Me he mudado



Dagarin.com ya no está por aquí... pero todo lo había lo encontrarás ahora en el nuevo y flamante Territorio Dagarin en www.dagarin.es. Para que no tengas que molestarte, yo te llevo hacía allá. Si algo falla y no estás en dagarin.es en unos segundos, pincha aquí.

Seguro que te va a gustar la nueva casa. ¡Recuerda cambiar tus favoritos y tus suscripciones!

viernes, 29 de abril de 2011

Blogs personales

Mira que he dicho más de una vez que iba a hacer una pausa en el blog, que necesitaba descansar, etc... y luego tonterías. Dos días y vuelta a la carga. Y resulta que ahora, sin pensarlo ni anunciarlo ni nada, pues he puesto este blog en modo pause y llevo ya mas de una semana sin escribir nada.

El motivo principal es un enorme tapón que tengo en mi cerebro. Todo lo que me surge para escribir son cosas que no puedo escribir. Temas personales, temas de trabajo, de personas que conozco... y cada vez más voy a plantearme qué poner aquí. Tampoco se convertirá en un blog de chorradas ni de tecnología pura ni nada de eso, seguirá habiendo de todo, pero ahora mismo son cosas demasiado concretas las únicas que me motivan a sentarme a escribir y no me apetece hacerlo ni crear problemas con posibles personas afectadas que puedan llegar aquí.

Con twitter igualmente me estoy replanteando que poner y que no, que es twitter y quien puede llegar a leerlo. No le veo sentido a proteger los twits, pero si tener incluso más cuidado del que suelo tener con ciertos temas. Que no es que abandone esto, ni que esté deprimido ni asqueado ni nada. Bueno, reconozco que el fin de semana pasado si estuve bastante desanimado en general con bastantes cosas, pero todo pasa. Simplemente reflexiones sobre la "Linea editorial", jajajaja. Como véreis los que me seguís en twitter, sigo escribiendo de todo.

Mientras tanto, si ando mas activo en el blog de Marta Fernández, lo reconozco. Me resulta más sencillo escribir allí porque si están surgiendo temas que comentar sobre ella y me apetece contarlos allí, así que podéis pasar. Siempre he dicho que no es un blog para decir lo guapa y maravillosa que es Marta, que lo es :) Aunque a veces toque decir eso (que mira que es guapa, simpática y buena gente la condenada), procuro hablar del mundo de la tele, de como la veo en sus programas intentando ser objetivo, en sus apariciones fuera del programa, de otras cosas relacionadas con lo que ella lleva al programa si se tercia (como lo que os comenté de juegaterapia),... y en más de una ocasión sé que algunos de los que pasáis por aquí hubierais podido hacer comentarios la mar de interesantes. ¿Y sabéis una de las varias cosas que me alegran de ese blog? Ver que no todas las visitas entran buscando fotos y, sobre todo, que muchas se quedan en diferentes páginas algún tiempo, se ve que leyendo, que ha sido siempre mi intención: no hacer un blog de capturas.

No dejéis de pasar por allí de vez en cuando y este territorio seguro que se reactivará, no lo dudeis, pero ahora mismo, y esta vez si que va en serio, me tomo un respiro hasta que vuelva a encontrar la linea a seguir entre lo personal y lo impersonal, el equilibrio entre contar mi vida sin desnudarme ni "vender" a otras personas.

Es lo que tiene que estéis enganchados a un blog personal, que soy una persona y no podéis exigirme ni reclamarme como a una empresa por no publicar. Pero al final... I'll be back!

jueves, 21 de abril de 2011

Off The Road: Sweet Home Alabama

Pues ya de vuelta en Málaga. Hoy tocó día intenso de carretera para llegar desde A Coruña a Málaga sin parar por Madrid. Iba improvisando, tenía idea de quedarme como a la ida una noche en Madrid, en un buen hotel para compensar lo del HN ;) Sin embargo, visto que llovía por allí y que tampoco tenía ningún plan especial, decidí continuar camino y aquí ando.

Para los que no tenéis twitter, acabo de subir a Flicker todas las fotos que he ido subiendo desde el iPhone durante el viaje, además catalogaditas, con título descripción y de todo, para que no os quejéis. Podéis verla en esta dirección:

http://www.flickr.com/photos/dagarin/sets/72157626423353155

Espero que no haya problemas para que accedáis, pero si os interesa y no podéis, dejad comentario o mandad correo. He subido algunas mas hechas con la cámara, pero aún tengo que procesarlas, quiero ver si alguna la paso a BN y tal, así que no pongo aquí la dirección, pero si accedéis a mi flickr podéis verlas, no en su versión definitiva.

Poco me queda por comentar que no haya escrito ya aqui o en twitter. Buen viaje, buena gente de twitter la que he conocido y gran experiencia. Grandes recuerdos, muchos mas de los que ninguna foto puede reflejar, así que aparte de lo que he disfrutado en solitario viajando, muchísimas gracias a @ollodepez, @cris_andina y @mrtfernandez por haber compartido esos momentos tan especiales y haber convertido este viaje en algo muy muy especial para mi.

martes, 19 de abril de 2011

On the road: Desvirtualizando Fase II

El post de hoy también será corto, como el de ayer, espero. Casi podría comprimirlo en un twit si me esfuerzo un poquito. Se trata en esencia de dar las gracias a dos personas que hoy se han desvirtualizado. Yolanda y Cris. A la sazón @ollodepez y @cris_andina. Twiteras de pro. Bloguera total una y fotógrafa y menos bloguera la otra, pero twiteras intensas.

