Me he mudado



Dagarin.com ya no está por aquí... pero todo lo había lo encontrarás ahora en el nuevo y flamante Territorio Dagarin en www.dagarin.es. Para que no tengas que molestarte, yo te llevo hacía allá. Si algo falla y no estás en dagarin.es en unos segundos, pincha aquí.

Seguro que te va a gustar la nueva casa. ¡Recuerda cambiar tus favoritos y tus suscripciones!

sábado, 30 de octubre de 2010

Fotogenia

Como ya sabréis algunos/as por mi twiter, hoy tengo el día malo. Malo, en el sentido físico de la palabra. Ayer ya salí de la oficina con el cuerpo un poco raro y hoy llevo casi todo el día en casa sin muchas ganas de moverme. No es que esté resfriado del todo, pero tampoco estoy bien. La garganta molesta y un poco destemplado. No tengo ganas de darle a la consola ni de ver series ni nada, así que llevo toda la tarde entre dormitando y haciendo algunas cositas de esas pendientes desde hace décadas, como ordenar las carpetas con facturas, nóminas, etc... También poniendo un poco al día el ordenador, moviendo cosas a sus sitios correspondientes, dejando vacía la carpeta de descargas, editando unos videos... vamos, poniendo todo un poco en orden, por si este resfriado tonto se convierte en pulmonía y me muero, jajajaja.

Hablando en serio, ni de broma es para tanto, pero son cosas que me relajan y no me exigen pensar demasiado. Entre estas cosas que tenía pendientes con el ordenador era echar un ratito de cotilleo con a las fotos de los amigos y amigas del Facebook y tuenti (si, también tengo tuenti, como los quinceañeros XD) Supongo que ys sabéis el tipo de fotos que abunda en las redes sociales, sobre todo tuenti. Gente divirtiéndose y haciendo un poco el indio. Normalmente son fotos tontas y de grupos. Y estaba por ahí viéndolas cuando he pensado que hay gente que es fotogénica por naturaleza. Gente que sin esfuerzo es capaz de comerse la cámara, supongo que me entendéis.

Por supuesto que modelos, presentadores/as, etc... son por norma fotogénicos, mas o menos. Pero muchas veces esa foto espectacular de tal modelo es fruto de horas y horas de trabajo y cientos o miles de fotos. Es relativamente fácil entre tanto material y con tanto esfuerzo detrás encontrar esas fotos en las que esa persona mira de manera espectacular a la cámara, que parece que traspasa el papel o la pantalla para mirarte directamente a ti. Sin embargo, en estas fotos no es eso. Normalmente se ve un grupo de gente en una discoteca, piscina, playa, garito de barrio, hamburguesería, bodorrio.... y alguien saca el móvil o la cámara de bolsillo y suelta el "Poneos que os hago una foto". Tira una o dos fotos y, en mi caso concreto y el de la mayoría de esas fotos, se sale casi siempre con cara de besugo o haciendo el pollas sin ninguna gracia.

En cambio hay gente que siempre sale perfecta. Por perfecta no significa que siempre salga guapo/a, perfectamente vestido y maquillado. No, me refiero a que tiene la expresión justa que denota el momento que se está viviendo. Si sale haciendo el polla, te ríes porque resulta divertido y te transmite la felicidad que estaba teniendo. Si sale abrazado a su novio/a, sientes ese cariño que sentían en ese momento de la foto. Tienen una capacidad innata para hacer que la cámara recoja no solo su imagen sino sus emociones, sean del tipo que sea.

Me ha pasado eso hoy con una nueva amiga de tuenti. Pero lo curioso es que no solo con ella, sino que ha habido un par de personajes de fondo, en las casi mil fotos que he visto, que aparecen en bastantes de esas fotos y que me han hecho en muchas ocasiones fijarme en esos personajes tanto como en la persona que estaba viendo. Realmente traspasaban la cámara. No es que fueran chicas guapas en bikini o incluso menos que bikini. Si que eran chicas, pero todas muy formalitas, muy vestiditas y en algún momento haciendo bastante el cafre, no vayáis a pensar que andaba pendiente de la buenorra con las tetas grandes, no hablo de eso.

Esta nueva amiga de tuenti tiene bastante esa capacidad, así como dos amigas suyas que aparecen en unas cuantas fotos. Una de ellas es además muy buena amiga y lectora de este blog, así que saludos, Paqui :) Me hacían divertirme y hasta me he reído con algunas de las fotos como si estuviera allí metido. He aprovechado para repasar algunas fotos de esa amiga de hace mas tiempo y efectivamente tiene esa capacidad para mirar a la cámara y que no te des cuenta que está mirando una cámara, parece que te esté mirando directamente a ti. A la otra que me ha llamado la atención ni la conozco, ni se como se llama, pero era curioso ver como estaba pendiente de si salía ella tanto como mi amiga.

