada una de sus películas. Me claro #muymuyfan de Pixar y de John Lasseter en particular. Lasseter es, para mi, un auténtico artista. Un contador de historias, alguien lleno de imaginación y con capacidad para plasmar eso en la gran pantalla. Está dejando un gran legado, no solo en forma de películas, también de conocimientos. Hoy los animadores miran la películas clásicas de Disney para saber como se debe animar un personaje, como se deben dibujar unos ojos para dar pena o alegría, como se deben "iluminar" los decorados. Disney inventó lo que muchos ni imaginamos. Todo lo vemos tan natural que no nos paramos a analizarlo.

John Lasseter y Pixar están haciendo lo mismo con el cine de animación por ordenador, pero sin olvidar que lo importante es transmitir. Hacernos sentir, emocionarnos y engancharnos con la historia.





Epílogo: Hay muchísimo más que contar sobre la historia de Pixar. Infinidad de documentales, artículos y libros que os pueden interesar. Yo he leído y visto unos pocos y ha quedado esto, resumidísimo. Pese a ser tres post, no es absolutamente nada ni intenta ser ningún tratado. Solo una sucesión de curiosidades y cuatro pinceladas para ver si os pica el gusanillo. Espero que os hayan gustado y que os haga interesaros más por una gran compañía. Queda pendiente su venta a Disney, su revalorización, analizar muchos más aspectos de sus películas, todos los desafíos técnicos y artísticos a los que se han enfrentado y que han ido agrandando cada película y las siguientes. Sólo quería dar unos apuntes sobre por qué adoro Pixar.

jueves, 23 de junio de 2011

La magia de Pixar (II): El Tercer Hombre

Continuamos con esta serie de post dedicados a Pixar. Porque sí, porque soy muy fan de Pixar no desde ayer sino desde que vi esos Sueños de Rojo, hace más de 20 años. Y me apetecía aprender yo mismo algo más sobre esta compañía, así que estoy aprovechando estos post para hacerlo.

Nos quedamos ayer con John Lasseter y Edwin Catmull trabajando en una de las filiales de Lucasfilm, el conglomerado de empresas creado por George Lucas. Por diferentes vías, ambos habían llegado a dicha compañía y trabajaban viendo las posibilidades que los ordenadores y la edición digital podían tener en el mundo del entretenimento, tanto a nivel de gráficos generados como a nivel de efectos especiales y edición. Pero aun no tenemos ni siquiera la empresa Pixar creada como tal y aún nos falta también un tercer nombre, un tercer "socio fundador" que, como os dije ayer, puede que a algunos os sorprenda.

Al igual que John Lasseter, este tercer pilar de Pixar recabó en este proyecto después de ser despedido por la compañía en la que trabajaba. Hacía ya unos meses que había sido despedido por la empresa que él, junto a otro amigo, había fundado hacía una decada. Traicionado por sus propios empleados y por el hombre que el mismo contrató para dirigir la empresa, decidió continuar algunos de los proyectos informáticos que tenía en mente. Pero claro, la empresa que le despidió tampoco es que fuera pobre y le supo compensar bien, así que el dinero le dio para montar esa empresa y informática y buscar alguna cosita más en las que invertir.





Pixar ya estaba escindido de Lucasfilm y hacía poco que su denominación había pasado a ser, finalmente, Pixar, tras independizarse de Industrial Light & Magic (la empresa de efectos especiales de LucasFilms). Pero básicamente eran un par de locos con el sueño de hacer un largometraje integramente por ordenador y aportando algunas cosas a la empresa matriz. Y lo peor es que el gran Lucas ya había conseguido de ellos lo que necesitaba y no acababa de verle futuro a las otras ideas, así que tenía en venta ese pozo sin fondo porque no creía que pudieran dar mucho más de si. Por 30 millones de dólares (una ganga, vamos) cualquiera podía hacerse con Pixar al completo Y en esta búsqueda de nuevos proyectos de nuestro personaje anterior, se acercó a Lucasfilms y vio potencial en esa filial dedicada a los ordenadores y el entretenimiento, pero de 30 millones nada. Por cinco millones de dólares de la época, mas otros 5 de capital adicional para potenciar la empresa, compró esa pequeña empresa.

Sin embargo, aunque el sueño de este tercer pilar también era la creación del primer largometraje creado por ordenador, si que hablamos ahora de un empresario, alguien que sabía que los sueños no se consiguen durmiendo sino con trabajo y dinero. La recién independizada Pixar tenía que vender también ese software y ordenadores a terceros para rentabilizar la inversión. Fueron años muy duros esos que pasaron entre la escisión total y la llegada de la luz en forma de contrato con Disney. Sin embargo, este inversor inyectó dinero en la empresa, les dejó trabajar y desarrollar hardware y software para esos cortos. Cortos como Red's Dream, Knick Knack (el que habéis visto antes) o Tin Toy, el primer corto de animación generado por ordenador ganador de un oscar.





Siempre con la idea en mente de ir amortizando esa inversión mediante la venta a terceros. Pero los beneficios no llegaban. Iban mejorando, iban ganando premios, incluso oscars, pero había que amortizar todo este gasto. Si hay un mundo legal, además del ejército, donde se manejan cantidades indecentes de dinero, es la publicidad. Así que Pixar también se dedica en esos años a hacer anuncios para intentar recuperar algo de todo lo que iban perdiendo, pero no lo conseguían.

Y ahí tenemos un trio espectacular. Por un lado la mente técnica, el matemático capaz de ir enfrentándose a los desafíos tecnológicos para evolucionar el software y el hardware: Edwin Catmull. Por otro lado, el creativo, formado en Disney y con capacidad y ganas de contar historias: Jonh Lasseter. Y por último al empresario, al hombre visionario capaz de ver el futuro y apostar su dinero a caballo ganador, siempre con intención de recuperarlo convenientemente aumentado: Steve Jobs (si, el Tito Steve, el de Apple). Solo era cuestión de tiempo que algo bueno saliera de ahí.


Y son 10 años de trabajo duro, de desarrollar las herramientas de software y hardware necesarias para que la tecnología pudiese mostrar en pantalla lo que la mente creativa de Jonh Lasseter quería ver. Años de joyas de la animación, revitalizados hoy gracias al éxito posterior de Pixar, pero que no hacían mas que generar perdidas al Tito Steve. Hasta que finalmente fueron los señores de Disney, los mismos que habían dado la patada a John Lasseter, los que acudieron al rescate. Y 10 años después de despedirle decidieron apostar parte de su dinero en esa Pixar, a ver si eran capaces de hacer un largometraje completo. Y apostaron por Toy Story.

Y creo que mas o menos lo que sigue ya lo sabéis, pero hablaremos un poco de eso mañana, que hoy ha vuelto a hacerse tarde.

miércoles, 22 de junio de 2011

La magia de Pixar (I): El sueño

Por la fecha en que se hizo, debió ser allá por 1987 o 1988 cuando vi el primer corto de Pixar. No era el primero que hacían, pero si el primero que descubrí y me impactó. Tenía yo 18 años o así, andaba estudiando informática y descubriendo que esta informática que estaba aprendiendo no era la que yo soñaba. Esta hablaba de procesos productivos, colas, contabilidad, stocks... y la informática que a mi me gustaba era la de los pixels, los sprites, los gráficos con colores cutres. Yo veía cada vez que podía todos los festivales de cortometrajes de animación hecha por ordenador que ponían en la tele y pensaba que eso era lo que yo quería hacer.

Casi todos eran más bien demos técnicas: animar fluidos, tejidos, cómo crear sombras, texturas. Pocos cortos realmente contaban una hitoria, y de repente surgió este Red's Dream.




