Me he mudado



Dagarin.com ya no está por aquí... pero todo lo había lo encontrarás ahora en el nuevo y flamante Territorio Dagarin en www.dagarin.es. Para que no tengas que molestarte, yo te llevo hacía allá. Si algo falla y no estás en dagarin.es en unos segundos, pincha aquí.

Seguro que te va a gustar la nueva casa. ¡Recuerda cambiar tus favoritos y tus suscripciones!

lunes, 31 de enero de 2011

Privilegiados

Lástima que una foto nunca hará justicia a un cuadro
A medidía iba camino a casa escuchando la radio y estaban entrevistando a Antonio Soler, conocido escritor malagueño. En un momento de la entrevista, comentó: "Soy un privilegiado por hacer cada día lo que me apetece y ganarme la vida con ello. Pertenezco a un muy selecto grupo de personas que pueden decir eso.". Que razón tiene. Pensad en vosotros mismos. ¿Realmente hacéis lo que queréis? ¿Realmente vuestro trabajo es el que soñabais de pequeños o incluso el que queríais hacer ya con mas edad? Yo, desde luego no.

Mi vocación frustrada siempre ha sido algo artístico. Mi padre, jefe de servicio técnico de un hotel de la costa, era un gran artista, totalmente autodidacta. Nunca dio clases de pintura pero tenía mucho arte para dibujar. Oleo, carboncillo, tinta china, ... nada se le resistía. También era un gran aficionado a la fotografía, aunque no acababa de "tirar por ahí". Tocaba el piano con soltura y la guitarra un poco. Creo que siempre deseó que alguno de sus hijos/as hubiéramos heredado esa capacidad artística. En mi caso, no fue así, pero si heredé su inquietud por ser creativo.

Para mi desgracia, y por mucho que me gusten todas las artes, tengo unas manos torpes y nulas para hacer algo que no sea aporrear teclas o apretar tuercas. Soy incapaz de tocar un piano y ya de dibujar ni hablamos, aunque siempre me gustó y muchas veces lo intenté. Ni siquiera era capaz de hacer con plastilina una figura medianamente reconocible. Nulo total. Y eso me llevó a meterme en esto de los ordenadores. Eran los primeros tiempos, claro, pero ya se veían maravillas, para la época. Dibujos y animaciones 3D realizadas con el ordenador. Recuerdo que compré el Disney Estudio para el ordenador. Un programa que te ayudaba a crear animaciones, explicándote los cientos de trucos que los dibujantes de Disney utilizan para dar vida a personajes inanimados.

Para mi era mágico. Yo, con mi incapacidad total de crear arte con mis manos veía como mediante el teclado, con cientos de números, dibujos cuadriculados y lineas de código, podía ver en pantalla aquello que mis manos se negaban a crear. Y me encantaba, y decidí que eso es lo que quería hacer en mi vida. En aquella época no existían nombres como Pixar o Dreamworks, pero si hubieran existido le hubiera dicho a mi padre "Yo quiero trabajar en Pixar".

Al final, la vida da muchas vueltas. Los estudios de informática que yo pensaba que me llevarían a hacer esas cosas no eran tales. Lo único que me decían era como funcionaba la contabilidad, como indexar una tabla de clientes, como crear una ficha de artículos, formatear un ordenador... Nada que ver con lo que yo quería. Y supongo que me rajé. Que no quise de repente dar marcha atrás y volver a encaminar mi vida por donde yo tenía pensado llevarla sin saber con seguridad que conseguiría mi meta. Y supongo que, en algún momento, decidí que sería como mi padre: dedicado a trabajar en algo productivo, rentable y que no me desagradara y viviendo mi sueño en mis ratos de ocio.

Y así estoy. No me desagrada mi trabajo y me permite vivir sin lujos pero con comodidad. Y en mis ratos libres, me dedico a escribir estas cosas (que otra de mis pasiones también fue la escritura y ya veis que limitado soy), a editar vídeos, a hacer algún retoque en fotografías, a montar algún blog para alguien y ver lo bien que queda... A disfrutar creando algo, que es en el fondo mi pasión: crear.

Y hago mi trabajo diario, por supuesto con dignidad y dando todo lo que puedo de mi, porque eso también me lo enseñó mi padre: si vas a hacer algo, hazlo bien. Pero eso no quita que a veces, cuando veo gente que puede decir que trabaja en lo que siempre ha querido y que apenas diferencia entre trabajar y disfrutar, sienta cierta envidia. Sana, pero envidia.

domingo, 30 de enero de 2011

El poder de internet

Quizás esto debería estar en el blog de Marta, pero ya hablé algo del tema centrado en ella y quiero dar una visión mas global aquí. Quiero que veáis el gráfico de la derecha. Muestra el tráfico de internet de y hacia Egipto los días 27 y 28 de enero, jueves y viernes. Como podéis ver, a las 6:00 de la mañana del viernes, día para el que estaban previstas las mayores manifestaciones en contra del gobierno, internet prácticamente desapareció del pais. Y no solo para entrar y salir, también dentro del propio pais. Y eso dice mucho.

No es una novedad del todo. Hace ya tiempo que los primeros objetivos en este nuevo tipo de guerras son las cadenas televisivas y siempre lo han sido los centros de comunicaciones, desde que existen las comunicaciones. ¿Nunca habéis oído eso de matar al mensajero? La comunicación es vital para controlar a las masas, y también a los ejércitos, y eso es lo que siempre han buscado con ese control sobre los medios de comunicación en las guerras. El problema añadido ahora es que el gran medio de comunicación global es interactivo. No se puede controlar. solo pueden apagarlo. Antes podían poner mentiras y proclamas partidistas, siempre dirigidas por quien tuviese el control sobre esos medios. Ahora la cosa cambia. Ya no es comunicación unilateral y vertical, desde el poder hacia la gente. Ahora es bilateral y horizontal, las gente también puede utilizarlos entre ellos. Y eso lo cambia todo.

Ahora el medio no se controla, es la gente la que controla el medio. Pueden lanzar desde ahí con muchísima fuerza consignas contra lo que está protestando. Pueden decir al mundo entero lo que quieran, contar su verdad, no la verdad oficial, con un alcance global. Y no solo eso, pueden también organizarse. Ya no se trata de crear un evento para un botellón en tuenti, aquí pueden acordar lugares y horas en los que manifestarse, proclamas que lanzar, como actuar, avisos sobre rutas, reorganizarse si tiene que desplazar la concentración. Y explicar a los "indecisos" los motivos, lo que los medios controlados no dicen. También, obviamente, pueden usarlo para propagar falsas verdades, no nos engañemos. No vamos a creer que todo lo que circula por internet sea verdad. Igualmente quienes están en el poder pueden usarlo, o gente que se aproveche de la situación de incertidumbre y que quieran conseguir objetivos mas ocultos o personales.

Pero el caso es que esto no puede ser controlado de ninguna forma por quien está en el poder, solo pueden anularlo, mas o menos.

Y no solo dentro de estas revueltas, de este pais, internet lo está cambiando todo. También fuera, también en la forma de hacer periodismo. Tuvimos un ejemplo anoche magistral de este tema con Marta Fernández, ya lo escribí en este post en el blog que tengo dedicado a ella, no lo repito todo aquí. Y esta noche, menos intenso, pero muy parecido. Y lo dije en el otro post, esto es una nueva forma de hacer periodismo, quizás se podría llamar autoperiodismo, pero que creo que es digno de estudiar porque abre una puerta nueva. No digo que anule las televisiones ni nada similar, pero es algo que debe tenerse en cuenta. La cantidad de información que Marta recopiló y nos transmitió, la cantidad de gente que se enganchó a sus "crónicas" en 140 caracteres, las aportaciones de esta misma gente. Fue, como dije en el otro post, periodismo interactivo y directo.

Por supuesto que no cambia el periodismo. Marta vivía de las fuentes de toda la vida, públicas y seguramente algunas privadas por su condición de periodista (como teletipos o contactos con otras redacciones y periodistas) que son totalmente necesarias para poder hacer esos aportes. No van a desaparecer el periodista de campo, ese reportero que se juega la vida allí al pie del cañón para traernos esa información desde el mismo centro de la noticia. Ni ell reportero gráfico consiguiendo esas impactantes imágenes que nos transmiten la intensidad de lo que allí está pasando. Pero ya no tiene que esperar a su hora de conexión para aportar, si no quiere. Puede hacerlo por internet, inmediatamente. Ya, que internet está cortado allí, pero al igual que pueden hacerse las conexiones vía satélite para TV, también se puede hacer conexiones para internet, a proveedores fuera de Egipto. Solo que creo que eso todavía no ha llegado a plantearse, no lo se. Técnicamente es totalmente viable y de hecho se usa en muchas zonas rurales de España donde las operadoras no han llevado internet.

Marta, y no se si otros periodistas en otros sitios, creó una impresionante comunidad de gente ávida de información, encantada por recibir sus noticias y aportando lo que podían. Eso no debería quedar ahí, eso fue muy grande y dudo que no se esté estudiando como implementar en las grandes cadenas. Y por supuesto rentabilizar. El periodismo es caro, no lo olvidemos. Esa gente se merece ganar un buen sueldo y los medios necesarios tienen un coste. Recordemos CNN+, cerrada hace un mes por su escasa rentabilidad y a la que todos los que estábamos allí anoche echábamos de menos. Lo que hizo Marta Fernández ayer fue fruto de su interés, de su generosidad y de esa sangre de periodista/comunicadora que debe llevar en las venas, sin ganar un euro, solo por que sí. E insisto que lo que ha sucedido con el twitter de Marta ha sido totalmente espontáneo.

¿Se atreverá alguien a hacer algún día cosas así totalmente organizadas? ¿Donde está el límite del poder de Internet? ¿Hasta donde llegan sus posibilidades? Yo creo que aún no tenemos ni la más remota idea. Y así nos va, intentando poner en marcha una estúpida ley Sinde que solo pretende ponerle puertas al campo. Aquí y en medio mundo que Spain, en este caso, no es muy diferent

www.cuantarazon.com

sábado, 29 de enero de 2011

Lugares

No es aquí, pero se parece. Nunca se me ocurrió hacer una foto
Ya he comentado en alguna ocasión, creo, que la música es tremendamente evocadora. Hay veces que solo oir una canción o una melodía puede transportar todos tus sentidos a otro lugar y otro tiempo. A mi me sucede con el Back on The Block, de Quincy Jones. Es comenzar a escucharlo e inmediatamente mi cuerpo enter se transporta a cualquier domingo por la tarde de hace ya un buen puñado de años, a mi primer piso de alquiler. Tardes de domingo dedicadas ineludiblemente a las tareas domésticas, porque no quedaba otra. Trabajando entre semana, comprando y tomándome un descanso los sábados y los domingos vuelta al trabajo, aunque esta vez en casa. Ya sabéis: comida, limpieza, baños, plancha... lo habitual en cualquier hogar.

Así estaba planteada mi vida por aquellos felices años, y lo de felices no es ironía, fueron muy buenos. Y me acompañaba mucho este disco mientras andaba por la casa trapo en mano y con la escoba a cuestas. Y es escucharla y recordar, en especial, tardes de otoño de domingo, con esa luz característica, ese sol que aún calienta sin generar excesivo calor, ese resto aún del verano ya agonizante. Todo mi cuerpo se transforma. Siento el calor, el olor a limpiador de suelos y a Glasex, veo esa luz de esos días, ... y no siento ni nostalgia, porque en ese momento estoy allí.