Creo que todos estamos un poco enganchados a twitter, yo bastante, no engaño a nadie, y hoy he tenido la ocasión de convertir a estas twitteras en personas de carne y hueso y compatir con ellas una tarde estupenda, viendo algo, de Coruña y sobre todo algo de estas personas. Y ha sido grande. Me han hecho pasar una tarde fabulosa, que tendrá su continuación mañana como despedida de traca de este viaje antes de emprender regreso. Sin el encorsetamiento de esos 140 caracteres, sin tener que poner esos :) o XD o ;) o :( para expresar sensaciones, hablando con los gestos y con las miradas. Y ha sido una gran tarde.

Ayer "desvirtualicé" a Marta. Bueno, casi supongo que mas me desvirtualizó ella a mi, porque yo si que al menos la conocía físicamente y la había visto en entrevistas. Espero que no se llevara una impresión demasiado mala de mi. Hoy ha tocado el turno de estas dos amigas blogueras y me siento muy feliz de haber desvirtualizado tanto.

Gracias, Cris y Yolanda, por dejarme desvirtualizaros y permitirme que me desvritualize. Solo una petición me queda por haceros: adoptadme y me quedo, aún estáis a tiempo si leéis esto antes de que me marche. O Marta que hasta el jueves que vuelva a pasar por Madrid tiene tiempo de pensar que quiere un Dagarín en su vida, aunque seguro que ella tiene mas peticiones de adopción: apadrinad un Dagarín!!! adoptadme!!!!

On the road: Marta Fernández

Pues hoy seré breve en mi pequeño cuaderno de bitácora viajero. La información mas importante la tenéis hoy en mi otro blog, enseguida entenderéis por que.

Nunca he sido fan de nadie. No he sido de tener posters de tias buenas, no he sido de coleccionar fotos de famosas... Nunca me ha dado por ahí. Bueno, una temporada, no os riáis, me enganchó Mariah Carey. Antes de ser conocida apenas, cuando casi nadie sabía su nombre, descubrí ese maravilloso Unplugged y me enamoré de su voz y de sus discos anteriores. Pero creo que nunca he sido fan de nadie, ni siquiera de Mariah Carey.

Para mi, el término fan viene de fanático y eso implica irracionalidad. Implica seguir ciegamente a alguien o algo, como puede ser un equipo de fútbol, cantante, actor, presentador... y eso no va conmigo. Siguiendo con Mariah Carey, fui admirador suyo en su momento, me encantaron esos 2-3 primeros discos suyos, y aún me siguen gustando. Pero no estoy ciego. Cuando empezó a creerse una Diva, a hacer tonterías por ahí tanto musicalmente como en su vida persona, dejé de seguirla. Porque no era fan de Mariah Carey, era admirador suyo.

Por eso nunca me leereis decir que soy Fan de Marta Fernandez. Soy admirador, seguidor suyo. Porque hay mil cosas que, a día de hoy, me encantan de ella. Este simple gesto de esta mañana dice para mi mucho. Y lo que leo de ella, lo que he visto que hace (más ahora que la he visto trabajando y me he cerciorado de lo que pensaba: es MUY buena), lo que cuenta... me hacen admirarla como persona y como profesional.

Y nunca he sido de intentar conocer a los famosos, aunque a algunos como Jose Maria Cano, Marta Sanchez, David Sumers... he llegado a conocerlos de casualidad. Y sin embargo hoy si que me siento contento de haber intentado conocer a Marta Fernández porque me ha servido para comprobar lo que imaginaba: que es una persona honesta, sencilla y que merece la pena. Porque muy pocos famosos harían lo que ella a hecho esta mañana con esa naturalidad. Porque os aseguro que no he insistido nada de nada, que solo lo propuse y ella aceptó conocer al bloguero que tiene ese blog sobre ella. Y eso, insisto, dice mucho sobre su calidad humana.

Y si quereis saber lo mas importante del día de hoy en mi viaje (y posiblemente una de las cosas mas importantes en general) pues ya sabéis por donde tenéis que pasar. Y si preferís otras historias, pues mañana mas. Que ya ando por Galicia y mañana toca turismo mañanero y encuentro con twiteras por la tarde. Que el tiempo nos respete, plis.

domingo, 17 de abril de 2011

On the road: Madrid

Tumbado aquí en la habitación del hotel, un poco destrozado después de toda la tarde pateando el centro de Madrid, descansando un poco antes de ir a cenar algo ligero, que tampoco tengo demasiada hambre, os cuento un poco de mi primer día on the road

Madrid ya lo "conozco", muy entrecomillado, claro, porque lo de conocer Madrid del todo lo supongo imposible incluso para gente que haya vivido aquí 100 años. Sin embargo, aunque he estado muchas veces aquí, bien de vacaciones o bien de trabajo, siempre que llego tengo las mismas sensaciones: Madrid es muy grande, Madrid es muy estresante y yo soy muy cateto de pueblo. Así de claro. Y es raro, porque Málaga tampoco es que sea una ciudad demasiado pequeña, aunque nada comparado con Madrid. E incluso cuando he estado en Lisboa, Copenhague o Londres, no siento esa sensación de "catetismo" que me llega al pisar Madrid.

Será por ese seguir en mi propio país pero ver algo tan diferente, esos gigantéscos edificios de la Gran Vía, esa Plaza Mayor, esos enormes túneles en mitad de la ciudad... todo me impresiona. Me siento pequeñito aquí, pero no me siento incómodo, no me entendáis mal. Creo que no podría vivir en Madrid, o si, no sé (Dios, ya pienso en Gallego y aún no he llegado, jaja). Es un ritmo muy diferente. No me gustaría vivir en un pueblito pequeño, pero creo que Madrid me supera. O quizás es cuestión de cogerle el ritmo, de olvidarte de coches y adaptarte al ir de un lado para otro andando y en metro. De acostumbrarte a todo lo que hay disponible y no querer absorberlo todo de golpe.