Luego me he puesto a ver fotos mías y me doy cuenta de cuanta fotogenia tengo: 0 PATATERO. Siempre la misma cara de besugo recién pescado. Hasta iba a ilustrar este post con una foto mía, pero sería el antiejemplo de la fotogenia y prefiero no martirizaros con esa imagen. Supongo que la fotogenia se tiene o no se tiene. Y a mi me ha tocado no tener ninguna.

miércoles, 27 de octubre de 2010

¿Quién está ahí?

Totalmente al hilo de lo que os contaba el otro día sobre audiéncias y audímetros, hoy me encuentro este pequeño documental/cortometraje que me parece que explica con muchísima mas claridad lo que yo intenté contar con palabras sobre el porqué lo que dicen los audímetros es una enorme mentira, en base a la cual se mueven millones de euros cada año. Espero que os guste tanto como a mi.






Visto en Vayatele

sábado, 23 de octubre de 2010

Sobre audiencias y estadísticas

No se a vosotros, pero a mi hay profesores que me han marcado mucho. A veces un profesor en general, por su actitud sobre la vida y sobre lo que te enseñaba (gracias, Jacinto, por enseñarme a ver la historia y el arte con otros ojos), otras por sencillas frases que, años después, sigues recordando a menudo. Cuando comencé Segundo Grado de Formación Profesional, una de las cosas que empezamos a estudiar en la clase de matemáticas fue estadística. Recuerdo perfectamente la frase que nos dijo el profesor cuando presentó la asignatura.

La estadística es la ciencia de la mentira. Hay dos personas en una habitación y una de ellas se come dos pollos mientras la otra no se come ninguna. La realidad es que una persona se ha hartado de comer mientras que la otra está muerta de hambre. Sin embargo, la estadística nos dirá que cada persona se ha comido un pollo.

Por supuesto, es una exageración y en los meses que estudiamos estadística se demostró que es una ciencia que intenta simplificar datos para ofrecer un resultado mas sencillo de dirigir, que hay técnicas de muestreo y cientos de fórmulas para compensar, hacer baremos, etc... cosas que prácticamente no recuerdo, pero en cambio esta frase de Repiso (lo siento, profesor, solo recuerdo su apellido), si que se me ha quedado.

Todo esto viene porque en los últimos días, en mi otro blog, se ha hablado de audiencias en televisión. Es curioso como este tema, al igual que todos los que provienen de encuestas y estadísticas, tiene muchas formas de verse. Tomando como ejemplo la encuesta mas global que pueda existir en un país, como son unas elecciones generales, siempre se dice que al final todos han ganado. Es muy raro el que sale diciendo que ha sido una catástrofe o que han perdido. Siempre hay un clavo ardiendo al que agarrarse. Si no has sido el mas votado, eres el que mas escaños tienes, o el que ha ganado en las ciudades mas grades, o el que ha experimentado un mayor crecimento.... siempre hay algún resquicio que buscar para no declararte perdedor.

Con las audiencias, hay también muchas formas de leerlas. Partiendo de la base que las audiencias televisivas son realmente algo mal planteado. Para empezar, se dice que hay unos 5000 audímetros en España. Un audímetro es un aparatito que se coloca en una casa y que indica que cadena se está viendo, cuantas personas hay frente al televisor y que tipo de personas son. Uno de los problemas es que estos cacharos, por lo que se, los tiene que manipular la propia gente que está ante el. Un ejemplo. Una casa con 4 personas. Padre, madre y 2 hijos. Cuando el padre se sienta a ver la tele tiene que decirle que se ha sentado a ver la tele. Cuando llega la madre, idem. Luego decirle que cadena están viendo. Si cambian de canal, informar al audímetro. Si la madre se va a escribir unos correos electrónicos, tiene que marcar que se ha ido. Si llega el niño mayor, indicar que está allí....

Vamos, que cada cosa que hacen con la TV tienen que replicarla al audímetro, encima informando quien está. Pongamos 5.000 audímetros por poner una cifra. Pongamos que están en nucleos familiares de 4 personas (que no es así, porque tienen que cubrir a los solteros, viudos, separados...) Unas 20.000 individuos para la medición. Si ponemos que en España hay unos 43 millones de personas, eso significa que cada persona representa la friolera de 2.150 personas. Vamos, que si a la madre se le olvida decirle al audímetro que se ha ido a mandar un correo y el padre cambió el DEC por el Disney Chanel cuando se sentó el hijo, resulta que están dando a DEC casi 7000 espectadores mas de los que realmente tienen, quitándoselos a Disney Chanel.