Pero no sólo la música, también hay lugares especiales para cada uno. Esta mañana, muy cerca de donde hice la foto que twitee, está uno de esos lugares. Hace ya años, antes de cambiar de trabajo, cuando era informático. Muchos días, muchísimos, tenía que ir de Málaga a Vélez-Málaga. Recorrer unos 40 kilometros a eso de las 4 de la tarde. Era una carretera costera que sigue activa aunque mucho mas vacía porque ya hicieron la autovía. Cerca de una hora para recorrer ese trayecto, casi siempre lleno de coches en aquella época, con muchas intersecciones y que había que recorrer con cuidado por la gente que se lanzaba casi entre el tráfico a cruzar desde su casita a la playa. Y siempre hacía el mismo ritual.

Siempre en la misma curva, me salía a un pequeño mirador junto a la carretera, pegado a la playa. A pocos kilómetros de mi destino, justo antes de que se divisara ese gran toro de Osborne a la entrada de Torre del Mar. Mucho antes de las leyes antitabaco, en la empresa a la que iba se había prohibido fumar. El cacique del negocio había tomado esa decisión por su cuenta, posiblemente mas con el afán de fastidiar a sus trabajadores fumadores que el de defender a los no fumadores. Nunca me ha gustado fumar en mi coche salvo en trayectos muy largos, así que preveía el tener que pasar 4 horas sin poder fumar.

Siempre paraba en esa curva, apagaba la radio, me salía del coche y me acercaba a la pasarela de madera que intentaba evitar que la gente cayese a la playa desde aquel mirador. Me encendía un cigarrillo y me lo fumaba tranquilamente. Contemplando el mar, oyendo solo el suave susurro de las olas, el viento y algún que otro coche que pasaba a no demasiados metros, pero que también aportaban un suave sonido que iba con el resto de la banda sonora. Y pasaba allí 5 minutos, fumando tranquilamente y sin pensar en nada. En nada. ¿Sabéis lo difícil que suele ser eso? ¿Sabéis la cantidad de ruido mental que hay siempre en mi cabeza? No se si en las vuestras, pero por la mía siempre rondan ideas, siempre dándole vueltas a mil y una cosas. Pero durante esos 5 minutos, en ese lugar concreto, encontré un pequeño punto negro donde parecía no llegar nada mas que esos leves ruidos, la brisa y el mar. Antes de adentrarme en aquella vorágine de gritos y malas caras, lejos del estrés diario de Málaga.

Y esta mañana he vuelto a pasar por esa carretera en lugar de coger la autovía. Y como siempre que paso por allí solo, aunque hayan pasado ya muchos años de ese primer cigarro en aquella curva, he vuelto a parar el coche, apagar la radio y fumarme ese cigarro furtivo apoyado en la vetusta barandilla de madera. Sin pensar en nada, ni pasado ni futuro, solo viendo el sol reflejado en el mar y dejando que mis ojos se relajasen mirando a la nada. Y seguiré haciéndolo siempre que pueda, porque esos 5 minutos son impagables.

miércoles, 26 de enero de 2011

¿Periodismo?

A mi es que hay cosas que me tocan la moral de una forma tremenda. Leo hoy en Vandal.net que parece que algunos médios rusos, algún grupo de "periodistas" aburridos, han asociado el terrible atentado sucedido esta semana en un aeropueto moscovita con el famoso nivel aparecido hace ya UN AÑO LARGO en el juego Call Of Duty Modern Warfare 2.

En su momento, ya el nivel de marras trajo polémica, incluso yo me hice eco de él. Os cuento. El tema es que estabas participando en una operación encubierta para atrapar a unos terroristas y, dentro de la tapadera, te veías obligado a participar en un brutal atentado precisamente en un aeropuerto ruso. Dicho nivel podía saltarse dentro de juego y no influía en el desarrollo de la historia. Incluso dentro de ese "nivel", mas una cinamática que un nivel de juego real, podías no participar en dicho atentado, manteniéndote pasivo, aunque sin posibilidad de intervenir para evitarlo. Yo insisto en lo que comenté el otro día: es un videojuego, no es real. Es tan creíble o tan poco creíble como son los cientos de ataques terroristas y otro tipo de crueldades que aparecen a menudo en películas o series de televisión. Y siempre, al igual que con otras ficciones, hay que tener claro que es una historia ficticia. Por cierto, juego no apto para menores de 18 años. Creo que si veis a un chaval o chavala de 12 años jugandolo, deberías hablar con sus padres igual que si lo vierais viendo una película porno, pero esa es otra historia.

Venir ahora, mas de un año después, intentando culpar al juego de la masacre REAL de esta semana, me parece absurdo y muy alejado de lo que debe hacer un periodista de verdad. La culpa no la tiene el juego, la culpa está en cosas muchas mas profundas. En fundamentalismos religiosos absurdos, problemas de territorialidad, la falta de respeto de unas personas por otras por el simple hecho de no compartir creencias o etnia, en la escasa formación de unas personas capaces de cometer ese tipo de atrocidades con un fin que nunca alcanzarán mediante la barbarie, en la pobreza o el desprecio que ciertos colectivos sufran en Rusia...

Motivos sin duda mucho mas profundos y complejos que, para dar a conocer al público, requerirían seguro un trabajo de investigación profunda, de análisis, de procesar información... cosas que está claro que requieren auténticos periodistas. Y claro, eso es mas complicado, señores. Eso no se puede soltar de un día para otro, eso requiere, entre otras cosas, saber trabajar y pensar.

Es mucho mas fácil tirar de archivo y descubrir si alguna película o videojuego muestra algo similar y culparlo. Es mucho mas barato, sencillo y efectista que investigar y trabajar de verdad. ¿Para que gastar tiempo y dinero en ciertas cosas pudiendo dar un titular impactante y fácil de digerir, culpando a los videojuegos, a los que parece que la gran masa odia? Pues tiramos de eso y no veas lo que ahorramos, ¿no?

Y no es una televisión rusa. Por lo visto, según he leído en Twitter, aquí en tierras patrias Antena 3 y alguna otra cadena (creo la propia Televisión Española) han tirado del mismo argumento fácil, simple, barato y absurdo. Y me indigna y me obliga a escribir para protestar. Porque eso no es periodismo, eso es puro sensacionalismo. Porque la telebasura no es solo Belén Esteban y similares. El supuesto periodismo, cuando no tiene nada que ver con el auténtico periodismo, es la peor de las telebasuras, porque se camufla tras una supuesta apariencia de seriedad.

PD: Os lo dije, no era una pausa, era más bien una cámara lenta. Con cosas como esta, uno no puede contenerse a tirarse al fango y expresar su indignación.

martes, 25 de enero de 2011

Pausa, vacaciones, desconexión...

No se exactamente como llamarlo, pero lo necesito. No se exactamente porqué, pero necesito desconectar de esta pasión bloguera, tanto aquí como en el blog de Marta. Quizás que hay ciertas cosas de bloguear que no me reconfortan últimamente como lo hacían antes. Quizás los comentarios que me habéis hecho algunos/as sobre que mis post son demasiado largos me han abierto los ojos.

No me entendáis mal, no quiero decir que sea porque crea que no os gustan, que ya me habéis dicho que si, pero me abren los ojos en cuanto a que antes no escribía tanto. Mis post eran mas concisos y directos ¿Por qué? ¿Por qué precisamente ahora, que cada vez sois más los que comentáis (y ya se sabe que los comentarios son la vida de un blog) se me ocurre esta historia de tomarme un descanso? Pues porque lo necesito.

Tengo que replantearme sobre qué postear, como, que es interesante, tomar aire en el mundo real, llenarme de ideas nuevas y frescas. Vivir más fuera de aquí para tener mas cosas nuevas que contaros.

No voy a dejar de postear, pero si voy a bajar el ritmo mucho. No se si será un post cada 3-4 días o 3-4 post al mes, ya veremos. Pero necesito algo que no se que és y tengo que buscarlo fuera de aquí. No es ni mucho menos un adios, solamente que pasaré menos por aquí y no me gusta irme sin avisar, cuestión de educación, oigan.

Agradeceros vuestros muchísimos comentarios de las últimas semanas, que me han dado la vida, y pediros un poco de paciencia. Supongo que cuando vuelva muchos no estaréis, pero se que seguiréis sin duda los mejores, a los que os aprecio, porque creo que a casi todos os conozco un poco y me conocéis bastante.

Solo pausa, o mas bien cámara lenta, que esto no es un stop :)

lunes, 24 de enero de 2011

El iPad chino

La próxima vez que alguien te venga con el cuento de que los "ipad chinos" son iguales que los de Apple y que valen la mitad, que sois tontos por tener o querer un iPad de Apple, recordad estas fotos y lo poco que voy a decir después.

El chino, el bicho de la izquierda

El de abajo, el triple de gordo, es el chino
Solo un par de datos:

Duración bateriá: Ipad unas 10 horas, mas que comprobado por mi. El "chino", poco mas de 1 hora.
Calentamiento: El iPad no sabía que se calentaba. El chino a los 10 minutos te cuesta tenerlo en las manos.
Peso: No tengo ninguno a mano, pero como el doble o más el chino que el de Apple.
Usabilidad: Mejor no hablamos.

Que si, que Apple será lo que queráis, pero al final no hay mas que tener los dos en la mano y comparar. Ah, por cierto, el chino viene con un Windows 7 Ultimate sin licencia, con un par.

PD: Ambas fotos son mías, no sacadas de ninguna web. El iPad es mío, el "chino" uno de muestra de mi empresa.

domingo, 23 de enero de 2011

Quien bien te quiere, te hará llorar

Quiero que veáis un fragmento de la serie que estoy viendo ahora. Son solo unos segundos de Mad Men que, os aviso, me está gustando mucho y creo que llegaré a escribir un post sobre ella.





A mi hay dos cosas que me llaman la atención. Por un lado, lo mas obvio, que ese hombre pegue al niño sin ser ni siquiera su padre. Hoy en día eso no se ve en televisión o cine salvo que quieran hacer entender que esa persona que pega es el malo de la película, que tiene problemas o algo así. Aquí en cambio se ve como algo normal. Incluso la forma de entrar el padre en escena al principio hace pensar que va a discutir con el que ha pegado a su hijo, pero le da la razón y le dice al niño que le pida disculpas a quien le ha pegado. Ya mas sutil, y dentro del contexto de la serie, me llama la atención que le diga al niño que busque a la madre para recoger lo que ha tirado en vez de hacerlo esos dos hombretones, que sería lo normal hoy en día. Pero la serie está ambientada en los 50 y los roles hombre/mujer no son, por suerte, los de hoy en día.

El caso es que este fin de semana, por la serie y por otras cuestiones, me ha venido a la cabeza la frase. Y la pena de esa frase es el mal uso que demasiadas veces se hace de ella, el extremo al que se lleva. Es cierto que a veces alguien que te quiere (tu familia, un amigo, tu pareja...) puede tener que hacerte llorar en el sentido metafórico o incluso literal. Lo que suele llamarse decir verdades que duelen o ese pequeño cachete (que no paliza ni maltrato) a un niño. El problema es que esa frase me recuerda otra, mucho mas dura pero que antes se escuchaba con cierta normalidad: La mató porque la quería. Salvando las muchas distancias, espero que entendáis lo que quiero decir.