Porque en parte es eso lo que me sucede. Hoy he visto en la Gran Vía una tienda National Geographic, que no tenía ni idea que existía esa franquicia, y he querido quedarme a tomar algo. Y un McDonalds café, que tampoco sabía que existían, y he disfrutado mi Mocca Blanco en el Starbucks de Callao, porque en Málaga aún no ha llegado eso de los Starbucks. Y me han entrado muchas ganas de ver Los Miserables. Y he visto por primera vez la Joy y me han dado ganas de entrar y ver esta noche una actuación en directo, y he pasado casi una hora perdido en la FNAC de Callao viendo libros y discos que en Málaga, aunque nos acaban de abrir una, nunca llegaremos a ver... y eso son solo unos ejemplos en unas pocas horas.

Madrid ofrece tanto para alguien que, como yo, viene de una ciudad donde apenas hay vida socio/cultural que me agobia, porque quiero hacerlo todo. Y claro, no puedo. Y he disfrutado paseando, han arreglado muchas calles, peatonalizado una gran parte del centro (o eso me ha parecido a mi comparado con la última vez que vine) y me ha encantado. Madrid es grande, me hace sentir cateto, pero me encanta.

Y hoy solo ha sido día de "transición" y ya lo estoy disfrutando. Mañana empieza lo mejor. Empezaré a hacer cosas que tenía muchas ganas de hacer y continuaré (mañana tarde o el martes) mi periplo hacia el Norte a conocer a gente que me apetece mucho y que me brindan esa oportunidad de desvirtualizarnos. Y espero seguir disfrutando incluso más que hoy.

sábado, 16 de abril de 2011

On the road

Siempre me ha gustado viajar en coche. Mas que en tren, en barco o incluso en avión, aunque te lleve mas lejos. Será porque mi padre, casi por narices, nos metía en el coche cada domingo por la mañana y nos llevaba donde fuera. No demasiado lejos normalmente, pero subíamos a Antequera, Casabermeja, Vélez, Torrox, Nerja...

Con el tiempo y la mejoría de las carreteras íbamos mas lejos, pero siempre igual: levantarnos temprano, desayunar cerca, comprar agua, echar gasolina y al coche. Daba igual donde, pero desde muy joven yo me montaba delante. Ahí ni sillitas de seguridad, ni cinturón ni nada de nada. Yo ahí delante, escuchando el motor, adelantando cuando mi padre iba a subir o bajar de marcha, cuando llevaba el coche bien o lo forzaba un poco para las cuestas. Examinando todas las señales y preguntando a mi padre lo que significaba cada una. Y el me lo explicaba pacientemente. Con el tiempo las iba conociendo casi todas, pero en casi cualquier viaje aparecía alguna que no conocía y él nunca se molestaba porque preguntase una y otra vez.

Y así fui aprendiendo a conducir pero, sobre todo, aprendiendo a disfrutar el camino tanto o más que el destino. Porque a mi me daba igual donde fuéramos, donde acabaríamos comiendo ni cuando. Yo solo disfrutaba el camino. Los diferentes paisajes, la infinita gama de verdes que pueden cubrir los árboles, o los inagotables ocres que da la tierra o las hojas en otoño. Y me encantaban esos domingos por la mañana en el coche.

Y ahora que mi padre ya no está y que hace años que quien conduce soy yo, sigo disfrutando por igual esa experiencia, aunque ya no la haga cada domingo. Pero mañana, precisamente domingo, voy a recordar esas sensaciones. Me voy de vacaciones. Solo, aunque al encuentro de gente que me apetece mucho conocer. Y recorreré muchos cientos de kilómetros. Sin prisas, con todas las pausas que sean necesarias cada vez que un paisaje, un árbol o una montaña me llamen la atención. Porque voy con tiempo sobrado a todas las citas, porque no quiero ir a la carrera. Porque no sólo voy a respetar el límite de 110, es que no me voy a acercar mucho a él. Porque tan importante será el camino como el destino, como poco.

Y este pequeño microespacio de Territorio Dagarin, que nace sencillo y con fechas de caducidad, surge para compartir con vosotros lo que suceda en esta semana. Y si finalmente empieza y termina con este post, será sin duda la mejor señal, porque significará que el portátil yace arrumbado en la mochila mientras yo estoy conociendo a gente maravillosa y pasando con ellas momentos fabulosos.

Sea como sea, queda aquí esta declaración de intenciones. Si se convierten en hechos (post), solo el tiempo lo dirá. Mañana, On The Road.

viernes, 15 de abril de 2011

Cross-over blogguero

El otro día escribí aquí un post quizás más propio del blog de Marta Fernández que de este blog, y hoy toca al revés. Aunque el video que ilustra el post es de Marta, quizás debería ser de este post, pero como creo que la gente que sigue aquel blog (y por tanto a Marta Fernandez) es tan buena gente como la que sigue este, creo que este post debe ser compartido en ambos.

Y como el otro día Marta invadió este territorio (y lo seguirá haciendo, no lo dudéis), pues hoy la jugopatía y la solidaridad invaden el blog de Marta.

Si queréis saber a que me refiero, que seguro que viendo la imagen ya sabéis casi todos de que va, solo tenéis que pasar por este post.

jueves, 14 de abril de 2011

De condones y paciencia

Desde ayer ronda en mi cabeza este post, cada vez con más fuerza, y lucho entre dejarlo salir y reprimirme de contar aquí malos rollos laborales, por lo que pueda pasar. Tampoco tenía muy claro como enfocarlo, pero al final un sencillo twit que he leído esta mañana y una nueva historia de esta tarde han acabado por decidirme.