Os aseguro que la calidad de este video no le hace justicia, pero no lo encuentro mejor. Hablamos de hace mas de 20 años, hoy estamos muy acostumbrados al fotorealismo en las escenas generadas por ordenador y cualquier juego genera mejores gráficos en tiempo real de los que vemos en este video. Y aquí cada fotograma (recordemos que hay 25 en cada segundo) de las escenas de la tienda, tardaban varias horas en generarse. Eran otros tiempos momentos en los que se estaba inventando todo lo relacionado con la animación 3D, en los que se exploraba una nueva forma de arte y de contar historias gracias a los ordenadores. Y dentro de ese hervidero de ideas y de intenciones surgió la unión de tres grandes nombres.

Todo comenzó unos años antes, cuando un tal Edwin Catmull, un especialista en técnicas de computación, fue fichado por el señor George Lucas para crear un grupo de personas encargadas de investigar como incorporar tecnologías digitales a la edición de videos y los gráficos generados por ordenador al mundo de espectáculo. No lo he presentado, pero supongo que sabéis que George Lucas es uno de los chicos de oro de Hollywood, sobre todo en aquellos años, con la saga Star Wars en pleno apogeo y ganando dinero para reventar. Una de esas mentes capaces de adivinar lo que la gente quería ver para divertirse, aunque tuvo un pequeño despiste que luego comentaré.

Pues este tipo, este tal Edwin, era el típico cerebrito, esa mente capaz de descomponer un muro de piedra y convertirlo en ceros y unos, descomponer una mano en polígonos para que, mediante fórmulas matemáticas, se pudiera simular movimiento. Ya dentro del grupo LucasFilm desarrolló grandes técnicas para ayudar a conseguir la integración de imágenes generadas por ordenador con las imágenes realas. Lo que se dice un pequeño genio que, además, es de los que más en la sombra a permanecido siempre en toda esta historia.

El personaje más conocido de este trio, la cabeza más visible, siempre ha sido John Lasseter. Un señor con gafas, simpaticón y que nunca ha tenido problemas para mostrarse en público. Mientras que Edwin Catmull vivió un camino mas o menos de rosas, lo del Lasseter fue algo más accidentado. Tras terminar los estudios comenzó a trabajar en Disney como animador 2D, que es lo que había entonces. En el 81, al ver las primeras escenas generadas por ordenador que se estaban haciendo para Tron, las de las motos de luz, se quedó impresionado y vio claramente que el futuro de la animación pasaba por eso, por evolucionar la animación de toda la vida hacia ese tipo de gráficos. Intentó hacer valer esas ideas en Disney con algún que otro proyecto pero no consiguió llevar ninguna a buen puerto hasta que finalmente fue despedido. Continuando con su visión, fue a entrevistarse con Edwin Catmul, aún dentro del conglomerado de Lucas, y comenzó a trabajar en Lucasfilm Computer Graphics Group, donde realizó su primer corto de animación con ordenadores, Las aventuras de André y Wally B.




Si, ya se que es absurdo y ridículo a día de hoy, pero volved hace más de 25 años, cuando apenas existía el concepto de PC como algo muy vago y en lo que apenas confiaba nadie. Años donde que un ordenador fuese capaz de mostrar una imagen en color era casi impensable. Y ahí estaba Lasseter, inventando como aplicar lo aprendido en Disney sobre como contar historias mediante la animación, a las nuevas tecnologías. Y estaba inventando algo como Pixar.

¿Sabéis donde estaba uno de los primeros frutos de esta empresa? Crearon un ordenador llamado Pixar (el ordenador, aun la empresa no tenía este nombre) y se utilizó para crear al hombre de la vidriera de la película "El secreto de la pirámide". ¿Lo recordáis? Fue la primera vez que la infografía se mezcló con imagen real de esa forma y supuso, por supuesto, una gran revolución.










Y falta un tercer nombre, que sé que muchos sabréis pero a otros os sorprenderá. Pero mejor seguimos mañana, ¿no? Es que se está haciendo tarde.

martes, 21 de junio de 2011

La tienda de Dagarin: La Daga-Shop

Se que lo estabais deseando. Miles de peticiones llegadas desde toda la geografía española y parte del extranjero han hecho que finalmente no me quede más remedio que hacer lo que tanto pedíais. Desde hoy, ya podeis tomar vuestros cafés, tés o Nesquik en la taza de Dagarin. Taza de diseño exclusivo, con el logo de vuestra web favorita, sin la que no podríais vivir.

Tan sencillo como entrar en la nueva tienda de Dagarin en www.printfection.com/dagarin, donde no solo podréis comprar la estupenda taza que veis en el lateral, sino que también podréis adquirir camisetas, jarras de cerveza, una alfombrilla de ratón... y todo a precios muy razonables. Así que ya sabéis, todo el mundo a mostrar vuestro Daga-orgullo de la mejor manera posible.

Bueno, y tras el cachondeito inicial, os cuento que esto de Printfection existe, que la Daga-Shop está creada y que efectivamente podríais, si os apetece, comprar todos esos productos. Y todo esto os lo cuento porque yo todavía mantengo la capacidad de sorpresa con esto de internet. Me enseñó esta web un amigo el otro día y me encantó la idea. Una forma rápida, barata y sencilla de montar una tienda en internet donde vender productos con tu logo, con tu marca. Normalmente ya sabéis que estas cosas hay que encargar tiradas grandes, hay que hacer una inversión, tener productos, etc... Aquí la inversión es cero.

Todo el servicio es gratuito. Basta abrirse una cuenta y empezar a currarse los diseños. Tienen una cantidad importante de productos sobre los que trabajar, los que veis en la Daga-shop son solo unos pocos. Subís vuestras imágenes (yo siempre he utilizado el logo de Dagarín, pero podeis usar varias) y empezáis a componer lo que queráis, por secciones, etc. Los resultados, dependiendo del tiempo que tengáis y lo habilidosos que seáis, pueden ser bastante aparentes. Todos estos productos tienen un coste mínimo que se lleva Printfection, que son los precios que veis en los productos que yo he puesto, pero podeis también aumentar una pequeña cantidad (o grande, según lo usureros que seáis) de forma que la taza de 10$ le cueste al que la quiera 15$. Esa diferencia, Printfection os la remitirá a vosotros, así que encima estaréis haciendo negocio, y siempre sin riesgo alguno, mas allá del tiempo que perdais.

Obviamente no tiene sentido en esta web ni en muchas, pero pensad que montáis una página para vuestro grupo de música. Pues la gente podría compra las camisetas desde cualquier parte del mundo sin tener que ir a vuestros conciertos y, sobre todo, sin que vosotros tengáis que adelantar la pasta haciendo las camisetas. Y es solo un ejemplo. Puede que vosotros tengáis más e incluso que esta web os sea útil desde ya.

Yo me montado esta Daga-Shop en unos 15 minutos, así que imaginad lo que se puede montar con tiempo y ganas. Por supuesto, este espacio no ha sido patrocinado por Printfection, faltaría más. Ya sabéis que me gusta compartir con vosotros cualquier cosa curiosa y esto me ha parecido muy interesante. Indagando un poco más, descubro que no es la única y que las hay incluso con más productos, pero como está fue la primera, pues os dejo el post, por si queréis montar algo divertido con esto.

Dedicado a ese twittero loco que ha reducido el Dagarín a su mínima expresión inteligible con lo de Daga. Un saludo a @tv0n, el twittero más loco y encantador de twitesfera.

lunes, 20 de junio de 2011

Dani Boy

Shadow here, Shadow there. Maquillate, maquillate. Ese fue uno de los gritos de guerra que surgieron de manera espontánea una noche de primavera de no recuerdo bien que año, alla por principios de los 90. Una noche de mucho sexo, drogas y Rock&Roll que no puedo ni contar. Una noche donde también descubrimos MI canción, la canción de Dani Boy, donde sonó muchísimo Mecano, porque no sabéis lo insistentes que eran Sandra, mi novia, e Itzel, su amiga Mexicana. Y con la historia de como se habían conocido, que eran fans de Mecano y con la tontería con los DJ´s, hicieron que los hermanos Cano y Ana Torroja sonaran aquella noche en Málaga más que nunca.