Supongo que muchos hace un rato que os habéis perdido. Yo también me perdí cuando empece a leer de estas cosas. El sistema es tan complicado, depende tanto de un factor humano propenso a muchos errores donde cada individuo tiene tanto poder, que me pareció increíble saber que de eso dependen las audiencias. Es un método feo, aunque de momento es el que hay. Y en base a un método tan artesanal se componen parrilas, nos dicen que programas son los mas vistos y, sobre todo, se cobra la publicidad de las cadenas, que es la misión final de las audiencias en televisión.

Y luego entran otros muchos parámetros adicionales que solo se de pasada (en realidad, todo esto lo se de pasada): Share, target comercial... Muchos datos que hacen que un anunciante quiera gastarse nosecuantosmil euros en ponernos 20 segundos de publicidad de su producto en La Sexta o en Cuatro, o que un programa sea rentable o no. Se tienen en cuanta datos como, por ejemplo, que no solo es que la Esteban genere audiencia, sino que la audiencia que genera es público interesante para la mayoría de anunciantes de productos básicos, porque el público de la Esteban es gente corriente, llana, "del pueblo". En cambio, anunciantes de coches, perfumes u otros artículos de mas alto standing, no se quieren anunciar entre su público porque no son su "target", sus clientes potenciales.

Es un mundo este que siempre me ha fascinado e interesado, a la vez que me asombra pensar que tanto dinero dependa de algo tan impreciso. Es de esas cosas que me llevan a darme cuenta porqué Google, poniendo un precio tan bajo a su publicidad, gana tanto dinero. Aparte de por su enorme dimensión, porque su publicidad es absolutamente precisa. Ya puse una vez aquí una captura, pero podéis probarlo vosotros mismos. No solo la publicidad que te ofrece su buscador está orientada a tu búsqueda. Si tienes una cuenta de gmail, fíjate en los anuncios que rodean tu mail cuando lo lees: todo tiene que ver con lo que estás leyendo en el correo. Han leído tu correo y sabes que es lo que tienes en mente según el correo que estás leyendo, así que te colocan una publicidad totalmente dirigida a lo que te interesa. Eso es precisión.

Esa precisión es la que intentan buscar con unos aparatos totalmente manuales llamados audímetros en la televisión. Algo que nunca funcionará con la precisión quirúrgica con la que puede funcionar un Google y que, sin embargo, trae mucho mas de cabeza a los productores de televisión, actores, programadores de las cadenas y, sobre todo, a la propia audiencia, que ve bailes como el vivido esta semana pasada con la miniserie del príncipe e Hispania, entre Antena 3 y Telecinco, por intentar arrancar unos teóricos puntos de audiencia el uno al otro.

Las audiencias y la televisión tal y como la conocemos, y ya lo he dicho aquí en mas de una ocasión están condenadas a desaparecer. Y cosas como Google TV lo conseguirán. Un televisor conectado a Internet, donde inmediatamente saben qué programa estás viendo y, lo que es mas importante, quien eres. ¿Que como lo van a saber? Pues porque ese mismo televisor lo has usado para entrar a tu correo, actualizar tu facebook, comprar una pizza por internet, ver unos videos por Youtube y leer noticias sobre lo que sea. Ese televisor puede saber mucho de ti. Y esa información, convenientemente procesada, hará que en los cortes publicitarios, mientras yo veo el anuncio del iPad porque hace 2 horas entré en la página de Apple, otra persona vea uno del nuevo Ford Kuga, porque a visitado varias páginas de coches de ese estilo, u otra vea el de botequilla, porque ayer hizo la compra en el Mercadona y no compró mantequilla, por lo que Google deduce que puede que en la próxima necesite comprar algún tipo de mantequilla.

Y sigo cuanto mas tarden en darse cuenta de esto las cadenas, poniendo vetos como el que acaban de poner en Estados Unidos tres grandes cadenas a Google TV, peor será para ellos, porque antes o después tendrán que adaptarse. Y cuanto antes lo hagan, mejor que mejor.