Estaba por titular el post como de lo digital a lo analógico, la gota que colma el vaso o algo así, pero no acababa de reflejar la idea de lo que tenía en mente, porque dan idea de algo que cambia sutilmente, un superar un límite, pero lo mi es mas estar en una situación donde notas que en breve, si no se pone solución, algo va literalmente a explotar.

El twit de esta mañana si refleja bastante lo que pienso. Decía, así:

Mi paciencia es como un condón. Normalmente aguanta mucho pero si peta la liamos parda.

Ya sabéis que llevo un tiempo Zen en el trabajo y en la vida en general. En la vida me resulta más fácil, porque normalmente si algo no me gusta, pues lo dejo de lado. Pocas obligaciones tiene uno de aguantar gente, estar en sitios donde no le apetece o ir a lugares donde no quiere ir. Alguna hay, pero son más o menos llevadera.

En cambio en el trabajo si que es complicado. Si es necesaria toda la energía que puedas localizar porque la cosa se complica. Del trabajo no puedes marcharte ni decir que no quieres ir hoy. No puedes dejar de ver o hablarte con compañeros ni superiores. Ahí es necesaria toda la fuerza Zen del mundo. Al menos en mi trabajo, donde no me acaban de dejar sentirme a gusto (y mira que podría, porque no por momentos me gusta mucho lo que hago, pero no hay manera).

Y de ahí el sentido de la frase. Mi zen se está agotando, espero que aguante un día más que es lo que me queda antes de coger las vacaciones, porque el "condón" ya ha dado bastante de si. Y si explota no va a ser un vaso que se derrame, puede ser una auténtica explosión. Y no se si exterior hacia los demás o interior de derrumbe, pero se que no será nada bueno. Y sobre todo están siendo duros estos últimos días, donde se me ha llamado, directa o indirectamente, desde subnormal, a tonto e inútil. Pasando por que se me diga que he dejado que me engañen (no solo a mi, no quiero llevarme todo el mérito, nos han engañado a dos compañeros) hasta un directo y claro "no me fío de que lo hayas hecho bien". Así, directo, sin anestesia ni nada. Y cansa. Eso si, aderezado con algún yo sé que os esforzáis, sé que eres buen trabajador, sé que eres una persona inteligente (curiosa contradicción, ¿verdad?)… pero es como darte un gancho de derechas en toda la mandíbula, con guante de boxeo, claro, para que no duela. Pero que le pregunten a un boxeador si duele o no un buen gancho. Y ya he recibido bastantes y hasta Rocky Balboa acabó callendo.

Y mi condón está a punto de romperse. Y por eso necesito quitarme de en medio esta Semana Santa. Pasar unas cuantas horas solo en mi coche, escuchando música y disfrutando el paisaje. Y pasear por Madrid, Coruña, Santiago, Oporto, Lisboa… Y conocer gente diferente, gente con la que hablo casi cada día y recordar que hay mucha gente buena aún a la que conocer y con la que compartir buenos momentos.

Y pase lo que pase, conozca o no a todo el mundo que quiero conocer (ya hay una persona a la que me apetecería que no podré), llueva o haga frío, pueda pasar mas o menos tiempo con esas personas, estoy seguro ya, antes siquiera de haber emprendido viaje, que lo disfrutaré y volveré renacido como el Ave Fénix (¿o era el gato Félix?, que cabeza.)

miércoles, 13 de abril de 2011

Mi café con Marta Fernández

Podría escribir este post en el blog de Marta Fernández, que para eso está, pero hoy me apetece compartir con vosotros este video y estos momentos porque seguro que todos los que pasan por el blog de Marta ya lo han visto. Y creo que merece la pena que los que no lo visitáis veáis este video, seáis o no seguidores (sigo odiando la palabra fan) de Marta Fernández, porque es una gran entrevista.

Hoy he tenido un día deplorable, de los peores en meses, con "bronca" con el jefe incluída. Mucho trabajo, muy mal rollo, estupideces por parte del jefe... muy muy mal. Tanto que cuando he llegado al curso que estoy haciendo me he parado una vez en la puerta reflexionando si mi cerebro estaba capacitado o no para entrar. Me he acordado que estaba publicada la entrevista de Nacho Montes a Marta Fernández y me he puesto a leerla. Me ha parecido sencillamente genial y no me ha quedado otra que venirme a casa a verla en video (creo que ha sido la primera vez que he echado de menos el flash en el iPhone). Y viendo la entrevista sencillamente me he quedado prendado.

Y todo el malestar, todas las penas, todo el mal rollo que tenía encima ha desaparecido por arte de magia. Es como cuando tienes un mal día y te encuentras con unos amigos y te vas a tomar un café y, sin necesidad de contar tus penas ni de desahogarte, tu mente se vacía y se llena de otras sensaciones, del buen rollo de tus amigos, de sus historias, de su inteligencia, de sus emociones. Pues esa ha sido la sensación. Estas dos personas estaban disfrutando, charlando de sus cosas casi sin pensar en las cámaras, con una naturalidad tremenda. Ha habido momentos muy muy divertidos y algunos algo mas sentidos. Incluso en un momento Nacho llega a decirle a Marta "aquí solo hablamos de lo que nos apetezca", porque pareció que Marta entraba en un terreno donde no se encontraba feliz. Pero salieron de ahí. Me quedo con toda la entrevista, pero destaco un par de cosas.

La primera, el momento "ostra" un poco abierta, cuando habla un poco de su pareja. La cara de Marta se ilumina tanto que yo creo que el cámara tuvo que ajustar el diafragma la luminosidad :) Pocas veces he visto hablar en la tele a nadie de su amor con tanta naturalidad y con tanta pasión en la mirada. Impresionante. También me quedo con el momento en que dice que le gustaría estar en una corresponsalía, pero que el rumbo que ha tomado su carrera ya no la llevará a eso. Se nota algo triste en ese momento, pero quiero pensar que si está ahí es porque a decidido que es lo mejor para ella y que, si quiere otra cosa, lo conseguirá. Porque se ve que es una persona inteligente y con fuerza para conseguir todo lo que se proponga.