Pero también Los Rodriguez y sus Sin Documentos. Y Shakira, cuando era bajita, morena y no la conocía casi nadie. Y nos desatamos con Mónica Naranjo, y se nos partió mil veces el corazón con Alejandro Sanz. Y lo disfrutamos mucho.

Fue una noche larga y extraña, donde la diversión se mezclo con confesiones, momentos de verdad, engaños a medias, mucho alcohol, alguna discusión... Echo la vista atrás y me da la impresión que esa noche se encendió una larga mecha que acabó con la relación entre Sandra y yo. La dinamita ya estaba allí, no surgió esa noche, ni la ruptura fue inmediata. La mecha se encendió, pero tardó meses en explotar. Fue posiblemente la mañana, y sobre todo la tarde, más tensa que recuerdo en mi vida emocional, todavía en una medio nube efecto de la resaca. Nube que aún hoy se mantiene a ratos cuando intento recordar algunos detalles.

Tengo vagos recuerdos, pero sé que lo pasamos bien, que bailamos como nunca, que nos reímos como pocas veces, y que nuestros gargantas al día siguiente estaban destrozadas de tanto cantar y de los efectos del tabaco y las bebidas frias. Fue una noche especial. Y la recuerdo ahora porque hace un par de días volví a escuchar en la radio MI canción. Y aunque a todos os parecerá una canción estúpida, la dejo aquí en recuerdo de Itzel y Sandra. Y porque me apetece volver a esa noche.

Donde quiera que estén ahora mismo las dos, espero que sean muy muy felices.





Epílogo: Toda esta música dio como fruto un CD en edición exclusiva y con una tirada limitadísima (solo 3 copias, una para cada uno). Fue la música de una noche muy especial y os la dejo aquí en exclusiva. Ya sabéis lo que hay, mas o menos, así que por vuestra cuenta y riesgo.

sábado, 18 de junio de 2011

Rinconcitos en la red (VII): Thinkwasabi

Es lo que tienen estos rinconcitos, que los hay de todos los colores. Si el sábado pasado tocaba uno de los rinconcitos más personales e íntimos de los que he hablado hasta la fecha, hoy toca uno de los más profesionales. Sonará raro, pero hablo de un blog/web dedicado casi en exclusiva al trabajo y a la empresa, pero no del todo a los empresarios. No se trata de dar lecciones a los empresarios sobre como exprimir más a sus trabajadores, sino de un lugar donde poder encontrar trucos y consejos para mejorar en vuestro trabajo.

Y lo que me encanta es que la base no es trabajar más y más, sino trabajar mejor. Cómo aumentar la productividad, cómo evitar malos hábitos, cómo esquivar las interrupciones, cómo utilizar toda la tecnología que tenemos a nuestro alcance para trabajar mejor, no más horas. Es muy llamativo que incluso alguno de los post lo dedica al ocio, a la importancia que debemos darle a nuestro tiempo de ocio para poder rendir en el trabajo, cómo estar descansado y desconectar es vital para que las horas que estemos trabajando sean lo mas productivas posibles.

Se que, por desgracia, muy pocos de los consejos que se dan ahí pueden ser aplicados en mi trabajo, por la fuerza de la inercia y todos esos años haciendo las cosas mal, por no hablar de que seguramente estos comentarios sean considerados chorradas por la mayoría de la gente que tiene que tomar decisiones en mi trabajo, pero no deja de interesarme leerlo y de vez en cuando algo puedo aplicar por mi cuenta, aunque sea sólo para mi.

Además, se trata de un Maquero y tecnópata, así que muchos de esos consejos están relacionados con el uso de las nuevas tecnologías en el trabajo. Si os interesa como mejorar en vuestro trabajo, pasad por allí a echar un vistazo. Seguramente no podais aplicar todo lo que dice, pero intentad sacar cosas que podais usar.

viernes, 17 de junio de 2011

Información

No se si os habréis dado cuenta y si lo echáis de menos o lo preferís así, pero hace tiempo que no hablo de mi trabajo más que por pinceladas, nada de las parrafadas que soltaba antes. Y todo tiene su explicación, que por supuesto voy a compartir con vosotros.

Siempre se ha dicho que la información es poder. Pero no sólo la difusión de la información, sino el tenerla y poder utilizarla. De hecho, los medios de comunicación, los periodistas y las grupos de comunicación, son reconocidos como El Cuarto Poder casi desde siempre, con una fuerza descomunal capaz, si se lo proponen, de derrocar gobiernos, crear ídolos y destruirlos forjar la opinión de las personas. Pero esto no es lo que a mi me interesa hoy, no hablo de ese poder.

Hace ya un buen puñado de años me dijeron que tener información puede ser mejor que tener dinero. Información privilegiada, secretos de esos que nadie debe saber pero que, de una y otra forma, llegan a tus manos. No hay más que ver la enorme carrera que han hecho algunos espías conocidos, y los que no conocemos porque han sido aún más discretos. Saber tener información y manejarla a tu antojo es todo un arte. Soltar pinceladas de tus conocimientos a alguien para ganarte su confianza, sabiendo "hasta donde puedes leer", y que te dé aún más a cambio de las 3 cosas que tu le digas. Eso es un don al alcance sólo de unos pocos. Por supuesto políticos y, en muchos casos, periodistas. Capaces de sacar sutilmente la información a los demás. Admiro a la gente que es capaz de hacer eso.

Y como casi siempre que admiras algo, suele ser porque tu eres incapaz de hacerlo. Yo reconozco que no soy capaz de jugar a estos juegos de espías. Alguna vez lo he intentado y me ha salido el tiro por la culata, así que nada, prefiero no meterme. Cuando me entero de algo por casualidad o me confían un secreto, queda como tal. No soy capaz de usar eso en mi favor ni en contra de las personas a las que afecta, como si saben hacer otras muchas personas, entre ellas políticos y sobre todo empresarios o capataces. Estos son los puestos donde más importante suele ser jugar con esa información.

Y por aquí viene el porqué no escribo ya mucho sobre mi trabajo. No es que no haya cosas que me apetezca compartir con vosotros y vosotras. Desde temas serios de trabajo, procedimientos, disputas, embarazos, broncas…. De todo un poco, pero ya sí que no puedo contarlas aquí. Y es que aunque intuía que algún compañero o compañeros leían este pequeño espacio en internet, no hace demasiado me lo confirmaron. Y no solo lo leían el o ellos, sino que se habían preocupado de subir esa información a las altas esferas, que al parecer estaban al corriente de lo que yo andaba contando por aquí. Y precisamente por esas altas esferas me enteré. Y ya dije en su día que todo lo dicho aquí podría decirlo (al menos en el momento que lo escribí) delante de quien fuera, que no me arrepentía de nada y que esperaba haberlo dicho siempre con respeto. Y mantengo todo esto.

Pero una cosa es intuirlo y otra saberlo. La cosa cambia y uno, quieras que no, se condiciona. Y si supiera jugar a estos juegos, podría utilizar esto a mi favor, sabiendo que es leído, aprovechando para soltar por aquí historias o pensamientos que me interese que se sepan sin decirlas abiertamente. E igualmente, si las altas esferas hubieran sabido jugar sus cartas, posiblemente tendrían aquí una fuente de información importante de no haber desvelado que lo conocían. Aquí parece que ninguno hemos sido capaces de jugar con la información.