Antes se llamaba a los asesinatos por violencia de género "crímenes pasionales". Por fortuna ahora distinguimos que la pasión es otra cosa muy diferente. Que lo otro era un simple y cruel asesinato que nada tiene que ver con el cariño, la pasión ni el amor, sino con el simple desprecio por la vida humana y por las personas, nada propio de gente "pasional" y si de locos de atar. Pero esa frase se ha usado mucho para justificar esos asesinatos y antes se entendía y llegaba a ver como algo lógico, por irracional que nos parezca ahora.

Por desgracia, lo de "quien bien te quiere, te hará llorar" también se usa en demasiadas ocasiones para justificar crueldades o ensañamientos injustificados, tanto físicos como emocionales. "Si es por tu bien", "Te lo digo desde el cariño", "Como amigo, tengo que decírtelo". Y es cierto que en muchas ocasiones hace falta que un buen amigo nos abra los ojos y nos haga ver las cosas de otra manera, pero hay veces en que esos "amigos" utilizan esa frase con demasiada libertad y, en vez de conseguir el bien que quieren, no consiguen mas que dañarte aún mas.

Porque la sinceridad no tiene porqué estar reñida con la amabilidad ni las buenas formas, menos aún si vienen "desde el cariño". Todo se puede decir de muchas maneras. Si ves un amigo que está equivocándose, hay muchas formas de hacérselo ver, a veces incluso sin palabras, solo con mensajes que, a la larga, calan. Conmigo supieron hacerlo muy bien unos muy buenos amigos cuando me estaba equivocando al embarcarme en una relación con una mujer que, finalmente, no llegó a ninguna parte. Supieron como hacerme ver las cosas sin hacerme sufrir, con sinceridad pero con delicadeza. Otros hubieran aprovechado para el ensañamiento contra mi y/o contra ella y sólo hubieran conseguido que mi amistad con ellos se rompiera en mil pedazos, nos uniéramos mas como pareja y que la relación hubiese durado incluso más tiempo, para terminar seguro al final igual de mal o peor de lo que terminó.

Sinceridad no es igual a crueldad, no tiene porque serlo. Puede que me equivoque, puede que a veces sea mejor una verdad en toda la cara con toda la crueldad del mundo para abrir los ojos a alguien que no ve, pero conmigo os aseguro que no hubiera funcionado y no soy partidario de esa técnica. Tampoco de las mentiras piadosas, de dar falsos ánimos o alabanzas cuando no son ciertas, porque solo sierven para acelerar a tu amigo o amiga por un camino que sabes que le llevará a un precipicio. Mas valen alertas sutiles, un ten cuidado por ahí, pero si le coges el volante de golpe para que no llegue al precipicio, con toda la buena intención del mundo, es posible que ambos acabéis en la cuneta igual de mal.

Ese "quien bien te quiere te hará llorar", no solo puede no provocar ese bien esperado, sino que a veces puede producir incluso mas daño del que intenta "curar". Quien bien te quiere, no tiene que hacerte llorar, tiene que hacerte pensar.

sábado, 22 de enero de 2011

¿Porque los videojuegos no son cosa de niñatos?

Todavía recuerdo con nostalgia y placer aquellas partidas de Quake en mi antiguo trabajo. Si en mi trabajo. Hubo un tiempo donde trabajé en un lugar donde los jueves la partida de Quake en red entre los compañeros, en horario de trabajo, eran casi sagradas. Donde también pegabamos noches enteras sin dormir en Burgos (¿A que si, "gorgue"?), o fines de semana sin descanso y sin cobrar un duro mas, pero donde durante unos meses esas partidas eran antológicas. Era el principio del juego en red, de eso de jugar con un ordenador contra alguien real era increíble. Donde disparar a alguien y escuchar en la otra punta de la habitación ese grito de "¿Quien ha sido el mamonazo que me ha tirado un RPG?" no tenía precio.

Y de eso hace mucho tiempo. Y yo sigo jugando mucho, aunque últimamente reconozco que bastante menos porque estoy algo desganado. Porque me he criado jugando a videojuegos, casi los he mamado. Porque para mi es una forma de ocio tan buena como como lo es para la gente mayor ver la televisión, que es lo que ellos han mamado. O un ocio tan sano como ver una película (según que películas, muchísimo mas sano). Porque es interactivo, porque me divierte, porque no estoy enfermo como la gente piensa de los videojugadores, y se distinguir entre usar una Barret 50 en el Modern Warfare para reventar una cabeza a un muñequito virtual, por muy realista que sea, y coger una de verdad y ponerme a disparar por la ventana. O conducir a 300 Km/h en Paradise City con una moto y subirme a mi Burgman e ir con prudencia por la carretera. Y se que no hay champiñones verdes que me den una vida extra, porque se cuando me pongo a jugar que me pongo a jugar.

Los videojuegos nacieron prácticamente conmigo, o yo con ellos. Y son naturales en mi. Y veo cosas como este video de hoy en FaseExtra y me doy cuenta que los he jugado a casi todos. Y también he tenido tiempo de ver mucho cine, de leer muchos libros, de sacar mis estudios, de tener amigos, de echarme novias, de salir de fiesta... porque jugar videojuegos no es cosa de niñatos ni gente oscura encerrada en habitaciones donde no entra el sol. Es un complemento tan bueno como otro cualquiera a nuestro ocio.



viernes, 21 de enero de 2011

El apartamento

El otro día estuve viendo esta película, magistral, y lo escribí en Twitter. Quise buscar el enlace y lo que había escrito una vez, que recordaba haber escrito sobre ella, pero no lo encontré. Recordé que este casa es relativamente nueva y que antes había pasado por un par de sitios más, así que puesto a investigar encontré donde lo tenía. Aprovechando que ya lo tenía escrito y que quedó corto pero decente, os copio y pego lo que escribí en su momento, dado que sigo pensando lo mismo. En esa época no me enrollaba tanto, así que es ligerito.

El apartamento. 1960. Dirigida por Billy Wilder. Interpretada por Jack Lemmon y Shirley MacLaine entre otros. Si os gusta el cine y no os da miedo ver una pelicula que no tenga colores ni efectos especiales, posiblemente la hayais visto. Cualquier persona que reuna esas condiciones y por lo que sea no la haya visto, debería aprovechar la menor oportunidad para alquilarla (cosa dificil), pedirla prestada a algún amigo o estar atento a alguna de las ocasiones en que lo ponen en alguna de las muchas cadenas de las que disponemos para verla. Ahora mismo la están emitiendo en la cadena autonómica de Andalucía. Y me está costando horrores escribir esto, porque la tengo puesta y se me va la cabeza hacia la película. No quiero verla porque dura casi 3 horas y no me apetece trasnochar hoy. Se que como me descuide me quedaré a verla.

No voy a contaros la pelicula, mas bien hablaros sobre ese cine. Ya he dado algunos datos. Años 60, blanco y negro, grandisimos actores. Añado mas: Dialogos increiblemente fluídos, interpretaciones magistrales. Iluminación espectacular. Fotografía impresionante. Ambientación. Escenarios... Hablamos de una epoca y un tipo de cine donde no se trataba de grandes presupuestos, sino de puro cine. Puro diálogo e interpretación. Planos y miradas llenos de palabrás aunque no digan nada, pero sin olvidar que en el cine tambíen hay que hablar.

En la película, el protagonista acaba de ver ahora mismo parte de luz en lo que está viviendo a través de un espejo. Volvemos a lo mismo: Estupendo recurso para dar una bofetada de realidad al pobre iluso.

No quiero hacer este otro post tremendo. Solo recomendar a todo el mundo que vea El Apartamento y si no conoceís este tipo de cine, descubridlo. No tengais miedo a una pelicula sin efectos especiales, ordenadores y presupuestos brutales. Descubrid el cine en estado puro. Hay cientos de películas por disfrutar si abrís vuestras mentes.

PD: Ya en aquella época por lo visto me enrollaba :)

jueves, 20 de enero de 2011

Malabarismos

Suelo hablar mal de mi trabajo, aunque en los últimos post no os quejaréis demasiado, que hablo poco de el y casi siempre para bien, aunque con reservas. Sin embargo hoy no hay ni reservas. Hoy quiero hablar de una compañera y su inmensa capacidad de trabajo. Tengo tres compañeras en la oficina y un compañero. Mas o menos de todos he hablado ya, pero hoy quiero hacerlo de una en concreto. De una que ayer, una vez mas, demostró su tremenda efectividad en el trabajo.

En mi oficina la planificación es casi nula, y tiene su sentido. Somos una empresa de servicios y, como tal, nos tenemos que amoldar a lo que la gente nos demanda. No somos una fábrica que pueda planificar su producción con meses de antelación. En nuestro trabajo, lo que entra un día tiene que salir al día siguiente, sea como sea. No voy a decir que cada uno haga lo que le de la gana, ni mucho menos. Exige planificación y control, pero rapidez sobre todo. Aquí todo puede cambiar en un minuto con una llamada y que todo el trabajo planeado haya que alterarlo. Y eso no es fácil de hacer.

Tener personal en la calle que tienes que gestionar implica planificación previa para que todo el mundo sepa lo que tiene que hacer, tenerle preparado el trabajo y todo lo que necesiten. Yo digo que es como ser un malabarista. Tienes que mantener siempre un puñado de bolas en el aire, sin dejar que ninguna se pare y que no se golpeen entre ellas. Y si de repente alguien introduce una pelota mas en el juego, tienes que saber incorporarla.

Para ello, tienes que ser consciente de cuantas piezas tienes en el aire, donde está cada una y saber adaptar tu ritmo para que todas encajen. Y es difícil hablando de bolas, pero mas aún de personas, donde cada una, por seguir con el símil, tiene un peso y una forma distinta que hace que no todas debas manejarlas igual, porque unas requieren mas fuerza y otras menos. Supongo que os hacéis una idea de la dificultad. Pues eso es lo que hace esta compañera mía.

Pero no solo eso, sino que además está montada en un monociclo y haciendo tortillas de espárragos trigueros. Y todo ello sin despeinarse y sin perder la sonrisa, sin un mal gesto para nadie ni con nadie. Dificilísimo verla enfadada o triste, por muchas bolas que tenga que mantener en el aire y por muchas tortillas que tenga que hacer. Ella las lleva todas adelante. O eso parece.

Porque parte de su capacidad está en saber priorizar. Saber en cada momento qué es lo mas importánte y qué puede esperar. Si tiene que jugar con mas bolas, ve si puede dejar de hacer tortillas un rato para concentrarse en las bolas y luego volver a la sartén. Sabe priorizar, algo muy importante en cualquier trabajo, y cualidad que no muchos tienen. Hay quien recibe una bola y se centra en ella olvidando el resto. Y eso no puede ser así, no debe serlo. No puedes dejar que lo último pase a ser lo único, hay que mantener ese equilibrio para que la maquinaria no pare.

Tengo una compañera que es una auténtica malabarista. Y no se si todo el mundo sabe reconocerlo, que me parece que hay quien duda de esa capacidad, pero espero que siga allí por mucho tiempo, porque da mucha tranquilidad tener a alguien así a tu lado en un trabajo.