Por último, y ya os dejo con la entrevista, quiero destacar algo que casi nunca destaco de ella, y es su belleza. Porque aquí, que tendrán por supuesto algo de maquillaje, su belleza me parece totalmente natural, y es eso lo que siempre me llama la atención de ella. Imaginad a una Pilar Rubio sin las dos manos de pintura que suele llevar: seguro que no es ni la mitad de sex-symbol. Es así. En cambio Marta aquí apenas parece estar maquillada y sigue teniendo esa belleza que yo siempre veo natural y que creo que sale de esa sonrisa y esa expresividad eternas, no solo en la boca, sino en los ojos. Me ha encantado.

Hace tiempo escribí en el blog de Marta este post sobre tomar un café con Marta. Sin duda la entrevista de Nacho a Marta (al que desde ahora admiro también mucho mas de lo que ya hacía antes) es lo mas cerca que podremos estar nunca de tomar ese imaginario café.

Y ahora os dejaría con el video, pero como resulta que los señores de Divinity no permiten la inserción de sus videos en otras webs, pues no puedo hacer otra cosa que dejar el link de la página. Si os gusta una buena charla con amigos, no os perdáis esta.

Entrevista a Marta Fernández en Divinity.es

martes, 12 de abril de 2011

Sobre tumbas o museos

No hace mucho os hablaba en este post sobre la persistencia de internet (curiosamente un post de esos que uno escribe en un rato y que creo que es de los que mas ha gustado últimamente). De esos blogs que quedan en el limbo de blogger, wordpress, spaces, myspace, tuenti... puestos en marcha con todo el cariño y la pasión por miles de personas y que ahora yacen abandonados sin, en la mayoría de los casos, una merecida despedida. Ayer, hablando con una amiga, volvió a surgir levemente este tema de blogs abandonados, ya que ella tenía uno pero lo abandonó hace mucho y no creía que siguiera ni siquiera activo. Yo apostaría a que si, pero no pudimos comprobarlo ;) Y también este fin de semana he vuelto a vivir una experiencia extraña en relación a este tema de los blogs sin blogguero.

Supongo que todos los que tenéis o habéis tenido un blog en blogger y habéis querido personalizarlo, mas allá de lo que facilita el propio blogger, conocéis El Escaparate de Rosa. Para mi siempre ha sido una referencia a la hora de buscar información sobre como añadir gadgets, como insertar una imagen, ajustar un texto, personalizar... casi cualquier cosa que necesitara ya había sido cubierto por esta asturiana o me enlazaba a sitios donde localizar esa información. Y de repente, no hace mucho tiempo, me llegó la triste noticia del fallecimiento de su autora. Hasta mediados de Enero, en medio de su lucha contra su enfermedad, estuvo escribiendo y ayudándonos a todos los que visitábamos y seguíamos con interés su espacio. Supongo que resulta extraño, pero os aseguro que sentí una tremenda pena cuando me enteré de la noticia. Sin conocerla mas que por algún correo muy esporádico pidiéndole algún consejo, siempre me imaginé que era una persona joven, vital y amable. Y sin duda lo era, y por eso jamás se me ocurrió que un día pudiera faltar de la blogosfera alguien como ella, menos aún por una razón tan triste como esa.

El caso es que el Domingo necesitaba información sobre como se podía colocar una mosca en el blog, una imagen fija en la parte derecha inferior de la pantalla que permaneciera fija aunque te desplazases a través de blog. El primer punto al que acudí, sin pensarlo apenas, fue al Escaparate de Rosa.

Y al llegar sentí una extrañísima sensación. Si el blog que ví el otro día, cuando escribí el otro post, tenía alguna que otra imagen desaparecida, algún que otro parche fruto del abandono, el Escaparate de Rosa luce aún peor. Y reconozco que no recordaba lo que había sucedido con Rosa cuando escribí la dirección, ofuscado como estaba en localizar esa información, pero en cuanto lo vi así, lo recordé todo. Y mi primera sensación fue la de estar profanando una tumba, la de estar entrando en un lugar donde alguien yacía o había muerto. Y pensé que no debía estar allí, que estaba en un terreno "sagrado" y que no debía ser profanado. Fui a salir de la página y de repente pensé: esto no debería ser una tumba, esto debería ser un museo.

Este blog es la obra que, durante años, ha construido Rosa, esa Rosa a la que, sin conocer, apreciaba por su buen hacer y su sabiduría blogguera. Buena parte de su tiempo, de sus ilusiones y de sus vida están puestas en ese blog, como ponemos todos los que escribimos un blog por afición/devoción, sin recibir a cambio mas que un puñado de visitas y, sobre todo, el agradecimiento en forma de comentarios de los que nos leéis.

Y El Escaparate de Rosa no es un blog cualquiera, hay muchas ganas puestas en él y es una auténtica lástima que no se mantenga. No hablo de continuarlo, que no creo que nadie debe continuar algo tan personal como eso, pero si debería seguir como ella lo dejó el último día que escribió. Con esas imágenes, esos scripts, esas ayudas. No lo digo desde el egoismo de seguir encontrando información. De hecho, la encontré a la primera, pero precisamente por eso, porque sigue mereciendo la pena, porque puede seguir ayudando, porque tantísimo trabajo no tiene porque perderse.