Claro, por eso andamos por aquí trabajando en una empresita en lugar de dedicarnos a la política internacional.

jueves, 16 de junio de 2011

Del 15M al 15J

Un mes hizo ayer de esa supuesta revolución que comenzó en la Puerta del Sol de Madrid, de forma teóricamente espontánea, gracias a unos pocos twits y que provocó que cientos de personas hayan permanecido acampadas durante casi un mes en la citada plaza. Movimiento revolucionario que, además, se extendió como la pólvora por otras muchas plazas de la geografía española.

Todos con lemas similares. Que si democracia real YA, que si no nos representan, que si hay poco pan para tanto chorizo... creo que ya los conocéis todos de sobra. Muchos grandes lemas, muchas grandes consignas, mucho espiritu de trabajo en comunidad, colaboracion, buen rollo. Una especie de nuevo Mayo del 68. Y ya sabéis tambien, que sé que sois lectores asiduos de este blog, que que nunca he tenido demasiada confianza en esto, sigo pensando casi lo mismo que escribí hace ya semanas en este post.

No digo que fuera nada malo, pero si que no acababa de verle fondo y forma. Demasiadas buenas ideas y demasiado buen corazón, pero por desgracia esto no suele ser suficiente. Ya vimos como durante la campaña electoral hubo mas de uno que intentó arrimar el ascua a su sardina y convertir este movimiento en SU movimiento, queriendo atraer a los que se sentían afines a ese movimiento a sus filas. Los más descarados, creo que estaréis de acuerdo conmigo, fueron los señores de Izquierda Unida, con Cayo Lara a la cabeza. Diciendo que lo que pedían los indignados del 15M era lo que ellos llevaban en su programa, que debían sentirse identificados con ellos y votarles. Así de claro lo decía, aunque no fuera con esas palabras. ¿Hace falta que os diga que ahora todo eso se olvida y los señores de Izquierda Unida no hacen ningún asco a pactar con los señores del PP con tal de pegar el culo a algún sillón de algún ayuntamiento? Creo que todos lo estamos viendo.

Pero esto era normal, y es previsible y poco podemos hacer. Lo que me temía y si reconozco que me preocupa mucho mas, es que ahora esa bandera del 15M se la están apropiando otros grupos mucho más radicales. Esos llamados anti-sistema y que, en mi opinión, no son más que gamberros con ganas de hacer el cafre, de hacer ruido y de montar el pollo. Nunca he entendido realmente QUÉ proponen estos anti-sistema. Yo podré estar más o menos de acuerdo con el auténtico 15, las acampadas y todo eso, pero mas o menos les veía un sentido y supongo que se podría decir que casi simpatizaba con ellos.

Entendía sus quejas, su forma de protestar y veía movimientos e intenciones de cambiar las cosas. Y sobre todo me gustaba su forma de proceder, de manera pacifica. Faltaba mucho por desarrollar. Como hacer llegar todo esto a las instituciones para cambiarlas de alguna manera. Como difundirlo, que modelo de Democracia Real querían... pero creo que lo mejor que la mejor analogía que hicieron fue eso del Ágora, ese foro donde todo el mundo tenía la palabra, donde cada uno podía proponer ideas y debatirlas. Todo esto era un buen comienzo, como tantas cosas que hacen las personas.

Pero luego llega el resto, los manipuladores, los que se apropian de esta imagen y de este nombre y lo utilizan para salvajadas como las de ayer en el Parlament Catalan. Me da que ese acoso y ese boicot ya no es parte del 15M sino de otro tipo de gentuza, de los que llevan ya muchos años haciendo las misma luchas, montando las mismas historias. Y con estos si que no estoy de acuerdo en absoluto. Me pueden gustar mas o menos los políticos pero lo de ayer en Barcelona o el martes en Madrid con Gallardón, por poner solo dos ejemplos, no tienen nada que ver con el 15M "original". Ese "Asedio a las instituciones", como tan rimbombantemente titulaba ayer el Sr. Piqueras (ya sabemos como le gusta el espectáculo y un titular digno de una película de catástrofes), no hace más que quitar razones a ese sano movimiento que comenzó hace un mes. No creo que escenas como estas tengan nada que ver con lo que querían los que hace 31 días acamparon en el Kilómetro 0.





Leí el otro día por twitter que el 15M debió disolverse como tal, con total dignidad, hace ya un par de semanas, cuando estaba en su momento álgido y todo estaba claro. No dejar que muriese de esta forma tan triste, se radicalizase y el buen sabor de boca que pudiera dejar quede tapado por estos energúmenos.

Si no consiguen controlar esto y desmarcar claramente el 15M de todo lo que está pasando ahora, desde el 15j, para lo único que quedará este 15M es para guardar un buen puñado de grandísimas fotografías. Y claro, los culpables serán los de siempre, los políticos y los periodistas y medios de comunicación, por supuesto. Llamadme iluso, pero creo que la culpa no es de los medios ni, en este caso, de los políticos. La culpa ayer fue de los exaltados que no se dan cuenta que cosas así sólo les hacen perder razones. Si hace unas semanas criticaba la actuación de la policía catalana, hoy toca criticar al otro lado, porque lo de ayer no me pareció correcto y, en este caso como en otros, no me gusta ser fanboy de nada ni de nadie.

miércoles, 15 de junio de 2011

De #FollowFridays y #LoveFridays

Vuelvo a hablar de twitter. Ni la primera ni la última vez, ya conocéis mi especial devoción por esta red de microbloging. Ya he dicho también varias veces por qué me gusta tanto y os confieso que alguna vez he estado tentado incluso de hacer un minicurso, unas nociones básicas, para los que a veces me preguntáis que es eso de twitter y porqué me gusta tanto. Una especie de twitter for dummies, pero creo que estas cosas es mejor que las vayáis descubriendo vosotros mismos a medida que os adentréis en este fabuloso mundo.

Pero hoy si os cuento una cosita que yo tardé bastante en descubrir en twitter y que me encanta, que es el tema de los #FF. Para los que no tenéis ni idea, os cuento dos cosas. Si entráis en twitter, veréis que delante de muchas palabras, normalmente nombres, veréis el símbolo @. Esto indica que lo que hay detrás es un nombre de usuario. Supongo que eso lo sabéis ya todos, pero para que quede claro, yo por ejemplo, dagarin, en twitter soy @dagarin. Sencillo, pero por si acaso.

Otro concepto, que es el que nos interesa en este post, son los Hashtags, o Hash. Cualquier palabra que precedáis por un símbolo # se convierte en un hash. ¿Para que sirve? pues para unificar los twits, para incluir vuestros twits en una conversación para resaltar algo... Lo más habitual es usarlo para mantener unificado un tema. Por ejemplo, me habréis visto escribir por aquí #15m. Esto es un hashtag que se creó de forma más o menos espontánea para unificar todos los twits que la gente escribía sobre la acampada del 15m. De esta forma, no tenéis que estar pendientes ni seguir a todas las miles de personas que estén escribiendo sobre ese tema, basta con buscar ese hashtag en twitter y podréis leer todos lo relacionado con ese tema. Bueno, todo lo que se haya "etiquetado" con ese #15m, porque colocar esa etiqueta correctamente es responsabilidad del twittero. Twitter no tiene unos hash preestablecidos ni impide que se cree el que sea, aunque se suelen usar con bastante responsabilidad y los incluyen solo en los twits donde de verdad se deben usar.

Es interesante ver como los hashtags suelen convertirse en los famosos Trend Topics, que no es otra cosa que lo más buscado en twitter. Ocurrió con el #15m, pero de vez en cuando se cuelan cosas tan divertidas como la que está de moda estos dias que es #vengodelfuturo, donde la gente suelta frases del estilo "#vengodelfuturo y aun no se sabe a que huelen las nubes", o chorradas por el estilo. Es muy divertido hacer una búsqueda de esos hash para pasar un buen rato.