Y si encima es buena persona, pues mejor todavía, ¿no?

miércoles, 19 de enero de 2011

Privacidad

Al final me estoy dando cuenta que muchas de las visitas que tengo por aquí son de gente que conozco personalmente, porque me están haciendo cada vez mas comentarios sobre el blog. Y yo que creía que era un blog mundialmente conocido y al final la mitad de las visitas son de gente que conozco. Pero bueno, parece que lo pasan bien leyendo lo que escribo y les gusta enterarse de mis cosas por aquí.

Uno de estos amigos me dijo el otro día que como es que no me daba un poco de vergüenza escribir ciertas cosas por aquí, que los post que no son de juegos o de chorradas tecnológicas (aprovechó para ponerme verde por alabar tanto a Apple) eran algunas veces muy personales. Que si no me daba "cosa" que la gente los leyera. Y así como otras veces no se que contestar, esta vez lo tuve clarísimo: No, no me da "cosa". Y tengo muy claras mis razones.

Para empezar, todo lo que escribo en internet es lo que pienso, que no significa que sea la verdad absoluta. Es sólo MI verdad, como yo veo las cosas y como las siento. Está claro que cada uno tiene su propia verdad sobre todo. Siempre hay varios puntos de vistas y ninguno tiene por qué ser verdadero o falso. Simplemente cada persona piensa y ve las cosas de forma diferente. La verdad verdadera existe para muy pocas cosas. Creo que ya os conté lo del blog de guionistas que descubrí hace poco, pero por si acaso, mas vale que repita. Decía un guionista en un post que para un buen guionista no hay buenos ni malos en una película o serie, solo personas con motivaciones diferentes y el escritor se tiene que saber poner en la piel de ambos. Y es cierto, así somos las personas, cada uno tenemos unas motivaciones diferentes y lo que para mi es bueno o cierto no tiene por qué serlo para otra persona, y viceversa. Partiendo de esta premisa, no tengo motivo para no escribir nada de lo que escribo, porque lo hago porque me apetece y desde el corazón, con perdón por la cursilería.

También intento dejar siempre claro el punto uno y, sobre todo, siempre intento tener respeto por quien piense diferente y dejo que, quienes tengan otra visión, la den en los comentarios. Creo que el respeto es la base de todo en esta vida. Respeto por uno mismo y por los demás. Y si alguna vez he cometido alguna falta de respeto por alguien, ha sido o bien sin intención o porque ese alguien me haya faltado el respeto a mi anteriormente, porque uno es bueno, pero no tonto.

Y por último, la privacidad. ¿Os pensáis que aquí está todo Dagarin? Pues no, hay muchas cosas que soy plenamente consciente que no puedo contar. Porque faltaría el respeto a algunas personas o porque podría afectar a terceros que nada tienen que ver con este blog o que incluso no conocen de su existencia, pero que podrían verse afectados/as de alguna forma. Si hablo de alguna persona concreta de mi entorno, solo digo cosas que le he dicho o que, llegado el momento, le diría directamente. Y procuro que no sean reconocibles del todo, mas que por la gente que realmente conoce a esas personas y con las que, casi siempre, ya he comentado lo mismo que digo aquí. No puedo dejar que esto afecte alguien que aquí ni pincha ni corta nada.

Y de todo esto, aunque a veces pueda parecer que no, soy consciente. Se lo que es internet, se lo que es la privacidad y, sobre todo, la discrección. Yo no puedo contar aquí algo que me ha dicho un compañero de trabajo en confianza porque me parezca algo interesante. Eso sería traicionar su confianza. Y puede que este compañero no solo no conozca este blog, sino que ni siquiera sepa lo que es internet. Pero sería una falta tremenda de respeto por esa persona, aunque el nunca llegara a saberlo. En ese sentido si soy muy tonto: La confianza es sagrada. Si alguien me confía algo, eso no saldrá de mi boca y negaré siempre saberlo, a no ser que esa persona decida hacerlo público. Y sólo en caso de que diga que yo lo sabía, yo lo reconoceré.

Será porque alguna vez han traicionado esa confianza que yo tenía en alguien y me he sentido tan mal y tan decepcionado que no quiero que nunca nadie llegue a sentirse así conmigo. Por ahora lo he conseguido y espero que no llegue a pasarme nunca.

Y ya veis, habla de privacidad uno que tiene blog, Facebook, Twitter, que no oculta su verdadero nombre, etc... Pero la privacidad no es un nombre ni un correo electrónico, ni 4 fotos en Facebook. La privacidad es que esas fotos no sean comprometedoras para mi ni para nadie de mi entorno, que este blog no contenga cosas realmente privadas mías ni, sobre todo, de terceros, que si alguien habla conmigo en confianza no se encuentre al día siguiente lo que me dijo colgado en el Facebook. Es absurdo el término privacidad en otras cosas. Hoy en día seguro que cualquier puede averiguar donde vivo, como me llamo, que coche tengo... solo indagando un poco en sitios que yo no controlo. Esa privacidad ya ha muerto. La privacidad que hay que preservar es la interior.

Y aquí comparto mucha de esa privacidad mía con vosotros pero espero que entendáis que una parte quede para mi, para mis amigos y para conversaciones privadas.

ACTUALIZADO: Menos mal que estáis ahí vosotros para corregirme. Yo que siempre digo que hay que citar fuentes y va y se me pasa decir cual es ese "blog de guionistas". Es bloguionistas.wordpress.com. Perdón por el ólvido

martes, 18 de enero de 2011

Médicos sin fronteras

Se que estoy hiperactivo con los blogs. Últimamente todo lo veo en modo post, todo me sugiere un post para escribir aunque, por suerte para vosotros, no tengo tiempo para publicarlos todos. Esta misma mañana, un twit me ha sugerido hacer un post sobre si la ecuación Apple=Jobs es cierta o no y el porqué. Sin embargo, un rato después he recibido un comentario en el post sobre el iPhone 4 barato, que sigue siendo el mas popular de este blog, donde Paquinho nos invitaba a ver la vida de otra manera.

Nos insinuaba que el dinero que nos gastamos en el iPhone podríamos invertirlo en una ONG, que él colabora con una cantidad similar todos los años y que, aunque usa mucho el móvil, prefiere manejarse con uno mas corriente y dedicar dinero a esa ONG. Y a mi estos comentarios me llaman la atención, porque no creo que nadie deba decir a nadie donde gastar su dinero, o invertirlo, o donarlo, o lo que sea.

Yo mismo hace ya unos cuantos años que colaboro con Medicos Sin Fronteras, aunque me haya comprado un iPhone y un iPad. Bueno, colaborar no, que no soy médico, pero hago una donación mensual. ¿Y porqué esta ONG y no otra u otras? Pues porque me gusta Médicos Sin Fronteras. Porque pienso que mucha gente muere en el mundo sencillamente por no poder ser atendidos por un médico para curarse una pequeña herida. Porque creo que los que participan son gente que merece la pena y que donan parte de su tiempo y dinero a hacer el bien a los demás sin pedir nada a cambio. Pero no les hago publicidad, que cada uno decida a quien quiere dar su dinero, si es que quiere y puede dar algo de dinero.

Y creo que poca gente lo sabe, creo que no se lo he dicho a mucha gente porque es algo que uno hace para si mismo y punto. No hay que hacer publicidad de esas cosas ni criticar a quien no lo haga. Hay muchos sitios de los que sacar dinero para hacer ese donativo. Con no salir de copas un fin de semana creo que puedes ahorrar tranquilamente 10-20 euros como poco y que esa sea tu donación sin que te impida comprarte un iPhone, que por otra parte a mi no me costó nada, pero aunque me hubiera costado 400 €. No creo que nadie pueda criticar eso.

Esa defensa de las ONG y de no consumir absurdamente no deja de ser algo muy discutible para mi. En un mundo como en el que vivimos, es imposible ser totalmente "puros" y vivir una vida preocupado por el bien ajeno. Solo quien realmente da su vida por esos temas, marchándose a ayudar y dejándolo todo atrás, lo consigue. Le comenté a Paquinho que por supuesto que no necesitaba un iPhone. Si me voy a una montaña a comer lo que la naturaleza me de, podría vivir. Pero no quiero vivir así, vivo en el mundo que vivo. Es imposible que en tu vida diaria, si lo piensas un poco, no estés ayudando a algún tipo de explotación o injusticia.

Hay que ser conscientes y consecuentes, hacer todos los intentos que uno pueda en ese sentido: comercio justo, ONG, comida ecológica, etc... Hay muchas formas de ayudar, pero tampoco nos podemos obsesionar con estos temas y, por supuesto, no podemos criticar a nadie por no dar su vida por los demás, aunque si admirar a quién llega a esos extremos y colabora en la medida de sus posibilidades. Es imposible mantenerse al margen de todas las injusticias que hay en este mundo en el que vivimos.

¿Cambiarlo? Pues no se en manos de quien puede estar. ¿Nuestra? ¿La unión de muchos granos hace una playa? Puede ser, pero llamadme incrédulo o desmotivado: no creo que se pueda cambiar nada a nivel individual. Yo solo pienso que uno, por muy global que sea el mundo, tiene que aportar sólo lo que pueda en su nivel y en lo que esté a su alcance, sin intentar cambiar el mundo.

lunes, 17 de enero de 2011

@mrtfernadez VS @mananascuatro

Hoy vuelve a tocar post sobre Marta, pero como ejemplo de algo mas: el uso de twitter por parte de personajes famosos y/o empresas y de las redes sociales en general en internet. Ya escribí en el blog de Marta lo que pensaba sobre su twitter, así que aquí solo resumen diciendo que está haciendo un uso, a mi entender, perfecto de twitter dentro de su contexto particular de personaje famoso.

También hablé en su día aquí del uso que yo veo correcto para twitter y lo que a mi me gusta del Twitter, pero hay que dejar claro que las circunstancias mandan. Con tanto ya escrito, espero que este post me salga corto, en homenaje a esos que se asustan cuando ven tanto texto ;)

El asunto aquí es que no es lo mismo que me cree y utilice un twitter yo, a que lo cree Lady Gaga o que lo cree Apple. Cada uno, y no son los únicos usos posibles, son diferentes. Yo escribiré lo que me plazca cuando me plazca. Enlazaré artículos que me interesen, os contaré mis tonterías particulares, lo que a mi me pase por la cabeza. Siempre con cierto cuidado, porque no hay que olvidar que es un sitio publico, donde si pongo a la hora de trabajar estoy tomándome unas cañas con un amigo, puede llegar a ojos no debidos.

Lady Gaga, pues pasará información a sus fans de conciertos, fomentará el fanatismo, mandará fotos en poses raras... digamos que alimentará su imagen pública, lo usará de manera absolutamente profesional para mantener vivos a sus millones de fans en todo el mundo, pero destacando cosas privadas (en teoría) de su vida que fomenten esa mitomanía hacia ella.

Apple enviará promociones, informará de lanzamientos, recomendará artículos sobre sus productos, etc. Aun mas profesional y, por supuesto, sin destacar ni mencionar nada de la vida privada de nadie, absolutamente corporativo.