Salvando las distancias, imaginad que cuando Mozart murió alguien se hubiese dedicado a destruir sus obras. No por maldad, sino porque al no estar ya él, ya no debieran existir. O "borrado" El Quijote al morir Cervantes, quemar las películas de Norma Jean o los cuadros de Picasso. No quiero decir que el trabajo de Rosa sea una obra de arte equiparable pero, ¿por qué debe desaparecer? Me duele ver el escaparate convertido en una tumba, cuando lo que debería ser es un museo a la memoria de todo ese trabajo realizado por ella durante años y que tanto nos ha ayudado a tantos. No se de quien dependa, si es recuperable o no, pero si estuviera en manos de alguien, sería una maravilla dejar esto como ella lo dejo, en homenaje a todo lo nos ayudó a tantos y para los que pueda seguir ayudando en el futuro.

PD: Dedicado con todo mi cariño, respeto y admiración a la memoría de Rosa. Este post debí escribirlo hace tiempo, pero nunca encontré la forma de hablar de esto sin ser sensiblero ni lacrimoso. Dicen que nunca es tarde y espero haber podido reflejar remotamente mi admiración y respeto por ella.

lunes, 11 de abril de 2011

La magia comienza cuando lo abres

Estos días hay una campaña en radio promocionando DisneyLand París con el slogan "La magia comienza cuando se lo dices". Pues hoy tomo prestada esa frase y la aplico a los productos de Apple. Porque lo cierto es que nada mas coger la caja de un producto de Apple ya ves que estás ante algo especial.

Ya sea un iPod, un iPad, un portátil... la sensación es extraña, diferente, mágica. Cualquier otro producto notas como hay cositas que se mueven, como hay pegatinas de transportes, sellos de garantía, cajas de cartón marron con las características técnicas y los logos de diferentes productos (que si windows, intel, EnegyStar)... Aquí no hay nada de eso. Todo es elegancia, caja brillante, blancura, imágenes de lo que descubrirás una vez que lo abras

¿Habéis abierto alguna vez un producto de Apple?. Yo el otro día abrí mi nuevo MacBook Air y hace un par de semanas el iPhone 4 de mi jefe. Y en ambos casos, y mira que el iPhone 4 ya había abierto el mío en su día, sentí esa sensación especial, aunque fuese repetida. Notas como cada cosa está en su sitio, perfecta y elegantemente colocada, nada de apreturas. Todo sale con suavidad. No hay que forzar nada. Pequeñas pestañitas o ayudas sirven para sacar manuales y cosas adicionales. Nada de tener que meter los deditos por los laterales y rasgar la caja. Perfecto. Todo inmaculado.

Ya sabéis que hace poco que estoy en Mac, 3 años recién cumplidos, y no se como eran antes estos empaquetados, pero siempre he sentido esa sensación que no llego a tener con ningún otro producto. Estos días también me ha tocado desempaquetar muchos móviles y tablets para mi empresa y aunque algunos me han impresionado técnicamente (el Galaxy S me parece una maravilla), ninguno me transmite la misma sensación de que incluso la caja está tremendamente estudiada. creo que en este caso el exterior está completamente en sintonía con el interior.

Podéis buscar por internet cientos de videos y fotos con unboxings (desempaquetados) de los productos de Apple y creo que veréis a lo que me refiero. Pese a no ser tan espectaculares como el de este Samsung Omnia, os aseguro que la sensación de pura magia, de estar llegando a un producto único, no la consiguen ni con esos fuegos de artificio :)



viernes, 8 de abril de 2011

Sonrisas y lágrimas

La semana pasada tuve que ir a una tienda de telefonía a presentar una reclamación en nombre de mi empresa, por una serie de cargos que nos estaban haciendo en la factura y que ya, cansado de hablar con el CAC me fui a presentar en persona en la tienda correspondiente. Como siempre en esos sitios, caos. La muchacha (de mi edad, no ninguna quinceañera) estaba allí estoicamente plantada, intentando mantener en el aire varias pelotas a la vez.

Una mujer mayor que quería una baja y que hablaba con el CAC. Que si ella no había pedido eso, que ella no necesitaba Internet (tenía toda la pinta de no saber la buena señora ni para que servía eso de Internet) y que el cacharro ese que le había llegado lo estaba devolviendo en la tienda, que si como iba a mandar un fax si ella no tenía fax...

Mientras, un chaval que había dejado una BlackBerry hacía unos días porque no podía oir UNA CANCIÓN que tenía en la tarjeta de memoria y que acababa de recogerla reparada, había comprobado como funcionaba todo, menos la dichosa canción. Venga a pegar gritos, que si no se iba sin que le cambiaran el móvil, que vaya mierda de servicio... lo habitual.

Y yo, con mi historia. Creo que más educado que el chaval de las voces, pero en definitiva reclamando y exigiendo mis derechos (los de mi empresa en este caso). Que si no me tenían que haber cobrado esto, que si ayer estuve 1 hora enganchado al teléfono, que si o me lo solucionaba o me daba la hoja de reclamaciones, lo normal.

Pero a medida que mi reclamación avanzaba, que la señora iba pidiéndole a la mujer un papel para anotar el fax, y el energúmeno de la BlackBerry iba elevando su tono de voz, la cara de la dependienta se iba transformando. Como pequeños temblores, en plan dibujos animados. Y en cualquier cómic o película seguro que hubiera resultado gracioso, pero a mi empezó a darme pena. Y ya, casi al final, cuando le pregunté si podía hacer algo ella, darme algún email o telefono especial, de repente levantó la cabeza del monitor, me miro con una sonrisa de oreja a oreja y dos tremendas lágrimas cayendo de los ojos.