Bueno, y tras esta breve introducción (modo irónico off), vamos a lo que vamos: los #FollowFriday, o #FF como se suele utilizar para abrevíar. Como veis, se trata de un hashtag y es de los pocos realmente establecidos. Al parecer tiene ya unos añitos y se creo con objeto de utilizar el viernes para para recomendar gente a la que se debería seguir en twitter. Básicamente es una forma de hacerle publicidad gratuita a quien consideráis que se lo merece y recomendar a vuestros amigos gente que merece la pena seguir.

No es más que eso, la idea es sencilla, pero lo cierto es que desde que los descubrí hay dos cosas con esto de los FF que me encantan. Por una parte, es una gran forma de descubrir gente interesante. Yo no busco el hash directamente porque es tremendo lo que llega a saturarse y es imposible verlos todos, pero si que estoy expectante a los #FF de la gente que sigo porque se que voy a descubrir a gente que, si le gusta a la gente que sigo, seguro que merece la pena conocerlos. Y además, tengo que reconocer que hace una ilusión tremenda recibir un FF. Que alguien piense en ti para darte un FF es algo que llena de orgullo y satisfacción. Nunca me cansaré de dar las gracias a todos los que alguna vez se acuerdan de un servidor. Es mágico.

Y se supone que esto es, como os digo, para hacer publicidad de la gente por sus twits, para que más gente los siga, porque son personas interesantes, etc, pero reconozco que muchas veces no he hecho los FF para que la gente siguiera a esas personas, sino por puro agradecimiento, por puro cariño hacia esas personas que, por el motivo que sea, quería que ese día fuera un poquito especial para ellos. O para mostrarles un poco de ánimo cuando he creído que lo necesitaban, aunque principalmente porque me apetecía.

Así que desde el pasado viernes, además de mi habitual, o habituales, #FollowFriday (#FF) he decidido que también voy a dar lo que he llamado #LoveFriday (#LF). Que no es que valgan más ni menos, que habrá gente que una semana le haga un #FF y la siguiente, o 3 después, un #LF, porque la linea que separa el cariño que tengo por la gente que sigo en twitter con lo "profesional" es muy borrosa. Porque si me gusta lo que twitean es porque son afines a mi, y si les tengo cariño por lo que sea, seguro que me gustan y me divierten sus twits.

Pero de alguna forma esos #LF serán un poco especiales, porque serán solo un abrazo, sin más compromiso, sin mirar más que el cariño que esa persona me haya despertado esa semana, aparte de sus twits. Y me encanta con quiénes los he inaugurado, y me encanta haber recibido dos #LF (que grandes sois, amigas, ¿como no os voy a querer?) Y os aseguro que tengo muchos #LF que dar y que el unico problema será el orden. Supongo que lo sortearé.

martes, 14 de junio de 2011

La mesa de Marta Fernández

Por si no lo sabéis, no recuerdo si lo dije aquí o no, la semana pasada di por cerrada una etapa en el blog que tengo dedicado a Marta Fernández. Nótese el tiempo verbal: el blog que TENGO dedicado. No hablo de él en pasado. Por ahora, y por las razones que explico en este post, el blog está descansando, pero nunca se cierran las puertas. Menos aún cuando dan a una habitación tan agradable de visitar para mi como es ese blog. El caso es que dado que aquello está en standby pero que seguiré seguro teniendo cosas que hablar de Marta, pues esas cosas vendrán a este blog. Que tiene sentido, si lo analizo un poco, ya que no serán cosas tan directamente sobre Marta y su carrera sino de mis cosas relacionadas con ella y de cosas que pienso de ella, así que pega que vengan a este blog.

Y esto viene hoy porque precisamente toca hablar de algo relacionado con Marta Fernández y precisamente me alegro de que toque hablarlo aquí. Resulta que ayer me compré la mesa que veis en la imagen. Ya colgaré una foto con más calidad cuando la tenga accesible, pero por ahora es la que he podido hacerle. Como intuiréis por el título, se trata de una mesa que ha sido decorada por Marta para ayudar en una subasta benéfica que ha organizado IKEA para colaborar con UNICEF. Han enviado casi 100 mesas a casi 100 personajes conocidos para que las decorasen y han estado en subasta a través de eBay durante unos días para que la gente las comprase. Los beneficios, como ya he dicho, a UNICEF.

Y estaba yo esperando ver la mesa (aquí la amiga Marta se olvidó de hacerle una fotillo antes de embalarla) y resulta que no solo la puedo ver por Internet sino que la traen a la tienda IKEA de Málaga (mil gracias a los que me avisasteis) y la vi en vivo. Y ya me dio una sensación rara. ¿Destino? Mira que es casualidad que de nosecuantas tiendas IKEA que hay en España me traigan la de Marta justo a la mía. Y como resulta que la subasta es pública, pues digo: "Yo participo." No puedo obviamente gastarme una pasta pero da la casualidad que buscaba una mesa baja, precisamente de ese estilo, para el cuarto del ordenador, así que hago cuentas y me pongo un límite para el "capricho". Algo razonable, como el precio de un videojuego: entre 60 y 70 euros, pues 65. Y de nuevo la fortuna ha estado de mi parte y la mesa ha quedado justo en 64,50 €, más justo era difícil. Vale, me habéis pillado. Reconozco que pensaba subir un poco más si hacía falta con tal de hacerme con la mesa. Pero la cuestión es que ayer la gané en la subasta, y más feliz que una perdiz ando con el tema, que queréis que os diga.

Por si os interesa, os diré que no ha sido la mesa más cara, pero tampoco de las mas baratas. Sin llegar al nivel de una de Bisbal, que ha rondado los 900 euros (no se si al final los habrá superado), no se ha quedado en 9-10 euros como otras, lo cual es de agradecer por doble motivo. Por una parte por que es dinero para Unicef y por otro porque se demuestra que Marta ya es un personaje público reconocido y que la gente la quiere.

Y en unos días tendré la mesa en casa, mas feliz que una perdiz. Y habrá quien me diga que soy un friki. Y aunque no me molestaré en replicar, considero que es una buena transacción. Aporto mi granito de arena a una causa justa, por un precio razonable, y tengo un objeto único hecho por una persona a la que admiro profundamente. Yo creo que ha merecido mucho la pena. Y como es a mi a quien tiene que importarle, pues eso, esperando que me avise una tal María de IKEA para ir a recogerla. Y ya de paso, que me digan que estará Marta para dedicármela con un "para Dani" escrito con letras doradas en alguna de las patas y hacer la foto para UNICEF. Oye, yo por pedir que no quede.

lunes, 13 de junio de 2011

iCloud. Dudas

Esta tarde hace una semana de la Keynote de Apple donde se presentaron sus nuevas apuestas de software para los próximos meses/años. Supongo que habrá quien piense que este post ya no merece la pena, pero se que algunos/as (muchos, por suerte para mi) entendéis que un servidor tiene vida propia más allá de internet y no puede hacer estos post con la velocidad que le gustaría. Pero tampoco quiero dejar de concluir esta serie de artículos que ya empecé, así que vamos a cerrar el ciclo hablando de la última novedad que se presentó hace una semanita: iCloud.

Para empezar, fue la única novedad presentada personalmente por el Tito Steve, lo cual da idea de que es una gran apuesta de la compañía, aparte de ser la única "novedad real", no siendo una nueva versión de los sistemas ya conocidos. Entrecomillo lo de novedad real porque se trata de tirar a la basura MobileMe, el intento nebuloso de Apple hasta la fecha y reorganizarlo todo, manteniendo lo poquísimo que funcionaba de este sistema y añadiendo muchas cosas. A estas alturas ya sabréis casi todos lo que se presentó, así que si no os apetece volver a leer lo que ya conocéis podéis ir directamente al final para leer mis elucubraciones y conclusiones.