PD: Lo que cuento sobre el funcionamiento de los audímetros está extraido de diferentes páginas y artículos, aunque el secretismo que se impone sobre este tema hace con no sea demasiado sencillo tener información más precisa o conocer que personas tienen uno para investigarlo. Es algo totalmente confidencial y secreto

martes, 19 de octubre de 2010

No comments

No es la primera vez que se sabe de esto, creo que todos hemos oído hablar de estos temas, pero no está de mas recordarlo de vez en cuando.





Muchas veces pensamos que todos los comentarios sobre tal o cual cacharro o servicio están escritos por anónimos y desinteresados internautas como nosotros, llenos de buen corazón y con ganas de compartir su experiencia con el mundo. Craso error. En esta vida, cuando hay dinero de por medio, nunca te puedes fiar de nada ni de nadie. Menos aún cuando no necesitan ni dar la cara.

PD: Si alguien me contrata, por esa cifra yo me paso el día poniendo por las nubes hasta el sálvame y todos sus sucedáneos. Mi correo electrónico arriba a la derecha :)

lunes, 18 de octubre de 2010

El compromiso Activia

Hace unos días, planteé en mi trabajo lo que, de manera informal, denominé "El compromiso Activia". Hay una serie de cosas que hacer en mi empresa a nivel informático que, por unos u otros motivos, siempre se van posponiendo. Son cosas que considero necesarias, algunas incluso imprescindibles, que no solo pienso yo sino que me han sido reclamadas en numerosas ocasiones por gran parte de la "cúpula directiva".

Como ya os digo, son cosas PARA mi empresa, en ningún momento y ninguna de ellas para mi. Cosas básicas como optimizar la red, correos, página web... En mi gilipollez continua, porque a mis años ya debería haber aprendido algunas cosas, pensé que si yo ponía un poco de mi parte, la empresa también lo pondría. De mi parte pondría, principalmente, tiempo extra no remunerado. Trabajar fuera de horas, fines de semana, etc... Por parte de la empresa solo pedía algo de tiempo, que se me liberase de ciertas cosas durante un poco de tiempo (no hablo mas que de un par de semanas) para poder terminarlo. Mitad y mitad, cosa que ya de por si demuestra mi gilipollez porque yo no saco ningún beneficio con esto, solo la empresa. Al final, el trabajo solo repercutiría en la empresa.

Pues como prueba de buena fe, comienzo yo a cumplir mi parte del compromiso. Trabajo un fin de semana casi completo, echando mas horas que si estuviera trabajando en la propia oficina, acudiendo a la oficina a hacer cosas, pringando incluso a un amigo, asiduo de este blog y que seguro que está leyendo estos a los pocos minutos de publicarlo en su fabuloso iPad ;) Total, que yo cumplo y con el trabajo hecho a mas de la mitad, el 90% del tiempo empleado han sido horas extras mías. Entiendo la situación puntual de la oficina y estaba asumido dentro de "el compromiso Activia".

Pero termina esa situación puntual y se produce otra. Entiendo también que es un imprevisto grave y ofrezco, de nuevo yo en vez de la persona que tiene que ofrecerla, una solución para que dentro de esa nueva situación, la empresa pueda cumplir con su parte del compromiso. Pero mira tu por donde que aquí ya no interesa. Aquí nadie se puede joder un poco para que podamos avanzar, no. Aquí el único que se puede joder es un servidor. Y por tanto, la empresa no cumple ni remotamente su compromiso, con el tiempo encima, y sabiendo (o debería) que si no cumple su parte no podremos cumplir los objetivos especificados en el compromiso. Pero eso da igual. La empresa no va a poner nada de su parte, aquí el que tiene que joderse es un servidor. Punto y pelota.

Y ya está, de nuevo me han tomado el pelo y de nuevo he hecho el gilipollas. Y puede que piensen que voy a seguir quedándome por las noches en casa echando horas extras que no se me van a pagar. Y que me da igual que me las paguen o no, ya que no me vengan con historias. Ya no me puedo creer nada. Todo lo que sea chupar del imbecil de siempre perfecto, pero cuando se trata de aportar algo, sea tiempo o dinero, le pueden dar mucho por culo al pringao de siempre (yo, claro).

Y ya está bien. Debería tener los suficientes cojones como para deshacer, al menos en parte, todo el trabajo que he hecho por la puta cara. Total, lo haría en mi tiempo libre así que si lo he hecho fuera de horas, en teoria si queda sin hacer tampoco les ha costado nada, ¿no? Pero se que no lo haré, porque me da mucha rabia tirar a la basura lo que ya he hecho.