Pero ¿y el caso de Marta? Para mi, la cosa se complica muchísimo. Ella, como decía en el otro post, tiene que mantener un equilibrio entre profesional y laboral. Cuando en las reuniones de preproducción se decidió crear un twitter para el programa de Cuatro, no se optó por crear la cuenta @mananascuatro, que hubiera sido la puramente corporativa, la más lógica si lo único que buscaban era promocionar el programa. Se optó por crear @mrtfernandez, personalizar la cuenta en Marta Fernández, y eso implica mucha responsabilidad, porque no solo está creada esa cuenta sino que la tiene la propia Marta y es la encargada de alimentarla.

El Facebook, por ejemplo, si es Las Mañanas de Cuatro. Eso si es totalmente corporativo, lo llevan directores de marketing, webmasters o lo que sea y Marta no tiene nada que ver. Ahí se dedican a poner videos del programa, promocionar próximas entrevistas, etc. Pura publicidad, que no lo critico, simplemente es lo que es. Pero el twitter DE MARTA está enlazado en la página oficial del programa como twitter oficial, la portada del twitter es totalmente corporativa, claramente está orientado de forma profesional, pero a la vez personalizado en ella, por lo que la cosa se complica, y se le complica a Marta. ¿Que puede y no puede decir ahí? ¿Puede dar rienda suelta a su imaginación? No, claramente no puede, tiene mas de 2500 seguidores ya. Y son gente interesada en ella pero también en el programa y también tiene que promocionarlo.

Ahí está esa dificultad añadida al uso de twitter, el combinar personal y profesional, el atender a sus seguidores mas personales y amigos profesionales, manteniendo a la vez el aspecto mas serio y profesional. Y lo está consiguiendo perfectamente.

Y ahí está el arte de twitter y las redes sociales en general, en la cantidad de usos que se pueden dar. Ya hablé también de La Pecera De Eva. Es curiosa la empatía de la gente con ese facebook (al menos cuando yo lo seguía, que era en Facebook aunque también tenían twitter). Alguien del equipo era el encargado de hacer las veces de Eva y alimentarlo como si fuera el Facebook de la auténtica Eva Padrón. Y la gente le respondía como si realmente lo fuera. La gente lo creia y escribía ahí como si se estuviesen en el Facebook de Eva Padrón. Y, por supuesto, proporcionaban mucho feedback a los guionistas, si es que sabía usarlo, claro, y tomar notas.

Sin duda Facebook y Twitter es un terreno muy virgen por explotar en el mundo de la televisión. Y el otro día comentaba Bloggorwell en el post del blog de Marta que las cadenas pueden perder la perspectiva y pensar que su audiencia es sus seguidores de twitter/facebook y no los datos de audiencia.

Las audiencias son lo que son y ya he hablado de la falsa realidad que provocan. Y sin embargo se siguen a pies juntillas en el mundo de la televisión. Recordar que esos datos son fruto de extrapolar unos cacharros colocados en un número concreto de casas al total de la población. ¿No sería igual de falso extrapolar los datos de seguidores de twitter al total de la población con Internet? ¿Por que no? Al fin y al cabo son matemáticas.

Pero es que las redes sociales aportan a las cadenas algo que los audímetros jamás aportarán. Interacción. Los internautas son, somos, gente activa. Comenta lo que le gusta, lo que no, porqué deja de seguir a un programa, que les gusta y que no. Eso jamás lo darán los audímetros. Y no digo que haya que tomar lo que se dice en internet como la biblia, pero si con la misma o mas seriedad que los datos que arroja cada mañana Sofres. Perdón, Kantar Media. Y a eso hay que prestarle mucha atención, pero mucha. No a cada comentario o twit particular, pero si a la linea general que muestran. Los audímetros pueden decir que algo va mal, pero las redes sociales pueden indicar que es ese algo que va mal.

El uso de las redes sociales e internet con la televisión aún está muy por estudiar, pero seguro que lo están haciendo. Leí hace ya tiempo que un altísimo porcentaje de televidentes en Estados Unidos ven la TV con el ordenador al lado. Yo mismo suelo tener siempre el iPad cerca por si algo me llama la atención y quiero buscar información o para twittear si tengo ocasión. Es algo que tienen que mirar mucho mas hoy en día que los frios audímetros, aunque sigan teniendo vigencia por ser lo único que hay, pero espero que solo de momento y que llegue un día en que desaparezcan las audiencias frías y se complementen con otra mucha información.

PD: Jooooo, otra vez me ha quedado largo :( Necesito un cursillo para aprender a sintetizar.

domingo, 16 de enero de 2011

Ocio en el trabajo

Llega el fin de semana y se nota hasta en internet que la gente trabaja menos. Como es normal, las páginas de noticias, al margen de las de prensa, están mas paradas. Será que no se genera información, pero es que incluso los blogs personales están mas vacíos. Suelo levantarme por las mañanas con un buen puñado de noticias en el Google Reader pendientes de ser procesadas por mi cerebro, pero llega el sábado y el domingo y no llegan ni a la mitad las lecturas pendientes. Y las visitas a mis blogs también suelen decaer bastante. Se nota que la gente se conecta menos a internet y se generan menos contenidos.

Entiendo que las empresas tengan sus merecido descanso y las webs oficiales generen menos información, así que las que se alimentan de ellas (que hay muchas, internet es una fábrica de réplicas) también se paren bastante. Pero ¿y los blogs personales? ¿Y los twitters? ¿Y las visitas?. No se donde van, quizás yo es que tengo un uso de internet un tanto atípico. Os cuento.

Yo trabajo, y obviamente agradecido. Durante la semana, aunque en mi trabajo uso internet, no puedo hacer mucho mas que mirar correos, webs e información relacionada con la empresa. En alguna breve pausa puedo echar un vistazo al móvil para mirar los twits y poco mas. Tal vez no se buscar en el trabajo esos momentos de relax y me concentro demasiado en el trabajo. Tal vez me presiono (o me presionan) demasiado y me siento culpable si una tarde abro el twitter para ver como anda la cosa con el ordenador de la oficina. Quizás me paso tomándome el trabajo demasiado a pecho, porque unos minutos de pequeña desconexión cada cierto tiempo todo el mundo dice que es beneficioso para la concentración y para, a la larga, ser mas productivo.

En cambio noto cada vez mas que la gente se conecta desde sus trabajos, que responde twits desde allí, correos, accede a las páginas (de otra forma no entiendo el descenso de visitas de mis blogs los fines de semana). De hecho, tengo algunos amigos y amigas que no tienen internet en casa y que mantienen una intensa vida social por internet, solo desde el trabajo, que creo que ya es excesivo. Pero me planteo si es que yo soy un poco tonto en ese sentido. Si no hay que tomarse el trabajo con seriedad pero sin dejar que te absorba tanto. Tomarme esos momentos de pausa.

Tampoco se si es ético eso, la verdad. Supongo que estoy muy chapado a la antigua, pero entiendo me pagan para trabajar, no para escribir mi blog ni para leer mi Google Reader. Puedo entender un momento de pausa en un momento de saturación, pero para eso, en el trabajo, prefiero dar un pequeño paseo por la oficina, aunque sea hasta la máquina de café (que en mi empresa no hay, es una forma de hablar) para estirar las piernas. Supongo que, como en todo, la virtud está en el término medio. En sacar adelante con profesionalidad tu trabajo, sabiendo encontrar esos momentos de pausa en internet, cosa que veo que la gente sabe hacer bastante bien.

Yo conecto a internet casi exclusivamente en mi tiempo de ocio: mediodía, noches y fines de semana. Quizás tenga que aprender también a buscar momentos de ocio en el trabajo que me ayuden a desconectar y seguir trabajando.

sábado, 15 de enero de 2011

¿Media naranja o medio limón?

Ayer charlando por twitter con la amiga LaGeller, que espero que esté en proceso de perdonarme mi infidelidad twittera, salieron a colación relaciones de pareja. Cuidado, mal pensados, no entre LaGeller y yo, que todo lo personalizáis.

Comentó que aunque el mito de que los polos opuestos se atraen, en cuanto a las relaciones de pareja, es completamente falso. Yo le dije que ahí no estaba de acuerdo, en base a lo que yo conozco pero que era muy largo para contarlo en twitter y que era carne de post así que aquí esta dicho post, para que LaGeller pueda explayarse luego rebatiéndolo, que me encantará leerla.

Como le dije, no soy experto ni mucho menos. Ni he estudiado el tema, ni he leído... solo me puedo guiar por lo que he visto en parejas que conozco y por vivencias propias. Aclarar que lo de las vivencias propias no tiene demasiado sentido aplicarlo, porque aquí me tenéis soltero y sin compromiso, hasta que alguna moza casadera decida echarle el lazo a este buen partido o se deje enganchar por el mio. Pero algo si que puede aportar, aunque seguramente será un ejemplo de porqué al final tiene razón LaGeller y para que una pareja funcione no pueden ser tan diferentes sus miembros.

Yo siempre he resumido mi teoría en la frase de arriba. Se dice que todos tenemos nuestra media naranja, pero yo siempre he pensado que buscamos nuestro medio limón. Siempre he pensado, y así lo veo en muchas parejas que conozco, que lo que buscamos no es alguien como nosotros mismos, sino alguien de quien admiramos cualidades y cosas que nosotros no tenemos. Esas son las personas que realmente nos atraen. Seguramente porque a nosotros mismos nos conocemos de sobra y sabemos nuestros defectos y virtudes. Y siempre hay cosas que nosotros no tenemos y que admiramos en los demás. Si eres extrovertido/a, te atrae el silencio y halo de mistrio que ves en una persona tímida. Si te gusta el cine americano, te gusta que alguien te lleve a ver otro tipo de cine y te descubra sus bondades. Si eres rubio, te atrae la gente morena... Así prácticamente con todo.

Por no hablar de temas de conversación. Que aburrido si ambas personas piensan igual de cualquier cosa. Que poca conversación ¿no?.

Que bonita esa casa.
Si, es preciosa.

Enriquecedor al máximo. ¿No creeis que es mas divertido algo así?

Que bonita esa casa.
Pues a mi me gusta mas la de la derecha
Pero si es toda cuadrada.
Pues por eso, simétrica. La que tu dices no tiene forma ninguna.
Si, pero la mía tiene unos ventanales por los que debe entrar una luz por la mañana tremenda.
Ya, para que te despierte los domingos que puedes dormir. Además, por esas ventanas se va todo el calor.
Pero es que por la otra no entra vida. Por dentro tiene que ser como la casa de los Monsters.
...

Y así podría continuar la conversación durante mucho tiempo. Mas ameno, ¿verdad?. Lo que quiero decir con esta estupidez, que se que es una estupidez, no os creáis que no me he dado cuenta, es que ver enfrente tuya a una persona demasiado parecida a ti sería como estar continuamente mirando a un espejo y hablando contigo mismo. Por supuesto, no se trata de ser la noche y el día y no coincidir en nada. Tiene que haber valores comunes en la base que se compartan. Las cosas que realmente son importantes tienen que ser comunes. Uno no puede iniciar una relación con idea de jamás en la vida tener un hijo y que tu pareja esté deseando ser padre/madre lo antes posible porque la ilusión de su vida sea tener niños correteando por la casa.