MobileMe: O lo que es lo mismo calendario, contactos y correos integrados completamente entre todos nuestros dispositivos MAC. Todo lo que hagamos en nuestro Mac pasa al iPhone/iPad/iPod... del iPad a los demás,... es la idea de todo el sistema. Da igual donde lo hagamos. Estará en la nube y en cuestión de segundos llega a todos nuestros dispositivos con la manzanita mordida.

Apps: Ahora si compramos, por ejemplo, el Plants VS Zombies en nuestro iPhone, lo tendremos inmediatamente disponible en nuestro iPad. Y el tito Steve dijo claramente "No extra charge", sin coste adicional. ¿El fin de eso de una aplicación que vale el doble según para que sistema lo compremos? En el ejemplo de antes 2,39€ vale la versión iPhone y 5,49€ la versión iPad. ¿Se acaba con esto? ¿Se fija un precio, por decir algo, de 4 euros en este caso? No tenemos que descargarlas todas, por lo que se vio. Simplemente están disponibles. Si cambiamos de dispositivo, todo se actualiza automáticamente.

Books: Lo mismo que con la tienda de aplicaciones.

Backup: Dentro de eso que se comentó en el post de iOS 5 de hacer los dispositivos iOS PC-Free, que no tengamos necesidad de tener un ordenador en casa, gracias a iCloud tendremos una copia de seguridad de los datos más importantes del dispositivo en la nube. No hablamos de los contactos, hablamos del resto de información básica, como los SMS o las configuraciones. Esto se copia hoy por hoy en el PC cuando sincronizamos con iTunes por si hay que resetear el dispositivo, lo cambiamos por avería o compramos uno nuevo. Ahora se guardará en la nube y cuando compremos un iPad 3, automáticamente se descargará toda esta configuración de nuestro iPad 1 o 2 solo con introducir nuestra cuenta.

Documents: Pues lo mismo que Google Docs u Office On Line, que nos permiten tener nuestros documentos de iWork en la nube para acceder a ellos desde cualquier ordenador. Eso si, que sea Mac y que tenga el paquete iWork, porque o mucho ha mejorado o lo que tenían montado para poder editarlos desde un navegador no andaba ni a pedales.

PhotoStream: Un nuevo carrete de fotos en nuestros dispositivos iOS y una nueva carpeta en iPhoto. Cada foto que hagamos con nuestros dispositivos se suben a la nube inmediatamente y zas, disponibles en todas partes,... con limitaciones. Este PhotoStream es un almacén temporal. En ese nuevo carrete las fotos se almacenan un tiempo, solo 30 días, y un máximo de 1000 fotos. Lo que sobrepase esos límites, en los dispositivos iOS, desaparecerá. Parece que si hemos conectado a un Mac si se mantendrán en él. Podemos moverlas a uno de nuestros albumes y si las mantendremos, pero ya en nuestros dispositivos, no en la nube. Una solución salomónica.

ITunes in the cloud: Era de lo más esperado. Se pensaba en un Spotify con música en Streaming pero nada de nada. Es tener nuestra librería musical en la nube, pero de una forma muy particular. Para empezar, lo que ya hayamos comprado a través de iTunes Store ya lo tendremos disponible. Entiendo, son elucubraciones mías, que lo que Apple guarda no es nuestro MP3 en si, lo que hace es asociar nuestra cuenta de iTunes con este iTunes in the cloud para que cada vez que quieras descargarlo en cualquier ordenador o dispositivo con tu cuenta, la baja de su enorme archivo. Gran manera de economizar recursos ya que no tienen que almacenar dos millones de veces el Waka Waka de Shakira, una por cada compra que se haya hecho. Tienes que descargarla de nuevo, sin coste, pero no te la da en streaming. Si la quieres llevar en el iPhone, la tienes que descargar previamente. Ojo, Spotify funciona igual y es lógico. De otra manera, consumirías tu conexión de datos en cuestión de días o incluso horas. Y esto con lo que has comprado a través de iTunes, pero ¿y todo lo que ya tienes? Quiero decir con eso que has ripeado de tus CD'S de casa o lo que has bajado de la mula. Ups, se me escapó :)

iTunes Match: Todo lo que hemos visto hasta ahora es GRATIS, con pequeñas limitaciones que en breve os cuento, y el único servicio de pago, por ahora, será este iTunes March. 25$ al año que nos permitirán legalizar toda nuestra biblioteca musical, así de claro. Vamos a dejarnos de eufemismos: una gran parte de nuestras canciones y discos son bajados de esa nube anterior y "alegal" llamada Emule/bittorrent, etc... O bien de lo que los amigos nos han ido pasando. Esto iTunes in the cloud no lo reconoce y todo esto que tenemos no estará disponible para descargarlo en otros dispositivos. Bueno, siempre podremos hacerlo como siempre, con el cablecito, o bien a traves de iTunes Match y por esa módica cantidad, Apple examinará toda nuestra biblioteca y todas las canciones que reconozca y que tenga disponibles en su tienda pasarán a estar disponibles en nuestra biblioteca de iTunes, como si la hubiéramos comprado y en muchos casos mejorando su calidad de ripeo. La que no reconozca serán las únicas que tengamos que subir manualmente, pero igualmente las tendremos disponibles. Ahorramos tener que subir gran parte de la música, de nuevo Apple se ahorra tener que almacenarla, mejoramos su calidad... una interesante opción para legalizar y modernizar toda nuestra música.

Precio: Pues, sorprendentemente y como dije antes, 0 Euros/Dólares. O casi. A excepción de iTunes Match, que serán 25 dólares al año(falta por saber cuando y por cuanto llegará a España), el resto de servicios es gratuito pero con un pequeño limite, y no es ironía lo del pequeño límite. Disponemos de 5GB gratis para correos, documentos y copias de nuestros dispositivos, que me parece más que suficiente. Ni la música de iCloud en la nube, ni las fotos, ni las aplicaciones... nada de eso cuenta, así que da bastante tranquilidad. Lo único que no me acaba de quedar claro es que pasará con la música que iTunes Match no reconozca y tengamos que subir. ¿Cuenta en esos 5GB? Eso si podría ser un problema. No obstante, habrá planes para subir esos 5GB si hace falta, como sucede con Dropbox.

In my opinion

Todo esto pinta muy bien. Hay cosas que me gusta mucho, como el Backup en la nube (siempre y cuando sea compatible con el Jailbreak de los dispositivos iOS), lo de la unificación de compras entre todos los dispositivos y, con reservas, lo del PhotoStream. Lo de las reservas van por el consumo de datos (las fotos todos sabemos que son bastante pesadas) y poder deshabilitarlo. Imaginad que estais de guasa con unos amigos y hacéis cuatro fotos tontas achuchándoos con un par de chicas (o de chicos, claro). Vuestra señora esposa/novia/novio está en casa viendo una peli con el iPad de la familia y zas, las fotos en cuestión sin que podáis explicarlas. Mal rollito al llegar a casa.

No pienso tampoco usar los documentos en la nube porque si necesito tener un documento disponible en cualquier lugar lo pongo en Google Docs, donde no dependo de tener un dispositivo u ordenador de Apple a mano, me vale cualquier ordenador. Idem con los contactos, calendarios y correo. A día de hoy confío plenamente en Google para estos servicios que funcionan exactamente como Apple dice que van a funcionar los suyos, y de nuevo con la ventaja de no necesitar un hardware de Apple para acceder a él. Ah, y esto por supuesto no me hará abandonar mi cuenta de Dropbox, ni mucho menos. Sigue siendo uno de los grandes inventos de los últimos años para mi.