Se había derrumbado del todo, pero la sonrisa continuaba allí y su tono se mantenía tranquilo y pausado. Me pidió permiso para ausentarse un rato a hacer unas gestiones dentro y desapareció. Yo no se si los otros dos es que no lo vieron, pero el de la blackberry permaneció gritando y la señora de la baja seguía hablando por teléfono tranquilamente.Volvió a los 5 minutos, con los ojos totalmente rojos. Se había desahogado totalmente en ese cuartito pero tenía que volver a salir. Y mucha gente se hubiera marchado a su casa, pero ella siguió allí. Me pidió mi teléfono para llamarme cuando averiguase algo más y aún sigo esperando. Me tocará volver otra vez la semana que viene, lo se. Por desgracia estas cosas son así.

Y no hago un alegato a favor de esta gente, solo quiero decir que me da mucho rabia cuando no se valora la dureza de este trabajo. Es muy habitual que en mi trabajo, los que trabajan en la calle, nos digan que estamos todo el día tranquilamente sentados sin hacer nada. Y no puedo con esos comentarios. Porque no creo que ningún trabajo merezca ser menospreciado, porque no creo ninguno valga mas de otro, salvo contadas excepciones. Porque puede que esta mujer esté todo el día sentada tras el mostrador tranquilamente, según el criterio que os digo. ¿Pero realmente somos capaces de entender la presión psicológica que requiere? Quizás yo empatizo demasiado. Habrá quien lo lleve mejor y sea capaz de trabajar en un sitio así sin que le afecte, pero creo que es muy duro y deberíamos intentar tener mas consideración con esas personas que tienen que dar la cara y a las que hacemos reponsables de cosas que ni siquiera ellos han hecho.

Porque en el fondo, son las grandes empresas las que están encima las que nos maltratan realmente con sus servicios, sus facturas y sus historias, pero por desgracia son personas que poco pueden hacer mas que cursar nuestra reclamación las que se llevan nuestros enfados y malos modos. Y tampoco es culpa suya.

jueves, 7 de abril de 2011

Art Save Japan

Supongo que muchos estamos a veces desencantados con todo esto de la solidaridad, de donar a la gente que lo necesita, quemados de pensar si realmente se conseguirá algo... Supongo que muchas veces uno se adormece con estas cosas, con tanto ver desgracias ajenas a miles de kilómetros, más cuando, por supuesto, tenemos desgracias día a dia mucho mas cercanas, porque seguro que todos tenemos un amigo/familiar o alguno mismo de vosotros esté en paro y sufriendo para conseguir llevar a su familia a fin de mes.

Pero nada de esto debe hacernos indiferentes. Todos somos humanos y no olvidemos que todo lo que hagamos se verá recompensado, de una u otra forma, el día de mañana. No hablo de lo divino, que cada uno es libre de creer o no (yo soy mas bien del segundo grupo) pero pensad por un momento. Japón, segunda potencia económica mundial (o tercera, según donde leas) el país mas tecnológicamente avanzado, con miles de millones de invertidos en tecnología anti terremotos y medidas anti tsunamis. Pues ahí están con una buena parte del pais desolado, con casi un nuevo Chernobyl en su territorio y necesitando de toda la ayuda posible para salir adelante.

Y eso nos tiene que hacer pensar: no podemos ser egoístas. No podemos mirarnos solo a nosotros y nuestras desgracias, hay que intentar ayudar en lo que se pueda. No pensemos que solo por ser el país de Sony, de las "plays" y de los trenes superrapidos se pueden apañar solos. A todo el que sufre una catástrofe somo esa hay que ayudarle en lo que se pueda. Porque nunca olvidemos que los próximos podemos ser nosotros, por el motivo que sea.

Por eso, iniciativas como la de Art Save Japan, que apadrinaría mi querida (que digo querida, ¡Adorada!) Marta Fernández me parece que hay que destacarlas. Artistas que han donado obras suyas para una subasta benéfica a favor de de los damnificados por el tsunami de hace un casi un mes. Si, un mes ya. Pocas iniciativas como esta he visto. Por eso me parece importante recalcarla. Y hay dos cosas por las que esta me parece interesante.

1.- La que puede resultar obvia: Marta Fernández está dentro. Y esto, para mi, es una garantía. No creo que una periodista inquieta como ella se involucre si saber lo que hay detrás, así que me asegura que lo que allí se haga llegará a buen fin.

2.- Cruz Roja. Al igual que Marta, para mi es un nombre de garantía. Otro tipo de ONG's podría generarme mas desconfianza, pero creo que Cruz Roja es un referente Y estando detrás sabemos que no nuestro dinero será bien invertido.

Si podéis acudir a la subasta, los precios están desde los 150 € en adelante, ya depende de lo que podáis/queráis donar y llevaros a cambio una pequeña obra de arte. Vosotros mismos. Si, como yo, no sois de Madrid, no podéis ir o vuestra economía no os permite ese desembolso, tenéis una cuenta corriente en el tumblr de la iniciativa.

Yo por mi parte, ya que no puedo ir a Madrid, dejaré mi pequeño granito de arena en esa cuenta, por que creo que todo lo bueno que uno haga, merece la pena.

domingo, 3 de abril de 2011

Romántico

Pues si, sigo siendo un romántico, en el sentido mas amplio de la palabra. No solo en el sentido amoroso, sino aplicado a todo en la vida, a ese espíritu de bondad estúpida y tonta, ese sentido romántico de darlo todo por algo o alguien sin esperar nada a cambio. Y mira que tengo motivos, que me ha dado motivos la vida, para dejar de tener ese espíritu, pero sin embargo algo me sigue llevando a conservar bastante de eso.

