Me he mudado



Dagarin.com ya no está por aquí... pero todo lo había lo encontrarás ahora en el nuevo y flamante Territorio Dagarin en www.dagarin.es. Para que no tengas que molestarte, yo te llevo hacía allá. Si algo falla y no estás en dagarin.es en unos segundos, pincha aquí.

Seguro que te va a gustar la nueva casa. ¡Recuerda cambiar tus favoritos y tus suscripciones!

sábado, 27 de marzo de 2010

Respuesta: Curiosidad Vs Marujeo Vs Respeto

Bueno, pues vamos a dar respuesta en un caso práctico sobre diferentes comportamientos a la pregunta que os hice el otro día. Si aún no habéis respondido (al menos mentalmente) a la pregunta que planteé, leed primero el post y enviad vuestro comentario o tened vuestra reflexión hecha. Antes de nada agradecer los comentarios de los que lo habéis hecho. Gracias a vosotros hasta he dado con el título de este post. Comenzamos.

Como podéis suponer, el planteamiento que os hice responde a un hecho mas o menos real que sucedió el otro día en mi trabajo. A la cuenta pública de todo el mundo nos llegó un correo totalmente personal que tenía que haber llegado a una cuenta personal. Por error, la persona que lo envió escribió la dirección incorrecta y todo el mundo tenía acceso a cuestiones de ambito personal a las que nadie tenía que acceder. Las reacciones fueron varias y se podría decir que coinciden sobre todo lo con el planteamiento que hizo Closto en los comentarios. Todos los que tuvimos acceso al correo empezamos a leerlo pero, inmediatamente, dejamos de hacerlo.

Se trataba de un correo que contaba auténticos problemas así que la reacción fue prácticamente unánime en cuanto a dejar de leer. De las 6 personas ajenas al correo y que teníamos acceso al correo solo estábamos 4 en la oficina. Yo fui, por lo que se, la primera persona en acceder a el. Lo abrí y comencé a leerlo pero en la segunda linea lo cerré y lo borré: no tenía porqué leer eso. No me afecta a mi vida y era algo demasiado personal. Como apuntaba Neneland en los comentarios, tengo acceso al servidor de correo y podía borrarlo para evitar que llegase al resto de usuarios, así que rápidamente comencé la tarea con la mayor celeridad posible. Mientras estaba logueando en el servidor y recibo una llamada interna. Era de otra de las personas que tenían acceso al correo.

- Mira, que ha llegado tal correo personal a la cuenta pública, por si puedes borrarlo, yo lo he abierto pero no lo he leído...
- (Respuesta mía) No te preocupes, estoy en ello, pero gracias por avisar.
- De nada.

Sigo mi proceso y en cuanto acabo de borrarlo y estoy saliendo del servidor, otra llamada, de otro compañero.

- Oye, que estoy mirando el correo... (le corto)
- Ya, ya, acabo de borrarlo, pero se ve que te ha llegado antes.
- Ah, vale.
- Gracias de todas formas por avisar.

Terminado el borrado y sabiendo que si había alguno de los ordenadores con el correo abierto es posible que lo tuvieran verifico que no lo tenían abierto y listo. Asunto zanjados. Guardamos un equilibrio correcto, para mi, entre curiosidad y respeto sin entrar en el marujeo innecesario. Que buenos que somos todos.

Si hacéis cuentas, estábamos 4 de las 6 posibles personas en la oficina. Yo lo he borrado, 2 me han llamado. Lección de matemáticas: 4-1-2=1. Queda una persona, que no ha llamado. Y aquí empiezan los problemas. Esa persona restante es precisamente la persona en la que mas confianza tengo de la oficina y a la que mas aprecio. Cuando verifico los ordenadores, obvio el suyo. Estoy prácticamente seguro que lo ha leído y lo ha borrado directamente. Si el resto de compañeros lo ha hecho, también habrá actuado igual y simplemente no me habrá avisado. Gravísimo error por mi parte.

Todo esto sucede por la tarde. A la mañana siguiente, ni me acordaba del asunto hasta que uno de los compañeros que me había avisado del correo en cuestión me llama y en una habitación aparte me pregunta:

- ¿Tu no habías borrado el correo de anoche?
- Si, claro.
- Pues abajo están leyéndolo.

Me puse blanco. No me lo podía creer. Resulta que esa persona en la que yo confiaba tanto que ni me molesté en verificar si lo había borrado, no solo no lo había borrado sino que se lo estaba diciendo a otro compañero. Increible. No, no puede ser. Es posible que otro ordenador que estaba apagado cuando lo miré hubiera estado encendido y hubiera guardado una copia.

- Joder(respondo yo), pues lo mismo se había colado en otro ordenador antes de borrarlo. No creo que se lo enseñen a nadie.

Vuelvo a mi sitio abatido y justo en ese momento llaman por teléfono interno al compañero que tengo enfrente, que no estaba tampoco la tarde anterior, y comienza una conversación en plan.

- No.... Yo no lo veo... Aqui no... espera que bajo.

Blanco y en botella. Estaban avisándole del correo en cuestión y, efectivamente, no podía tenerlo porque yo lo había borrado. Pero baja. Y yo cada vez mas blanco. Porqué es que además el correo me afecta remotamente al tratarse de un correo de un familiar mio a alguien de la oficina, por cuestiones personales. No tiene nada que ver conmigo, pero la familia, por muchos problemas que pueda tener con ella, es la familia.