Con todo esto no quiero decir que iCloud sea una mala cosa, todo lo contrario. Es una gran apuesta de Apple por lo que todos reclamamos hoy en día: la nube. La descentralización. El no tener que esperar a llegar a casa para sincronizar el iPhone y que mi hermana vea las fotos. O el no tirarme de los pelos porque se me olvidó sincronizar y ahora no tengo el teléfono de ese restaurante que me apunté en el iPad cuando me lo dijo mi compañero de trabajo. Es un gran paso, pero Apple necesita dar un paso mas ahora que ha dado este: darse cuenta que no están solos en el mundo y hablar con el resto de sistemas.

Adoro a Apple, pero si un día el iPhone se me queda sin batería, mi correo puedo verlo con Gmail en casa de mi amigo. Si dependo de iCloud, no podré verlo hasta llegar a casa. Y eso, puede ser un problema. Un buen avance, buenas cosas, pero nada es perfecto.

sábado, 11 de junio de 2011

Rinconcitos en la red (VI): Criados en cautividad

Llega el fin de semana y tengo que pausar la serie de post sobre la Keynote del lunes. Porque hoy es sábado y los sábados ya sabéis lo que toca: el rinconcito de la semana. Y no vamos a perder esta costumbre por una presentación, por mucho que sea de Apple ¿a que no? Que ya se que todos estáis esperando para ver por donde os llevo hoy (Ironic Mode Off)

Esta semana toca hablar del rinconcito posiblemente más personal de todos los que he hablado hasta la fecha, que ya van siendo unos poquitos. Un rinconcito cargado de emociones, dulzura, algunas penas, melancolía, alegrías y, sobre todo, de mucha cordura. Y es el rinconcito de la persona más joven que conozco en esa fabulosa red que es Twitter, pero que su juventud no os engañe. Lo que leáis en su rinconcito está cargado del menos común de los sentidos. Algunos de ellos parecen escritos por alguien que lleve muchísimos años observando a las personas y la vida. Yo creo que de no saber que se trata de nuestra amiga Ana, a la que recomiendo también seguir en Twitter, pensaríamos que se trata de alguien mucho mayor y con una gran experiencia atesorada con el paso de los años. La clara prueba de que la inteligencia y el don de saber observar no están reñidos con la juventud.

Os recomiendo que leais su último post, precisamente sobre esta gran microred que es Twitter. Es para reflexionar un poquito. No os lo perdáis. Y aprovechad para echar un vistazo a algunos otros post. Seguro que os encantan. No quiero enrollarme en estos post, ya me pasé el otro día con el de Wardog. Aquí lo que tengo es que dejar que os marchéis rápido a ver el rinconcito de la semana. Pero no olvidéis volver a comentar que os parece, que no soleis hacerlo :)

viernes, 10 de junio de 2011

iOS 5. Madurez

Si en el post de ayer, la palabra que definía para mi lo visto en Mac OSX Lion era magia, creo que la que mejor define lo que el lunes presentaron en San Francisco de iOS 5, la próxima versión del sistema operativo de Apple para iPhone/iPodTouch e Ipad, es madurez. Una de las características que presentaron iba acompañada precisamente de un icono la mar de representativo, se veía uno de estos dispositivos, con el típico cable de 30 conectores, y una tijera cortándolo. Representaba la caracterísitca PC-Free, ya que no necesitaremos conectar el nuestros dispositivos a ningún ordenador para activarlos (de ahí el corte del cable), pero yo lo llego a ver casi como el corte de un cordón umbilical.

Estos dispositivos, especialmente el iPad, pueden ser el ordenador que mucha gente necesita, porque solo quieren mirar el correo, conectarse a internet un rato, algo de chat y ver alguna peli. Y todo eso lo dan. Pero como ellos mismos decían, al llegar a casa y abrirlo no te quedaba otra que conectarlo a algún ordenador con iTunes para activarlo. Esto desaparece, una de las 10 características que presentaron. Y para mi prácticamente las 10 cosas van en la misma linea: madurez del sistema. Eso, y un algo de relleno, no nos engañemos.

En el apartado de las novedades presentadas que para mi implican madurez están las notificaciones. La primera que presentaron, la más solicitada por TODO el mundo y que tenía que salir si o si. Creo que es la clara prueba de que Apple no confiaba en que el éxito del iPhone iba a ser tan brutal. Al principio era gracioso recibir una notificación de SMS, de algún twit tonto o lo que fuera. Porque las notificaciones son un gran invento... mientras no sean excesivas. Cuando ya tienes un cierto numero de aplicaciones instaladas y bastantes empiezan a mandarte los globitos de alerta, es de lo más irritante. Y la solución no es desconectarlas, es ordenarlas, que no sean tan sumamente irritantes. Y eso es lo que han hecho. Madurar la idea y llegar al Notification Center. Que es fabuloso, aunque tenemos gran parte de su funcionalidad, los que lo tenemos Jailbreakeado, con LockInfo. Y no os digo los usuarios de Android, que no paran de reirse viendo como se ha hecho casi lo mismo que tienen ellos. Y que no está mal, que era necesario, pero no implica ninguna revolución si habeis visto más cosas aparte de lo que Apple nos da con el iPhone sabrán que no han inventado la pólvora.

Ejemplo de LockInfo
Más pruebas de madurez. La evolución de Safari, con la navegación por pestañas o la lista de lecturas, las mejoras en Mail, pudiendo ahora destacar textos en cursiva, negrita, etc.. Más: poder hacer una foto con la cámara pulsando el botón de volumen (otra reclamación a gritos de los usuarios) y mejoras en el enfoque y la medida de la iluminación... O GameCenter, que parece que le van a dar un pequeño lavado de cara y van a añadirle funciones "genius", como recomendarte jugadores a los que agregar a tu lista o juegos en base a los que has comprado. Cosas que parecen en su mayoría sacadas de encuestas de peticiones a usuarios, porque creo que a todos os sonarán esas cosas. Y muy bien, es lo que tienen que hacer, escucharnos a los usuarios.

En el apartado de cosas de "relleno" que han presentado, meto lo primero Newstand, que entiendo que es básicamente una carpeta donde unificar todas tus suscripciones a revistas y periódicos. Personalmente, no me parece que merezca la pena elevarlo a la categoría de elemento destacable en una keynote como la del lunes pero claro: esto es llamar a los editores para que traigan sus revistas y sus dólares.

Twitter, pues cómodo, pero tampoco veo que sea la panacea ni sea tan revolucionario. De Reminders permitidme que no hable porque palabras como estupidez no me gusta decirlas muy en alto en este blog. Y lo de iMessage, pues se supone que la "competencia" al Whatsup multisistema o a la estupenda mensajería de BlackBerry. A mi, no me gusta nada. Digo lo que ya dije el otro día: no todos mis amigos ni los clientes de mi empresa tienen iPhone. Aunque suene raro, más viniendo de un Maquero de pro, no me gusta tanta limitación. Yo vivo en mi burbuja Apple, pero me comunico con gente que vive en sus burbujas Windows/Mac/Android/Linux.... y con todos ellos me gusta hablar. No será malo, pero lo que vi era un Whatsup con esta limitación del sistema.

Y poco más. Que son los mejores, que son los que mas venden, que su sistema es el mejor... pero siempre mirando de reojo a la competencia. Este iOS 5 es otra vuelta de tuerca, muchas mejoras, consolidar lo existente, pero algún día tendrán que dar un paso más, ahora que tienen las bases bien asentadas. Digo yo.

Tanto que la gente me emocionó el Lunes durante sus retransmisiones con el iOS5, a mi me dejó muy frio. Me atrajeron más cosas de las que no hablaron, como la sincronización vía WIFI con mi Mac, si es que la necesito porque si me subo a la nube...