Mira que me he llevado palos con la gente. Desde aquel primer "amor", mas allá de las novias de infancia, y que al tiempo descubrí que para ella no fui más que una rata de laboratorio, un experimento psicológico que me ha llevado, a día de hoy, a seguir odiando a los psicólogos. Pasando por mil palos en el trabajo, con compañeros que parecían muy amigos y muy colegas y que al final no eran mas que unos jodidos (y jodidas) trepas que solo quería utilizarme. O esos "amigos" del alma que estaban dispuestos a hacer lo que fuese por mantener nuestra amistad y que, a la primera de cambio, te dan la puñalada mas trapera del mundo. O incluso con esos primos/as o familiares en general, de esos que se llenaban la boca diciendo "que somos familia" cuando querían algo de ti pero que cuando tu necesitabas a "la familia", curiosamente estaban muy ocupados y ya no tenían ese elevado concepto de familia.

Y como esas, cientos. Porque uno nació el año que nacieron los 70. Y ya ha pasado de todo. Y si de algo te sirven todos esos palos es para hacerte callos en el corazón y que cada vez te duelan menos. Pero, pese a todo, sigo sintiéndome bastante romántico. Sigo creyendo, y practicando, en el valor de hacer las cosas como uno cree que es mejor, aunque se equivoque. Y si llega el momento de pedir perdón, pedirlo de corazón pero con la cabeza bien alta, con la tranquilidad de no haber obrado de mala fé, solo equivocadamente.

Y si ese hacer las cosas bien significa renunciar a algo por alguien, hacerlo sin dudarlo y sin esperar ni siguiera un gracias. Porque sigo confiando que hay gente así y que, sin yo saberlo, seguro que hay gente que ha hecho y hará cosas por mi sin que yo me entere y que me producirán algo bueno. Porque existe el equilibrio y la justicia. Y al final, como en las pelis cursis, los malos tienen que perder y los buenos son felices y comen perdices.

Lo se, no está de moda. Está más de moda lo que acabo de leer en este artículo que me ha llegado a través del twitter de @carmechaparro. Se lleva más vivir la vida sin principios, con el único objetivo de ser lo más rico posible, llegar lo más alto que puedas y no importarte los cadáveres que dejes por el camino. Pero por ahora, prefiero quedarme donde estoy, pertenecer a la enorme clase media del mundo (que ya de por si es una suerte estando las cosas como están) y mantener ese punto romántico.

Que si, que seguiré llevándome palos y desilusiones, Pero cada vez duelen menos y, sobre todo, se compensan con las alegrías que te llevas. A nivel personal, con un "gracias" inesperado o un reconocimiento inesperado por el trabajo bien hecho. Y esos detalles me siguen diciendo que merece la pena mantener este espíritu romántico.

sábado, 2 de abril de 2011

Diskettes

El viernes tuve que formatear un diskette. UN DISKETTE!!! De esos de 3''1/2, de esos donde entraba 1,44 MB de capacidad (prodigioso) de esos con la chapita metálica para proteger la parte sensible. De esos hacíamos agujeros con la "perforadora" de hacer agujeritos a los folios para duplicarle la capacidad.

Y viví un vuelta al pasado. Y precisamente hoy voy y me encuentro con esta curiosa comparativa que no me resisto a compartir con vosotros. Harían falta, por ejemplo, mas de 17.000 diskettes para almacenar el MGS4 y casi 5 casas de 30metros cuadrados para poder almacenarlos.


Visto en soypelopo82

Némesis, o la importancia del Joker

¿Que sería de Batman sin el Joker? ¿De Spiderman sin Octopus? ¿ De CocaCola sin Pepsi? ¿De Apple sin Microsoft? Creo que está claro que todo "bueno" necesita un malo, una Némesis, alguien que recuerde que, frente a todo lo bueno, siempre hay una maldad equivalente opuesta.

Y es precisamente esta "maldad", este archi-enemigo, la mejor medida que puede tener algo bueno. Si Microsoft hace un grandísimo Windows 7, como ha hecho, o Google un fabuloso Android, esto no hará mas que obligar a Apple a sacar lo mejor de si misma para volver a vencer a ese mal. Y lo digo con todo el respeto a Microsoft y Google, porque la lucha se puede ver completamente al revés: A mejor sistema de Apple, mejores tendrán que ser sus Némesis. Y eso sin duda es bueno para unos y para otros.

Pero no solo es aplicable, lógicamente, a las empresas. Es aún más aplicable a las personas. Todos nos enfrentamos a diario con problemas, luchas, enemigos de mayor o menor entidad. Cada batalla ganada nos fortalece como personas, pero sin duda son las grandes luchas, enfrentarnos a nuestras mejores Némesis, lo que más nos ayuda a mejorar. Vencer a esos grandes miedos, esos grandes contratiempos y dificultades que día a día nos pone la vida, es lo que nos hace más grandes.

Y no hay que temer a esas luchas, no hay que rehuirlas. Hay que afrontarlas con fuerza y esperanza. Yo he luchado contra algunas y creo haber vencido, y me siento feliz y recompensado por ello, mas capaz de afrontar nuevos retos. Pero ¿sabéis lo mas curioso? Una vez vencidas las echo de menos. Me gustaría que ese Joker volviese a aparecer con nuevas fuerzas que me obligasen a reactivarme, a buscar nuevas formas de mejorar para ser capaz, otra vez, de superar a mis enemigos.

Quizás sea algo masoquista, quizás si no estoy luchando no me siento vivo. Quizás soy mas inquieto de la cuenta y me gusta sentirme continuamente desafiado para sentirme vivo y capaz de mejorar. Y, por supuesto, no siempre gano las luchas. Muchas, muchísimas veces mis Némesis me superan, pero siempre me obligo a volver, habiendo aprendido de mis fallos, para intentar de nuevo la victoria. Y cuando consiga vencer, sabré que he mejorado lo suficiente y que seguro seré mucho mejor que cuando empecé. Y cuantas mas veces me haya legado a tumbar, cuanto mas dura haya sido la lucha, más habré conseguido mejorar.