Eso si, mi próximo "compromiso Activia" tendrá que ser propuesto por la propia empresa y tendrán que ser ellos los primeros que aporten lo que les correspondan. Si veo que cumplen, me plantearé cumplir yo la mía. O puede que me surja un imprevisto y no pueda cumplir mi parte cuando ellos lo hayan hecho, nunca se sabe.

sábado, 16 de octubre de 2010

Por qué he hecho Jailbreak a mi iPhone 4

Para variar, en este post va a haber dos imágenes en lugar de la habitual de rigor. Dos imágenes que explican porqué anoche hice el Jailbreak a mi iPhone 4. ¿Como? ¿Que decís? ¿Que que es el jailbreak?. Bueno, pues vamos a empezar por el principio.

Como ya sufristeis hace unos meses los seguidores de este blog, por fin jubilé mi querido iPhone 3 en favor a un flamante iPhone 4. Con todos sus problemas de antena, de cobertura, de cristal... todo lo que queráis, llamadme imbecil, pero yo estoy francamente contento con el cambio. No puedo ponerle ni una sola pega al móvil que tengo. Pero en esta vida todo es mejorable, incluso el iPhone 4.

Para mejorar la experiencia, que podamos convertir el iPhone en una mas que decente consola de juegos para echar un rato mientras esperáis el autobus o para tener alguna utilidad extra, Apple pone a nuestra disposición la fabulosa AppStore. Una tienda virtual donde por menos de un euro encuentras auténticas maravillas, como el Angry Birds para echar un rato tomando el café de la tarde antes de entrar a trabajar, o un lector fabuloso de RSS para estar al día de todo lo que se cuece por nuestros blogs favoritos por un par de euros. Incluso miles de programas totalmente gratuítos. Hay de todo.

Apple acaba de registrar una frase: "There's an app for that". Hay una aplicación para eso. En la AppStore encuentras de todo y para todos. Y para todos los bolsillos. Bueno, cambiemos los todos y en algún caso tendríamos que decir "casi todo". He dicho que todo esto se encuentra en la fantástica AppStore de Apple. Como cualquier propietario de una tienda, Apple se preocupa de que en su tienda lo que haya sea de cierta calidad. Por supuesto, entre las mas de 250.000 aplicaciones, alguna que otra bazofia se ha colado (doy fe de ello), pero la cuestión es que Apple mantiene un ferro control sobre lo que entra en su tienda.

Para que una aplicación se cuelgue en sus estanterías tiene que ser aprobada por Apple, para lo cual debe cumplir una serie de requisitos. Algunos básicos y otros mas peculiares. Entre los obvios: debe funcionar, no debe colgar el dispositivo, debe hacer lo que dice que hace, no incluir funciones ocultas... Entre lo propio de Apple: no puede modificar el funcionamiento de los botones, no puede modificar nada del sistema, tiene que desarrollarse con el propio kit de desarrollo que proporciona (y cobra) Apple... Y aquí empiezan algunos de los problemas.

Hay gente capaz de hacer cosas extraordinarias pero que necesitan "modificar" el sistema. Las razones de Apple para impedir esto son obvias: garantizar la estabilidad del sistema, que tu iPhone no se quede colgado. Si permiten que cualquiera se adentre en las tripas y te cambie el funcionamiento de los botones, si esa aplicación se cuelga (porque se cuelgan a veces por muchas verificaciones que pasen en Cupertino) puede que el botón de subir y bajar volumen no funcione, o que no puedas apagar el teléfono. Tiene su lógica, pero coarta un poco la creatividad de los geniecillos informáticos que andan por el mundo.

Para saltarse estas restricciones, hace tiempo que los iPhone se puede "jailbreakear". Perdonad la castellanización del anglicismo. La traducción literal de Jailbreak, el término original, es "ruptura de la carcel". Se trata de abrir el móvil para que se pueda hacer cualquier cosa con el. Básicamente lo que han hecho es montar otra tienda independiente, Cydia, en la que los programadores no tienen absolutamente ninguna restricción. Pueden tocar botones, modificar el sistema como les de la gana y colocar aplicaciones no certificadas por Apple por el motivo que sea. El problema es obvio: te metes en un mundo donde la estabilidad deja de estar garantizada, donde mas de una aplicación ha estado a punto de dejarme el móvil totalmente tieso (al final, una restauración a su sistema original siempre me lo ha solucionado). Sin embargo, ganas ciertas utilidades para mi impresionantes y que deberían hacer que Apple se planteara hacer excepciones a sus propias reglas.

Si he hecho el Jailbreak a mi iPhone 4 ha sido por estos dos programas principalmente.