Pero eso será otro día, cuando hablemos de iCloud :).

jueves, 9 de junio de 2011

Mac OSX Lion: Magia

Aviso para navegantes y mi querida Loly: va a ser semana tecnológica. Sorry, pero es lo que toca. Soy maquero y esta semana no queda otra que hablar de lo que nos contó el tito Steve el lunes. Como no tengo todo el tiempo que me gustaría (menos aún esta semana) pues ando viendo la conferencia por fascículos. Así que también tocará hacer los post del mismo modo, lo cual creo que incluso agradeceréis para que no sea una lectura tan mastodóntica, porque creo que el tema irá para largo. Voy a dividirlo en tres post, a medida que vaya viendo las 3 partes de la Keynote. Como ya sabréis, se habló de software. Ya lo sabíamos, pero Steve Jobs ya lo avisó nada mas empezar. Hoy toca software.

Y lo primero fue hablar del software de las máquinas grandes. La nueva versión de Mac OSX Lion. Y por lo que leí en twitter parece que fue lo que más aburrió a la gente, que no presentaron mucha novedad y la gente se aburrió un poco. No se, supongo que yo soy raro pero ahora mismo he visto Lion y la mitad de iOS5 y a mi Lion me parece infinitamente más revolucionario que iOS.

Para empezar, creo que estamos ante el posible principio del fin del ratón. Así de claro, aunque no lo digan.  No me extrañaría que en breve sea el Magic Trackpad el dispositivo que venga por defecto con los iMacs. Yo estoy disfrutando mucho mi trackpad, pero principalmente gracias a "BetterTouchTools", un pequeño programita para sacarle partido y poder configurar muchos más gestos con 3-4 dedos de los que trae por defecto SnowLeopard. Claramente este sistema no estaba diseñado para este dispositivo de de entrada y no han dedicado tiempo a actualizarlo, solo lo han parcheado. Lion integra muchos más gestos multitáctiles, y de esos que te facilitan la vida. Soy un tremendo fan de Exposé, esa forma de MacOSX de ordenarte todas las pantallas y que tengas una visión global de lo que tienes en ejecución. Me parece genial, pero Apple vuelve a mejorar lo sublime con Mission Control. Un Exposé aun más elaborado, facilmente activable gracias a los gestos multitouch, y que te da una visión perfecta no solo de los programas abiertos en tu escritorio, sino de otros escritorios que tengas activos, programas a pantalla completa, diferentes documentos que tengas abiertos de la misma aplicación (word, pages, keynote...) Sencillamente sublime y muy manejable gracias al Trackpad (supongo que si no tenemos ese dispositivo, habrá que recurrir a teclado).

Igualmente las aplicaciones a pantalla completa me parecen una pasada. No solo por como se ven sino, de nuevo, por el fantástico sistema que han implementado para alternar entre ellas. Nada de tener que "minimizarlas", deslizando 3 dedos (o 4, perdonad que no tenga tan claros estos detalles) hacia los lados podremos "aparcarlas" y volver al escritorio normal. Sencillamente genial.  Y, como veis, de nuevo mejor con un trackpad que con un ratón. Os dejo con un video del Mision control, que como veréis se activa con un gesto multitouch.





Como veo que me extiendo, paso de puntillas por cosas como Launchpad (el interface de iOS adaptado a los ordenadores), airdrop, que no me acaba de convencer ni impresionar, y el nuevo Mail, que bueno, ahí está. Yo como sigo con mi necesidad (además de que me da la gana) de poder ver mi correo con comodidad en cualquier sitio, prefiero seguir accediendo a mi Gmail a través de un navegador, pero reconozco que el mail era precioso.

Me centro en lo que para mi son las otras dos maravillas que incorpora Lion de serie y que no parece haber impresionado. ¿Soy el único que ha perdido lo que estaba haciendo con un documento porque se me ha colgado el ordenador o se ha ido la luz? ¿Soy el único al que esa nueva función de autoguardado le parece fabulosa? Es tan simple, tan tonto, tan sencillo, pero nadie lo hacía antes. Y a mi me parece que más de uno de dos y de tres se alegrará de esta función cuando el gato le desenchufe el ordenador sin querer justo cuando iba a grabar esa presentación que llevaba 2 horas preparando. Ahí diréis "menos mal que se autoguarda". Y además te guarda el estado de las ventanas, lo que tenías abierto, las barras de herramientas... Todo queda tal y como lo teníamos. Supongo que perderás unos segundos o minutos de trabajo, pero no creo que mucho más. Y a mi esto me parece maravilloso sin haberlo probado.

Pero si eso me gusta, más increíble me parece Versions. Aprovechando este autoguardado, Apple irá guardando por nosotros cada cambio que hagamos en los documentos. Que si quitó una foto aquí, que si pongo allá un cuadro de texto, que si copio este cuadro de internet y lo cambio por el que tenía escrito.... Y todo esto se va guardando. ¿Para qué? Pues resulta que habéis cambiado la introducción y finalmente no os gusta y queréis volver a la que tenías al principio. Sin problema, podemos acceder a esa versión de nuestro documento y recuperar esa intro. O cambiar la foto de la portada por esa que habíamos puesto en la contraportada del documento. Porque ojo, no se trata de volver a un estado anterior, que también podemos. Es mucho mejor verlo (os recomiendo que veáis la keynote, aunque no entendáis mucho inglés, pasad a las demostraciones), pero intentaré explicarlo.

Si accedéis a las versiones, veréis como a la izquierda de la pantalla se muestra vuestro documento actual y a la derecha el historial de cambios, las versiones. Se puede acceder a una versión anterior, la que queramos (hace 2 minutos, 2 horas o dos meses) y convertirla en la versión actual, desechando todos los cambios que hayáis hecho desde ese momento. Pero eso no es lo mejor, que ya de por si puede ser bueno. Lo mejor es que no tenéis porqué desechar todos esos cambios. Podeis buscar entre esas versiones aquel texto, imagen o lo que sea que habéis borrado y copiar/pegar en el documento actual. Solo una imagen, solo un texto, solo una diapositiva,... mientras el resto del documento sigue igual, tal como lo tenéis ahora. Espero haber sido capaz de explicarlo. Por si acaso, aquí tenéis unos minutos de video para que lo entendáis mejor. Para mi es pura magia.





Y ya os dije ayer que no me gusta ser fan, que no quiero ser un fanboy, pero este tipo de cosas me hace adorar Apple, ser más feliz que una perdiz con mi iMac y mi MacBook. Porque este tipo de cosas no existen en windows. No existen muchas de las cosas que hay hoy en día en Mac ni de las que vendrán en este Lion. Y si, Windows 7 es fabuloso, no lo digo con ironía. Es el mejor Windows que ha hecho nunca Microsoft. Lo tengo en mi trabajo (por obligación) y me da muchas alegrías, pero muchas veces hecho de menos Expose´, el TrackPad, Spaces, iMovie... Y si a veces en Mac echo de menos el pegar una ventana a un lateral y que se adapte a media pantalla (maravillas de Windows 7), pero es que me lo que me aporta Mac OSX es increíble. Y este Leon me va a traer aún más alegrías. Estoy convencido. Y esto parece que aburrió a la gente. Seré el raro, o será que llevo demasiado tiempo peleando con ordenadores de sobremesa a nivel profesional y me fijo mucho en estas cosas.

Me preguntaba el otro día un twittero si iba a comprarlo. Sin dudarlo. El mismísimo día que esté disponible en la MacAppStore estaré pagando los 24 € que cuesta y descargándo los 4GB que ocupará. Y muerto de gusto. Porque cuando algo vale la pena, por 24 €, merece la pena comprarlo.