Para que una pareja funcione, lo realmente importante para una de las partes tiene que ser igualmente importante también para la otra parte, porque de otra forma no se puede construir un proyecto común. Sin embargo, todo lo demás, cuanto mas diferente sea, mas hará que la relación se mantenga viva y que funcione. Y como os digo, conozco parejas así y que llevan ya tiempo juntos y casados y con niños. Esas tremendas diferencias en lo supérfluo crean una tensión, equilibrada por una base sólida de principios básicos, son los que mantienen, a mi entender, la vida en la pareja.

Ya veis, reflexiones básicas sobre algo de lo que no debería hablar en absoluto porque soy el primero que no conoce de primera mano el tema. O mejor dicho, que nunca ha conseguido que una relación funcione.

El Blog de Marta Fernández

Pues si, creo que ya es publico y notorio (de hecho, no se si alguien no lo sabía ya), que tengo un blog dedicado a Marta Fernández. No tengo bastante con un blog, que me pongo a escribir 2. Cosas que pasan cuando uno tiene tiempo y le gusta escribir, aunque no sepa. Amigos personales que leéis este blog ya lo sabíais. Otros los habíais ido sabiendo indagando en mi perfil y otros pocos mas lo han descubierto esta semana porque Marta Fernández se ha abierto una cuenta en twitter con motivo de su nuevo programa en Cuatro y, obviamente he empezado a seguirla, escribir y he puesto algún enlace al blog. A medida que la gente lo ha ido sabiendo, siempre me han hecho la misma pregunta: ¿Por qué? Y siempre he eludido la respuesta porque creo que ni yo mismo lo se.

Os cuento un secreto sobre mi proceso de "creación" de post en este blog y el otro. Se me ocurre una idea por el motivo que sea y, si me ronda en la cabeza el tiempo suficiente, me pongo a escribir sobre ella. No me documento, no reflexiono, no lo estructuro... todo lo que se supone que debe hacerse con un artículo, que un post se supone que es un artículo, lo mando a tomar viento fresco a la farola. Yo parto de la idea y me pongo a escribir. Así quedan las cosas que quedan muchas veces, que no hay por donde cogerlas.

El caso es que creo que ha llegado el momento de intentar descubrir el porqué de haber creado un blog Dedicado a Marta Fernández, porque ahora mismo, al principio del tercer párrafo, yo mismo no lo se. Voy a seguir el proceso habitual: comenzar a escribir y a ver si al final de este viaje, juntos, llegamos a descubrirlo.

Hace ya tiempo que la vi por primera vez en el informativo de Telecinco, creo que fue justo cuando empezó. Creo que paso mas tiempo leyendo webs de televisión que viendola. Me parece recordar que leí lo de su fichaje por Telecinco y me llamó la atención. Mas que nada porque le daban mucho bombo y yo, tengo que reconocerlo, no la conocía. Intenté averiguar un poco y aparte de una triste página en la Wikipedia, poco mas encontré, así que lo dejé pasar. El informativo de Telecinco de mediodía suele ser el que mas veo, antes de estar Marta Fernández allí también. Así que poco a poco empecé a verla y me acostumbré a su voz, a su imagen, a su forma de dar las noticias... No se, pocos periodistas (hombres o mujeres) me llaman la atención. Para mi suelen ser solo bustos parlantes, no suelo darles mas importancia. Quizás Angels Barceló fuera de las pocas que si me gustaba especialmente su forma de dar las noticias, así como el tandem José Ribagorda y JJ Santos en sus tiempos también de Telecinco, que me parecía que hacían un buen equipo que luego ha perdido toda la chispa que tenían.

Sin embargo ella si me llamaba la atención. Fue pasando el tiempo y me fui acostumbrando. Muchas veces usaba el informativo para echarme una pequeña siesta de 20 minutos. Suelo dormir unas 5-6 horas cada noche y para mi ese relax en el sillón delante de la tele me recupera para soportar la tarde de trabajo. Antes de estar ella recuerdo que me quedaba dormido al poco de empezar el informativo y me despertaba prácticamente para los deportes. En cambio, con ella me cambió ese hábito y cuando empezaba a hablar me despertaba y me quedaba viéndola y escuchándola, así que decidí empezar a dormirme un poco antes :) Cuando la pasaron a la noche de nuevo empecé a quedarme dormido cuando empezaba el informativo, así que pasé a verla por las noches porque de otra forma no veía ningún informativo y es algo que no me gusta. No me gusta estar desconectado del mundo en absoluto y, aparte de lo que leo por internet, me gusta ver al menos un informativo en televisión.

Y entonces me piqué. ¿Quien era? ¿De donde había salido? ¿Hacía algo mas que presentar informativos? ¿Escribía? ¿Participaba en radio? Empecé a buscar y me di cuenta que era dificilísimo encontrar información de ella, mas allá de las habituales páginas y foros de capturas donde se centraban en los días que tenía mas escote. Y viendo que el único sitio donde la gente comentaba donde había estado, lo que había hecho y cosas así era en los comentarios de un post de un blog, en chica de la tele. Y vi que otros periodistas tenían sus blogs, sus páginas de amigos, sus facebook... y en plena desmotivación con El Blog del Jugópata, que ya no me aportaba nada personalmente y acababa de cerrarlo, decidí que porqué no creaba un blog dedicado a Marta Fernández.

Siempre tuve muy claro que no iba a ser un blog de capturas y videos con escotes, aunque si tendría fotos y videos. Uno ya no es un quinceañero que lleve una carpeta al cole con fotos de Tokyo Hotel. Tampoco soy un salido que ande buscando fotos de tías en pelotas por internet y que quisiera fotos de Marta Fernández con grandes escotes. Vamos a ser sinceros: si algo me llamó la atención de Marta cuando la vi en las primeras fotos de su fichaje por Telecinco y en los primeros informativos fue su imagen. Joven, guapa, morena (una mujer con melena morena es una debilidad personal)... Pero con el tiempo, con ese proceso de acostumbrarme y encandilarme por su forma de presentar, me sentí interesado por ver que mas había detrás de esa belleza.

Sin embargo, no monté el blog para recopilar fotos o videos, sino para escribir/hablar. Ver si había mas gente con información sobre ella, si tenía mas proyectos, si tras ese busto parlante había algo mas o era simplemente alguien que leía un prompter con estilo. Y fui descubriendo que había mas. Que había una periodista como la copa de un pino, que se había forjado en las entrañas de CNN+ (D.E.P.), que había estado al pie del cañón en CNN+ el 11-S como una jabata, ... En definitiva, que no era un busto parlante sino una periodista.

Y descubrí algunos videos más, como uno en el que presenta su casa (la de verdad, no la que tiene ahora en Cuatro), que había trabajado en el Magazine de Concha Garcia Campoy(cuando tenía un magazine). Y comenzó a cambiar de puesto, a pasar de un programa a otro, a hacer apariciones, y me di cuenta que merecía la pena mantener el blog porque me interesaba y había mucha gente también interesada. Y entraban a buscar información sobre ella, y compartían información que no tenía. Incluso llegó gente buscando a Marta a nivel profesional y pude ayudarlos a contactar con ella, aunque al final, por desgracia, no sirvió de mucho.

Y llegaron también malos rollos que estuvieron a punto de hacerme tirar la toalla, y luego tiempos mejores, con sus nuevos proyectos, sus nuevas apariciones, muy buena gente que me mandaba informaciones, fotos, videos... En definitiva, me mantenían motivado y me gustaba sentir (estúpidamente) que de alguna forma la estaba apoyando, aunque ni ella misma supiera de la existencia de ese blog.

Y es raro, porque ni la conozco, ni la conoceré, ni saco nada a cambio. Y ahora que Marta tiene un blog, hasta se me ha pasado por la cabeza cerrar el que tengo yo. Al fin y al cabo solo es un punto de encuentro, un lugar donde expresar lo que pienso sobre ella y que la gente pueda expresarse. Y ahora, habiendo un sitio oficial, me planteo si tiene sentido. Y no se si lo tiene, pero me gusta hacerlo. Me gusta escribir, saber que la gente lo lee, que la gente, aunque haya blog oficial, sigue entrando a mirar aquí. Y personalmente puedo escribir mas, dar rienda suelta a mis pensamientos. Y creo que no es malo que haya un sitio no-oficial, donde puedan darse otras opiniones que, quizás, en un sitio oficial no deban tener cabida. Porque un sitio oficial es para alabar bondades y para, de alguna forma, vender un producto.

Al no ser oficial, tengo la libertad de poder dar mi opinión mas sincera, tanto si es buena como mala. Porque como dije antes, uno hace ya tiempo que dejó de ser un quinceañero fanático y ciego, aunque algo quede siempre en el corazón.

Solo una cosa me ha quedado pendiente en el blog, aunque ya no la necesito: recibir algún mensaje personal de Marta en el blog, porque se que hace tiempo que lo lee, aunque no haya escrito. Pero como os digo, ya no lo necesito porque me basta con saber que lee lo que escribo, aunque no obtenga respuesta. Además, hay un buen grupo de personas que entran y que, por lo que comentan, encuentran cosas interesantes. Y con eso me conformo.

Al final, creo que no llegamos a ninguna conclusión sobre el porqué tengo un blog Dedicado a Marta Fernández. Quizás es sencillamente porque no hay razón alguna. Simplemente porque merece la pena dedicarle un blog a Marta Fernández.

viernes, 14 de enero de 2011

Hierros

Como ya sabreis, durante mucho tiempo he sido informático de profesion. Programador, para más señas. De los que hacen esos aburridos programas de gestion donde se mete la cotabilidad, la facturacion, el stock... Si lo se, nada especialmente creativo y admirable, pero es lo hay e incluso había gente que se alegraba al verme porque solucionaba problemas y facilitaba el trabajo a la gente que trabajaba en la empresa.

He conocido muchos tipos de empresa, muchos tipos de personas, gente buena, gente guapa, hasta me eché una novia que conocí gracias al trabajo. De todo pasa en tantos años trabajando para tantos clientes. Hoy en día la informática esta al alcance de todos, en todas las empresas y es algo relativamente barato. Pero hubo un tiempo donde un ordenador sencillo, de los mas básicos, podía costaste tranquilamente medio millón de pesetas de las de antes. Mas de 3000 € de los de ahora. Y hablo de hace muchos años, cuando un sueldo normal no llegaba a los 500 euros.

La gente era, en general, nula totalmente en cuanto a ordenadores. Pero incluso dentro de este normal desconocimiento, los había especialmente torpes. Gente que, como digo yo, llevaba toda su vida criando cabras en el monte y que con el dinero que habían reunido habían montado una empresa y querían ahora modernizaría y meter eso de los ordenadores.

Las reuniones para explicar a según que cachos de carne con piernas (con todo mi cariño porque salvo excepciones todos eran buena gente) lo que ibamos a instalar eran entre divertidismas y patéticas. Hablarles de ordenadores, la red, impresoras, scanners, SAIS,... era en muchas ocasiones como predicar en el desierto ante una duna de arena. Sin embargo les reconozco a todos las ganas y el interés, en gran parte motivado por la enorme inversión económica que iban a realizar, claro está.

Pero tras su ignorancia informática total y normal en aquellos tiempos, había una gran inteligencia en general y empresarial en particular. Esto motivaba a veces conversaciones de lo mas interesantes. En una de ellas, uno de los que yo denomino con cariño cacho se carne con patas, soltó una frase lapidaria que, casi 20 años después, aun no he olvidado.