LockInfo

Esta aplicación es de pago, 5 Dólares, pero ya os digo que es una de las imprescindibles. Si algo me da mucha pena de mi iPhone 4 y de todos los dispositivos con iOS es su pantalla de bloqueo. Cuando enciendes el cacharro encuentras una pantalla de 3'5" con la imagen de fondo y la barra para desbloquearlo. Sin mas. Bueno, en la del iPad puedes activar la función de marco de fotos. Uff, menos mal (modo irónico off). Si miráis la pantalla de bloqueo de casi cualquier móvil veréis que os aporta mucha información útil para tenerla de un primer vistazo sin tener que entrar en el móvil y pasar por 3-4 programas: Llamadas perdidas, notificaciones, mensajes (son las tres únicas que ofrece de serie el iOS), el tiempo, correos electrónicos, un gran reloj(está también la tiene el iPhone, se me había ovidado), tareas pendientes, citas del calendario, tweets recientes.... infinidad de cosas. Viendo la presentación que ha hecho estos días Microsoft de su nuevo Windows Phone 7, esta pantalla de inicio es precisamente una de las cosas en las que mas inciden, en la posibilidad de de personalizar esta pantalla de inicio para tener de un solo vistazo todo lo que nos interese. Pues esta tremenda carencia de del iOS se tiene que suplir a través de Jailbreak y el fabuloso cajón de sastre que es Cydia. Ahí está Lockinfo, que nos permite una pantalla de inicio como la que veis en la foto.

Pero esta es MI pantalla de inicio. Hay infinidad de plugins adicionales para leer feeds RSS, twets, facebook, hora en Marte.... casi todo lo que queráis para poder tener, por fin, una pantalla de inicio a vuestro gusto en el iPhone. Por lo que la conozco, es un programa totalmente estable y todos sus plugins, al menos los 8-10 que he probado, también. El único motivo por el que Apple no la aprueba, poniéndola al alcance de todo el mundo, es porque modifica un aspecto básico del sistema como es la pantalla de inicio. Una auténtica lástima para todos los que no se atrevan a hacer el Jailbreak a sus dispositivos iOS o que no puedan.

SBSettings

Otra imprescindible para mi y, además, gratis. Una gesto tan sencillo como deslizar el dedo de izquierda a derecha por la barra superior del iPhone, donde está el reloj, nos despliega este sencillo menú. Desde él, podeis hacer cosas tan básicas como activar/desactivar varias funciones: GPS, bluetooth, WI-FI... No es imprescindible, pero no me negareis que no resulta mucho más comodo activar y desactivar GPS desde ahí en lugar de ir a la pantalla de inicio, ajustes, general, localización, activar. Un proceso mucho mas tedioso.

Pero no es todo lo que hace. También podemos poner ciertas aplicaciones en una especie de dock particular que trae el programa, para tenerlas siempre a mano, escribir notas rápidas, examinar los procesos que están en marcha en el iPhone para ver que se nos está comiendo la bateria y/o la memoria... Pequeñas funciones de mantenimiento y para facilitarnos el trabajo. Sin duda muy muy útil y de nuevo una pena que Apple no la autorice. Supongo que será por tocar cosas básicas del sistema como los procesos o activar funciones sin pasar por el camino marcado por Apple.

Two more things....

Estas son solo dos de las cientos (creo que miles) de utilidades que hay en Cydia. Cambiar iconos, acceso directo a aplicaciones, convertir tu iphone en un punto de acceso wifi para compartir tu tarifa de datos con otros dispositivos (¿alguien ha dicho iPad sin 3G?) Si el AppStore os satura, esto es otra taza de lo mismo y ademas muy centrado en utilidades para personalizar vuestro iPhone como os de la gana, que son las cosas que Apple no deja que se cuelguen en su tienda.

Y por último, no puedo dejar de mencionarle pirateo. Con este sistema, se posibilita que poder ejecutar las aplicaciones del AppStore descargándolas de internet sin necesidad de pasar por caja. Insisto, no ha sido ese el motivo de hacer el Jailbreak, pero no voy a negar que pienso usarlo. Por supuesto, seguiré pagando por aplicaciones. Me parece realmente ridículo no gastar 1, 2 o 3 euros en un programa que realmente vaya a utilizar, ya sea un juego o una utilidad. No voy a atacar al que lo hago, pero yo no lo veo lógico y no pienso hacerlo. Distinto es cuando hablamos, por poner mi caso concreto y no mirar a nadie, de TomTom. Un programa que vale 40 euros del ala para poder encontrar una calle. No es un programa que vaya a usar a diario (ni siquiera creo que lo utilice todos los meses), pero que no está de mas tenerlo para el día que lo necesitas. No estoy dispuesto a pagar 40 euros por el (no discuto si lo vale o no, sencillamente en mi caso no le voy a sacar partido a ese dinero), pero si puedo tenerlo gratis gracias al Jailbreak, pues ya lo tengo instalado. Ya veis que no me corto en estas cosas. Sin embargo os aseguro que seguiré pagando por según que programas sin duda.