Mi jefe de entonces intentaba convencerle de las bondades del ordenador principal que le íbamos a vender para convencerle que nos lo comprara. Que si disco, que si la red, de si el chenix de unizys (esto último se que solo unos cuantos lectores lo entenderán). Y este cliente calló a mi jefe y le soltó lo siguiente:

- A mi no me vendas los hierros. Al final eso te lo compraré a ti o a cualquiera, porque eso es lo de menos. A mi cuentame el meollo, el programa que me vas a instalar.

Que razón tenia. Dentro de su simpleza, dijo algo que muchísima gente no tiene en cuenta. El ordenador no es mas que un cacharro. Puede ser mejor o peor, pero lo importante es el software que lleva dentro. Y no es este un post donde vaya a hablar de Apple y las bondades de su software, hablo de otra cosa muchísimo mas importante y universal: datos.

¿Cuantos de vosotros/as tenéis copias de seguridad de vuestros datos? Espero que haya muchísimas manos levantadas, porque si no os la estáis jugando. Cualquier ordenador, por muy caro que sea, de diseño, un Mac de ultima generación. un PC recién comprado con nosecuantos GB de memoria, nosecuantos TB de disco duro, monitor de 20 pulgadas y tarjeta gráfica de mil millones de teraflops por microsegundo. O un portátil ultraligero con 20 horas de autonomía, WIFI y 5G, que todavía no existe pero la trae incorporada para cuando la inventen. Pensad la maravilla que queráis de ordenador. Me da igual. ¿Sabéis lo que os digo? No tenéis mas que un montón de hierros.

Hierros que funcionan perfectamente pero que se pueden sustituir y, sobre todo, romper. Porque por mucha tecnología que haya ahí dentro, lo único que realmente importa y que no tiene precio alguno es vuestra información. El trabajo que estáis preparando para el fin de carrera, esa novela que lleváis escribiendo por gusto unos 10 años. Los datos de la facturación de vuestra pequeña empresa desde el primer dia. Esas fotos del primer cumpleaños de vuestro hijo. ¿Cuanto vale eso? ¿Donde compráis eso de nuevo si se os rompe? Eso si que no son hierros. Eso son recuerdos, memoria, datos, sentimientos. Eso no son frios circuitos, eso es parte de vuestra vida.

Me resulta curioso que pasemos semanas mirando precios de ordenadores, modelos, marcas, características... Hasta encontrar el hierro mas potente que nuestro presupuesto nos permita comprar. Y sin embargo, muy poca gente dedica una pequeña parte de ese presupuesto en comprar algo tan básico como un disco duro externo para poder guardar en el, proteger, esa parte de nuestra vida que vamos a meter dentro de de esos hierros.

Pensadlo, buscad en vuestros discos duros esa parte real de vuestra vida. No hablo de esas pelis o música bajados de internet, eso es igual de reemplazable que los hierros, hablo e VUESTROS datos, eso que es irremplazable, eso que no podéis bajar del eMule ni del Ares, ni comprar en Steam o iTunes. Eso que no tiene precio y que, al igual que otras muchas cosas de nuestra vida, pensamos que siempre van a estar ahí y nunca se van a romper. Coged esas cosas y haced una copia. A un disco externo o dos, a un par de dvd's, a un pendrive, donde queráis, pero ponedlos a salvo por si los hierros fallan.

A veces una relación que parece que va a ser eterna un día se rompe, y es entonces cuando nos lamentamos por no haber tenido el cuidado que se merece por esa amistad o esa pareja. Ocurre igual con ese trozo de nuestra vida que cada día es mas digital. He visto gente llorar porque su disco duro se había roto y perdía horas de vídeos de sus hijos y fotos familiares o un trabajo que estaba a punto de terminar y del que dependían varios años de carrera.

Cuidad todo lo importante en vuestra vida: amigos, pareja y vida digital.

PD: post no patrocinado por Seagate, Maxtor, Iomega, Verbatim ni ningún fabricante de discos duros externos o soportes de grabación ;)

jueves, 13 de enero de 2011

Always look on the Zen side of life

Perdón por el parafraseo a los Monty Phyton y su Life of Bryan, que es mi particular homenaje a una grandísima película que me encanta y a una estupenda escena como la de ese coro de crucificados cantando el Always Look on the Bright Side of Life mientras esperan silbando tranquilamente que les llegue la muerte.





Al margen de la peli, que si no habéis visto ya estáis tardando, ya sabéis que últimamente digo mucho que estoy muy Zen, que tampoco creo que esté ni bien expresado, pero que espero que entendáis lo que quiere decir. Intento que nada me afecte negativamente y mirar siempre el lado positivo de las cosas. Pues sigo con mi vena Zen y hoy he tenido una buena oportunidad de demostrarlo y comprobar que, efectivamente, funciona. Las cosas muchas veces no son como parecen sino como uno las ve.

Ya os he hablado que el estrés es algo contagioso, al igual que comentabais el otro día que lo es la felicidad, o la tristeza. Al fin y al cabo es un estado de ánimo y es igual de fácil que te afecte. Yo diría que incluso mas. Pero contra todo se puede luchar si tienes voluntad. En mi trabajo ya sabéis que lo que abunda es el estrés, propiciado principalmente por un par de personas. Y reconozco haber sido siempre muy chantajeable emocionalmente, sobre todo por una de esas personas, que o bien me arrastraba a esa vorágine frenética o bien me enojaba por verla en ese estado sin sentido en muchísimas ocasiones. Porque el estrés es bueno, pero en determinadas ocasiones, está científicamente demostrado. Te activa no solo la adrenalina, muchas mas hormonas y funciones corporales que te ayudan a salir de una situación peligrosa o conflictiva. Pero lo que no es lógico es vivir permanentemente en ese estado, que lo único que provoca, aparte de propagarse al entorno, son problemas físicos reales.

Pues esta mañana he estado a punto, otra vez, de ser llevado a esa rutina de estrés o enfado por esa persona. Y de repente me ha salido la vena Zen que me invade estos días y he sabido decir que no. He sabido no dejarme atrapar por esas palabras y salir inmediatamente de ahí. Me ha costado una mala reacción por parte de esa persona, pero también he podido aplicar mi pensamiento Zen y no dejar que su respuesta me llevara al estado de culpabilidad que me hubiera llevado en otras ocasiones. Porque tengo que reconocer que soy una persona a la que le cuesta mucho decir que no, cosa que se que tengo que enmendar (ya va siendo hora) y en eso estoy.

La cuestión no es decir no por la negación en si, sino porque sepas que a no ser que rechaces algo, solo vas a conseguir resultados negativos para ti. Y eso es exactamente lo que me hubiera producido esta mañana. De haber cedido y no haberme negado, a las 2 horas el estrés hubiera desparecido donde estaba (supuestamente) y para esa persona, pero a mi me hubiera provocado mucho retraso en mi trabajo, que como he comentado en Twitter tenía hasta el punto de que he comido solo en un ratito en la oficina porque no podía venir a casa y me he tenido que quedar por allí sacando trabajo.

Y esa persona, tan estresada en ese momento, al final al final ha estado muy tranquila a partir de media mañana, por lo que el estrés no era para tanto. Pero se que en otro momento menos Zen de mi vida hubiera caído, hubiera pensado que realmente tenía que dejar todo lo que estaba haciendo y que tenía por hacer para ayudar a los demás. Y, por una vez, he sabido no sólo decir que no, sino no sentirme culpable por ello y seguir feliz con mi trabajo dejando que el estrés siguiera ahí en su sitio hasta desaparecer, cosa que no ha tardado demasiado en suceder como os he contado. Y el mal rollo con esa persona también, porque si no acudes luego con malos rollos y dejas que el tema repose un poco, se pueden hablar las cosas con tranquilidad y solucionar los problemas. Y es que esa intención no tiene ninguna mala intención ni ganas de fastidiar a los demás. Simplemente es que se altera demasiado y convierte un pequeño problema o un momento de agobio en lo peor del mundo. No está en el lado Zen de la vida.

En definitiva, que el lado Zen mola. Hay que mirar al lado Zen de la vida. Pensar positivo es bueno. Tener las ideas claras y no dejarte llevar por las circunstancias. Unos segundos de reflexión antes de actuar. Always look on the bright side of life.

miércoles, 12 de enero de 2011

¿Saturación de información?

Twitter, Tuenti, Facebook, Google Reader, Meneame... ¿Cuantas fuentes de información consultáis a diario, cuanta sois capaces de digerir? Yo, visto lo que estoy viendo últimamente, muy poco en comparación con el resto de la gente. Yo miro el Google Reader, donde recibo la información y nuevas publicaciones de páginas que me gustan, 3-4 veces al día. Un mínimo de 50 noticias cada vez, así que recibo al día mas de 200 noticias sin duda, solo por el Google Reader.

Twitter: tengo 61 "personas" a las que sigo. Lo de personas va entrecomillado porque muchos son otras webs o sitios oficiales. Aquí si que no os puedo contar cuantos recibo al día, pero son muchísmos los tweets que recibo. Y no doy a basto con ellos, porque muchísimos son a su vez enlaces a páginas con información. Y se que seguro que me pierdo cosas interesantes, pero es que no puedo.

Ya de facebook y otras vías hablo poco porque no consigo aclararme con ellas y me pierdo con la forma en que está estructurada la información, así que no la llego a ver con claridad. Pero en definitiva todo esto viene principalmente por el twitter. Veo que mucha gente sigue a 200-300-500... ¿Realmente se puede procesar toda esa información del twitter? Porque hablo solo del twitter, pero seguro que acceden a otras fuentes de información adicionales, como el reader. Y porque en twitter la información viene muy condensadita. Pequeños enlaces que, en muchas ocasiones, te llevan a grandes artículos. Grandes en cuanto a buenos y extensos.

Se dice que la gente de internet está alienada, que solo chatea y ve páginas guarras. Yo creo que muchísima gente asidua a internet está tremendamente mas informada que muchos estudiosos que se supone que saben del todo. Quizás no es experta de nada, pero tiene una visión global mejor, porque además bebe de muchísimas fuentes, no tiene una visión sesgada.

Un profesor mío muy querido decía que para estar informados había que comprar 2 periódicos. Hoy en día no te tienes que conformar con dos, puedes tener en un momento casi cualquier periódico desde cualquier ángulo.

El problema es que yo creo que a veces tanta información nos llega a saturar. Por lo menos a mi, que quizás soy mas corto a la hora de procesarlo, que no lo discuto. Yo sería incapaz de seguir 500 fuentes en twitter por mucho que me interesen. Quizás me he atrofiado el cerebro. Quizás debería ponerme a agregar fuentes para irme acostumbrando.

Dicen que el cerebro es como un músculo que necesita entrenamiento. A lo mejor debería empezar a entrenarlo un poco mas.

martes, 11 de enero de 2011

Feliz

Pues si, últimamente estoy feliz. Supongo que suena raro leer esto en este blog, donde estáis mas acostumbrados a escuchar mis penas o mis disertaciones sobre tecnología o lo que sea. Es curioso, creo que muchas veces sentimos hasta mas pudor al decir que estamos felices que tristes. Creo que la tristeza genera una especie de conexión entre todos. Todos nos sentimos tristes, deprimidos, agobiados... es mas fácil hablar de estas cosas con los demás porque rápidamente generas empatía. Todo el mundo se identifica contigo y está dispuesto a ayudarte (bueno, menos algún que otro impresentable, claro).

En cambio, la felicidad es algo mucho mas subjetivo. Yo propondría un estudio psicológico de estos chorras y que nunca entenderé quien paga. Juntar en un cine a 100 personas, por poner un número redondo, todas desconocidas entre ellas. Se pone un minidocumental triste, con música de violines, perros abandonados, madres llorando por la pérdida de sus hijos... cosas tristes de narices. Seguro que el 90% acaba llorando. Al mismo grupo, que les pongan unos chistes de diferentes cómicos. Seguro que ahí la cosa cambia, que unos se ríen de unos chistes, otros de otros,... Esto ya es distinto. Cada uno se siente feliz o se ríe por cosas diferentes. Por eso creo que la felicidad es algo que, aunque podamos intentar contagiar, no se puede compartir. No puedes esperar que la gente se sienta feliz por las mismas cosas que tu, porque lo que te hace feliz a ti no tiene porqué ser lo mismo que hace feliz a los demás.

A veces, hasta cuesta reconocer que eres feliz cuando la gente a tu alrededor está agobiada, triste, enfadada... da como vergüenza reconocer que tu no tienes problemas o que, por lo menos, las cosas buenas que vives en ese momento están superando a las malas. Pero así estoy yo estos días, feliz. Por múltiples motivos, muchos que no entenderíais.

Entre los que si podéis entender, pues está el tema de que, por fin, me han dado el alta definitiva en el médico. Ya se pasó el resfriado, el tema del porrazo con la moto y soy una persona casi normal (nunca seré normal del todo y a mucha honra). Supongo que estar bien físicamente afecta mucho al estado de ánimo en general.

Por otro lado, ciertos "problemillas" económicos se han solucionado gracias a la paga de Navidad, así que una preocupación que me quito de en medio. En el trabajo ya os comenté en el post de la nueva temporada que la cosa se prevé de cambios que en principio me parecen buenos, así que menos preocupaciones. Porque el trabajo conlleva preocupaciones si lo tomas en serio, pero las preocupaciones de trabajo, si lo haces a gusto, no son preocupaciones, son solo trabajo.

Y me estoy tomando el trabajo de otra manera, sobre todo con los compañeros/as. Evito malos rollos, intento alejarme de cotilleos e historias y unirme a las conversaciones amenas. Supongo que esto es debido también en parte al mes de baja, que ha hecho que llegue muy recuperado psicológicamente y muy desconectado de historias y malos rollos, que hay muchos.

Y cada día me siento mas contento con el blog porque veo que os gusta y que comentáis y que aportáis de todo. Y os aseguro que tanto este blog como el otro me comen un tiempo que dedico con gusto porque me encanta hacerlos, pero cada día me siento mas reconfortado sabiendo que os motiva a escribir y contestar. Y ojo, que no pido con esto que comentéis mucho. Comentad como ahora: cuando os de la real gana, porque vuestros comentarios valen su peso en oro, nadie puede pedirlos.

Y alguien dirá que me falta casarme, echarme novia, o lo que sea, pero sigo manteniendo lo que dije hace ya mucho tiempo en este blog: la soledad buscada no es soledad mala, sino una satisfacción.

Pero por encima de todo esto, de todas esas cosas que puedo contar y, en cierto modo, medir, hay cosas que son mas personales pero que me están llenando de satisfacción interna desde hace unos días. Pequeños detalles seguramente absurdos para cualquiera, pero que hacen que mi ánimo se levante y que me vaya a la cama con una sonrisa. Ojo, que he dicho se me levanta el ánimo, no otra cosa, que por aquí hay mucho mal pensado. No los puedo contar aquí en público, pero además tampoco creo que nadie los entendiera, así que esos pequeños detalles me los guardo para mi, en un rinconcito de mi corazón, bajo llave, pero a mano. Porque son de esas pequeñas cosas que sé que de vez en cuando necesitaré sacar para recordar que las alegrías surgen cuando menos te lo esperas y de donde menos puedes imaginar.

Es curioso. La última vez que hablé de pequeños detalles fue uno que me hundió bastante. En cambio hoy son otros pequeños detalles los que me suben la moral. La vida no son grandes fortunas, grandes acontecimientos, ocasiones especiales... la vida está hecha de pequeños momentos con un gran poder.

PD: El Ying Yang que ilustra el post, que os puede parecer raro, es por dos motivos. Porque es un símbolo que me encanta y nunca lo había puesto aquí, y porque representa como somos. Mitad Blanco, mitad negro. Mitad bueno, mitad malo. Mitad feliz, mitad triste. Todo a partes iguales, solo que algunas veces miramos el blanco y otras el negro.


PD 2: El día que me encuentre aquí un comentario de alguien que yo me sé, os aseguro que me da un patatús de alegría ;)

lunes, 10 de enero de 2011

Obsolescencia programada

Mola el palabro, ¿a que sí? Pues con todo lo raro que es, yo os aseguro que no lo había escuchado hasta ayer, resulta que anoche fue Trend Topic en España de Twitter. Así, como lo leéis. ¿Y de donde viene? Pues es muy antiguo, pero el motivo de hacerse popular ayer fue por un documental llamado "Comprar, tirar, comprar" emitido en La 2. Para que luego digan que los documentales de La 2 no los ve nadie.

El documental y, por supuesto el concepto, tienen miga. Nos habla de como se diseñan los productos para que no duren demasiado. Es algo que ya conocemos los informáticos por desgracia. Uno de los ejemplos precisamente del documental, que se va resolviendo durante todo el reportaje, habla de una impresora que deja de funcionar y que, al llevar a reparar, todo el mundo dice que es mas barato comprar una nueva. Si claro pero, ¿por qué tengo que comprar una nueva si la mía tiene poco tiempo, relativamente? Pues porque es lo que los fabricantes quieren. Que pasado un tiempo no muy largo, tengas que comprar una nueva. Con esto, obviamente, la economía crece de una manera irreal. La gente compra impresoras (por centrarme en el ejemplo, pero extensible a muchas otras cosas, como puede verse en el documental), así que hay fabricas que las hacen, trabajadores que las ensamblan, factorías que producen los componentes... Si la impresora te durase toda la vida, llegaría un momento en que la producción de nuevas impresoras disminuiría y se generaría paro y depresión económica.

Os pongo ese ejemplo, pero hay muchísimos mas en el documental y muchísimas mas implicaciones sobre el tema: polución, residuos, etc... Es muy interesante de ver realmente el documental. Es de esas cosas que, en el fondo, sabes pero nunca imaginas que esté tan sumamente estudiado y planificado a nivel mundial. Todos hemos dicho u oído decir eso de "las cosas antes duraban mas". Y es cierto. Por cierto, la historia de la impresora tiene miga, en serio. No dejéis de verlo hasta el final para saber si la arregla o no. Sencillamente genial.

No hablo mas hoy y os dejo con el video, que es lo que interesa. Aprovechad para verlo pronto porque dice la página de RTVE.ES que mantienen los videos 2 semanas, así que no os aseguro que vaya a durar mas.




Gracias a @sanchez_sonia y @mrtfernandez. A través de sus comentarios de anoche por twitter descubrí el documental.

domingo, 9 de enero de 2011

Nueva temporada

Pues si, se acaban las navidades. Para mal y para bien. Para mal porque se terminan tantos días libres, se acaban los regalos, los re-encuentros "obligados" con amigos y familiares, el turrón, los mazapanes... Para bien porque termina el gasto excesivo, la comida excesiva, la bebida excesiva, las zambombas, las panderetas... Vamos, que todo vuelve a ser normal. Trabajo en horarios normales, quedar fines de semana o días mas razonables,... Toca ponerse unos días a dieta para depurar el cuerpo e intentar empezar a cumplir los propósitos de año nuevo.

Yo lo cierto es que agradezco esta vuelta a la normalidad. Volver a coger una rutina de trabajo que, además en mi caso con las bajas, está totalmente perdida. Volver a recuperar el sueño en horas normales, comer algo mas sano. En fin, una cierta tranquilidad que, para mi, es muy de agradecer. Quizás es necesario que haya una rutina para que nos apetezca salir de ella. Cuando llevo tanto tiempo sin ella, la necesito.

Echaré de menos las fiestas y la gente. Algo de la comida, pero no demasiado. Si, quizás soy un hombre un tanto de rutinas ya. No me gusta tanto descuadre y tanto descontrol. Prefiero tener ciertas rutinas que se cambien de vez en cuando (porque cada día las cosas cambian), pero no este continuo desorden de hoy fiesta, mañana trabajar un rato, pasado comilona, vete de compras. No me acaba de gustar. También puede ser porque este año he notado las navidades raras. Y no solo yo, mas gente con la que he hablado me dice lo mismo. Será que la crisis de verdad existe y aunque, sin duda, se ha consumido mas estos días, no ha sido la vorágine de otros años. Menos gente con bolsas por la calle, menos atascaos, menos espíritu navideño/compulsivo en general.

Además, el año empieza con bastantes novedades que me intrigan, en lo personal, en lo laboral, en lo bloguero, en lo externo... Muchas cosas que esperan al día 10 de Enero para ponerse en marcha. No se acabarán el día 11, son cosas de muy largo recorrido y que habrá que irlas viendo evolucionar durante un tiempo y adaptándome a lo que vaya ocurriendo. Lo mas directo quizás son cambios en el trabajo. Cambian mis funciones claramente, además con conflictos. No se si había comentado ya antes que me sentía un tanto perdido en mi oficina. Trabajando mucho pero sin ninguna tarea concreta, de apoyo a los distintos departamentos, haciendo cosas directamente para el jefe, alguna tarea propia... y no me encontraba a gusto. De hecho, cada vez andaba mas perdido y desmotivado. Ahora comienzo el año con un par de tareas bastante definidas, pero el problema es que son tareas muy amplias: seré contable e informático. Y tiene tela, porque son dos funciones tareas muy muy grandes y complicadas, dos departamentos inexistentes como tales (yo hacía ambas funciones pero intercaladas con otras) y ahora estos departamentos tienen que organizarse como tales. Y lo peor es que tengo una fecha límite para ponerlos en marcha que, a día de hoy, veo imposible cumplir.

Voy a poner el mayor empeño posible, pero lo veo complicado. ¿Y sabéis porque lo digo sin tristeza y con ganas de empezar a hacerlo? Porque por fin me veo, en teoría, definido. Por fin tengo una meta que cumplir, una serie de funciones que hacer. Y esto me motiva. Como digo, son tareas a largo plazo y habrá que ver si lo que se ha acordado para que pueda hacerlo se cumple. Todo lleva su tiempo y hay que ponerle ganas por ambas partes: trabajador y empresario.

Lo cierto es que llevo una temporada bastante Zen, bastante relajado y positivo, será por llevar tiempo fuera de la oficina de baja. No quiero poner la venda antes de tener la herida y comienzo esta nueva temporada con positivismo y ganas. No se cuanto durará, espero que todo el año como poco. Nunca se sabe. Quiero creer que los cambios que ando viendo en el trabajo se vayan a materializar en cosas también positivas para mi y para toda la empresa. Eso es lo que quiero ver y eso es lo que estoy visualizando.

Luego la realidad me dará una buena bofetada, no lo se, pero yo voy a poner de mi parte con mi pensamiento Zen.