En definitiva, que ayer Jailbreakee mi iPhone 4 y, por ahora, estoy mas feliz que una perdiz. Si alguien mas que lea esto lo tiene y así y quiere hacernos sus recomendaciones sobre utilidades imprescindibles en Cydia, estaremos encantados de leeros.

viernes, 15 de octubre de 2010

Histeria

Si comienzo a hablar de bostezos y os pongo un video de una persona bostezando, casi seguro que empezáis a bostezar. Y no es que os aburra el tema, es que está científicamente demostrado que los bostezos son contagiosos. No se sabe por qué, pero cuando alguien en un grupo bosteza, el resto lo sigue. Hay teorías que dicen que socializa, que es una forma de sentirse parte del grupo, que une... el caso es que no se sabe por qué, pero ocurre.

Últimamente estoy comprobando que el bostezo no es lo único que se pega en un grupo de personas. También estoy comprobando que si en un grupo tranquilo metes a alguien histérico, todo el mundo se contagia de ese histerismo. Y, por desgracia, lo estoy comprobando en el trabajo. Como es lógico, somos un grupo dispar, con muchos caracteres diferentes. Pasotas, tranquilos (tengo pendiente volver a hablar de el hombre tranquilo, pero será otro día), mas nerviosos y una persona especialmente histérica. Por histérica no me refiero a que vaya por los rincones tirándose de los pelos continuamente, pero si que es una persona excesivamente nerviosa e incapaz de controlar esos nervios en su trabajo diario.

Cualquier cosa se convierte en una catástrofe, una cuestión de vida o muerte, algo de lo que puede depender el futuro entero de la humanidad. No existe nada que afecte a SU trabajo que no implique forzosamente nervios. Nada se puede esperar 30 segundos, todo lo que necesita tiene que hacerse ahora. Si hay un problema, no se soluciona con calma y tranquilidad, no. Es una crisis tremenda, llena de problemas que sin duda va a terminar con el mundo tal y como lo conocemos. En el 99,9 % de los casos, esas crisis se resuelven y no ha pasado nada, y podría parecer que se resuelven por ese especial interés puesto por esa persona y por haber puesto de repente todo patas arriba, cambiando planes y modificándolo todo, pero yo cada vez lo dudo mas.

Hasta que esa crisis se ha resuelto, esa intranquilidad e histeria se ha extendido por todos los ámbitos de la empresa, desde el último mono a las altas esferas. Finalmente se resuelve, pero siempre quedan flecos que generalmente ya no afectan al trabajo directo de esa persona sino al resto que ha tenido que moverse. Gente que ha dejado todo lo que tenía entre manos para solventar esa crisis puntual y que no podía esperar. Cuando todo pasa, todas esas personas tienen que retomar sus labores, todo hay que volver a recolocarlo, con ese nerviosismo contagiado, con sus tareas retrasadas y, por tanto, con el ambiente mas "estropeado". Y cuando todo empieza a asentarse, vuelve a surgir otra crisis y todo vuelve a comenzar. Y cansa mucho.

Y cuando ves que hay gente que es capaz de resolver crisis similares con mas tranquilidad, por si mismas, afectando poco o nada al resto de gente, y haciendo que muchas veces te enteres de ese problema cuando ya está resuelto, te das cuenta que hay otra forma de hacer las cosas. Formas mas pausadas e igual de efectivas, sin provocar terremotos cada dos por tres y sin necesitar que todo el mundo esté continuamente a su disposición para solucionar algo.

Cuando algo hace ruído, es mas llamativo. Con esas crisis, llega a dar la impresión de que lo que hace esa persona que las provoca es mas importante y/o mas grave que lo que hace el resto y que, por tanto, sus funciones son mas vitales para la empresa. Además, también otorga en apariencia mas valor a esa persona que ha resuelto esa megacrisis, cuando en realidad la crisis no era tan mega y puede que ni crisis, pero parece tan grande que hay que valorar mucho a quien ha sido capaz de solventarla. En cambio, quien lo ha resuelto tranquilamente, sin ruídos, como apenas se ha enterado nadie, no se le llega a dar el valor en su justa medida cuando, para mi, tiene mucho mas valor solucionarlo de ese modo, sin que tenga que afectar a media empresa, que el contagiar esa histeria.

No digo que esa forma de hacer las cosas sea para hacerse notar o para darse mas valor, pero cada día tengo mas claro que no es la forma correcta. Hay que saber hacer el trabajo de una forma mas tranquila, mas independiente, sin pedir ayuda mas que cuando realmente se necesita, porque toda persona en una empresa tiene una misión y un trabajo que realizar. Menospreciar este trabajo y hacer que todo el mundo tenga que estar a disposición de otros en tantas ocasiones no genera mas que malestar e histeria colectiva. Y eso no es bueno para el funcionamiento global de la empresa, aunque efectivamente solucione problemas de manera puntual.

¿Y sabéis lo que mas gracia me hace de esto? Saber que el primer confundido por el ruido es quien mas debería saber distinguir entre el polvo y la paja. Cuando un jefe valora mas este ruido y te dice que debes ser como esa persona, que siempre pelea tanto por su trabajo, te das cuenta que algo está fallando y que quien primero debe tener una visión global de todas las áreas, se deja ensordecer por el ruido de una persona y no se da cuenta del perjuicio que provoca en el bien común.

Aunque aun tengo la esperanza de que sea capaz, con ayuda, de ver realmente como son las cosas.

domingo, 3 de octubre de 2010

Pereza

Diez días llevo ya sin escribir nada por aquí. Bueno, 11. Ahí es nada. Yo, que escribía hasta varios post diarios y los programaba para que no se sobrecargara esto, y a hora llevo ya casi 2 semanas de vacío. Y no es que no pasen cosas, pero creo que me ha atacado el virus de la pereza total.

Quería hablar sobre la mierda de sistema educativo que tenemos en España, que hace que una persona que se merece estar estudiando esté a punto de quedarse un año en blanco. Buenas notas, buen examen, buen curriculum... pero parece que nada es suficiente. Gente con peores notas se queda con la plaza que ella, a mi entender se merece.

Quería hablar de una compañera que vuelve a estar embarazada y va a tener su segundo hijo para la próxima primavera. Motivo lo primero de una gran alegría, porque es una compañera a la que aprecio bastante, y luego de polémicas laborales, porque nos encontramos de nuevo ante el tema de tener que reorganizar la empresa para su próxima baja.

Quería hablar también de porqué ya no me siento informático. Me siguen gustando los ordenadores, cacharrear, programarlos, jugar con ellos, pero disto mucho de lo que antes era, que estaba al corriente de buses, micros, velocidades, cajas, discos duros, precios y, sobre todo, utilidades. El otro día, con unos viejos amigos, me encontré oyéndoles hablar y me parecía que lo hacían en chino. No me alegra ni me entristece, simplemente he tomado conciencia que dejo de ser ese informático que era hace unos años.

También tenía en mente postear sobre por qué tengo 4 cacharros de Apple: Ordenador de sobremesa, portátil, iPad e iPhone. Cada uno tiene su porqué. Todos son sustituibles por alguno de los otros, excepto el iPhone, que lo considero insustituible y una de las mejores compras de mi vida. El portátil podría sustituir al iPad y al iMac, pero tener los tres me da el juego que quiero. Ojo, dijo que quiero, porque necesitar solo necesito respirar.

Por cierto, que también quería hablar de que ayer estuve a punto de morir ahogado. Nunca me había pasado y lo pasé francamente mal. Eso que se te mete algo en la garganta y te impide respirar completamente. Y no había nadie para ayudarme. Y por suerte pude toser y expulsarlo, pero pensé realmente que me iba a morir de la forma mas tonta.

Y también de los graves problemas que tiene una compañera, que no conozco del todo porque ella misma se niega a contarlos, pero que está desembocando en una grave depresión que, de momento, no se está traando.

Y muchas otras cosas... pero al final, la pereza me puede. No me inspiro para bloggear. Supongo que todo pasará y volveréis a recibir mis palizas, pero será el otoño que me tiene atontado, que ni veo series en el iPad, que apenas juego con la consola, que ayer me tumbó en una siesta de 3 horas seguidas, totalmente impropio de mi. En fin, que lo mismo necesito algunas vitaminas o algo. No es desánimo ni depresión, simplemente solo me apetece ver el facebook, leer el reader y atontarme viendo la tele.

Pero aviso: Volveré :)