Pasan unos segundos y me decido a bajar a comprobar una cosa: ¿En que ordenador estaban leyéndolo?. Cuando lo miro, el corazón me da un vuelco. Están en el de la persona en la que yo había confiado. No había llegado a ninguno de los otros 2 sino que esta persona, no solo había sido la única en leerlo, sino que había tenido la falta de respeto de dedicarse a llamar al resto para enseñárselo. Sin duda una gran decepción para mi. Pero no acaba ahí la cosa. No puedo contenerme y se lo digo las personas en cuestión:

- Me parece una falta de respeto tremenda lo que habéis hecho. Son cosas que no se deben leer y si por error se abren lo menos es borrarlo e intentar olvidarlo.

Pues callan, no dicen mucho a excepción de quien había avisado al resto. Se intenta defender diciendo que lo abrió pensando que era suyo, que tal y que cual. Me parece bien. Todos lo abrimos, pero el resto lo borramos y, por supuesto, no lo divulgamos, que es lo que había hecho. Y encima, desde ese momento, ha dejado prácticamente de hablarme, como enfadado por haberlo dicho algo. Me parece increíble en todos los sentidos.

Con esto, y en relación a los comentarios que habéis dado y que me parecen en general bastante acertados, creo que hay unas cuantas cosas que hay que tener claras. Por un lado está la curiosidad. Queda claro que todos lo abrimos, como dice Neneland, esta en la naturaleza humana la curiosidad. Sin embargo, hay que establecer un claro límite entre que se establece entre el marujeo y el respeto. Por muy marujos que seamos todos, solo una de 4 personas fue capaz de leerlo completo y, sobre todo, de incluso divulgarlo, cosa a la que ninguno de los comentaristas habíais llegado. Closto ya reconoció que seguramente no lo habría leído y estoy convencido que Neneland, aunque ha declarado que lo leería, no lo hubiera hecho llegado el momento y al ver las primeras lineas, entendiendo como entendimos el resto que era algo demasiado íntimo. Una cosa es marujear a desconocidos y curiosear y otra muy distinta es inmiscuirse en cuestiones tan personales.

Creo que la linea que marca el límite del marujeo para adentrarse en la falta de respeto es demasiado clara y poca gente la atravesaría. Por desgracia, he descubierto que hay gente capaz de hacerlo y lo que mas me duele es haber comprobado que una de ellas está muy cerca mía y, para colmo, es una persona a la que tenía un tremendo aprecio.

jueves, 25 de marzo de 2010

Pregunta

Hoy no voy a ser yo el que hable mucho, me gustaría que fuerais vosotros. Quiero plantear una pregunta a la que no contestaré. Yo tomé una decisión pero antes de contarla me gustaría saber vuestra opinión sobre el caso y mañana o pasado escribiré el post comentando cual fue mi decisión.

Casualmente, trata de nuevo sobre privacidad e internet, un poco al hilo del post que publiqué hace unos días pero esta vez sin menores de por medio. Imaginad una empresa donde existen cuentas de correos personales, asignadas a cada trabajador y que solo dicho trabajador puede leer, y una cuenta genérica recibir correos genéricos (en plan correos de clientes) a la que tiene acceso todo el personal. Un día, llega un correo personal con el encabezado "Para Eustaquio" pero en lugar de llegar a la cuenta de Eustaquio, llega a la cuenta genérica, así que todo el mundo tiene acceso a dicho correo.

Aunque ponga Para Eustaquio, pues es relativamente común leer los correos de los demás si llegan a la cuenta genérica. Una vez que lo abres, descubres que se trata de un correo absolutamente personal, de temas que no guardan absolutamente ninguna relación con la empresa y que aborda temas muy íntimos (dejo a vuestra imaginación que penséis de que puede tratar, ya que no voy a decirlo).

Cuando descubrís que se trata de una confusión y que dicho correo debió llegar a la cuenta personal de Eustaquio y no a la general, ¿que haríais?

Yo ya tomé mi decisión, y me alegro mucho de que haya sido compartida por una persona a la que quiero mucho y en la que confío plenamente (curioso que como esa persona ha dicho, sean los jóvenes los que tengan que dar lecciones a los adultos), pero me gustaría saber vuestra opinión. ¿Lo leeríais? ¿Lo borraríais? ¿Lo divulgaríais?

Entre mañana y pasado, la respuesta a lo ocurrido, porque se trata de un hecho real.

miércoles, 24 de marzo de 2010

Imagenes espectaculares

Según parece, estas imágenes tienen ya un tiempo, pero yo las he descubierto hoy en PixFans y me han parecido espectaculares.







Este impresionante paisaje que parece tomado de un remoto planeta está mucho mas cerca de lo que podríamos pensar. Los mas viejos del lugar recordarán que, antes del CD y el MP3, existían los discos de vinilo. Esos díscos de plástico negro sobre los que pasaba una aguja y sonaba esa maravillosa música. Pues esta imagen corresponde a esos surcos por los que circula la aguja. Obviamente, el "truco" está en aumentar ese surco 1000 veces gracias a la magia de un telescopio electrónico.

A mi me impresiona pensar que por el simple hecho de que una aguja surque esos espectaculares valles llegue a sonar música.

Desubicado

Supongo que si leéis este blog(y si encima me conocéis como es el caso de alguno/a), sabréis que mi trabajo no es precisamente lo mejor de mi vida. No me aporta alegrías y al contrario me da muchos quebraderos de cabeza, enfados y malos ratos. Lo último es la reciente sensación de desubicación, por llamarlo de alguna manera, que me rodea.

A ver, por eso que he dicho al principio que no me siento a gusto en el trabajo, no se hasta que punto sería una liberación que de repente un día me echasen. Así de claro. Por supuesto que no es el momento y se que, a la larga, posiblemente me arrepentiría. No está el horno para andar quedándose uno en el paro, y menos aún con ciertas edades y llevando demasiado tiempo haciendo lo mismo. Lo que quiero decir con esto es que no es algo que me preocupe especialmente. Hace tiempo leí en alguna parte que cuando una puerta se cierra, otra se abre, así que no es algo a lo que le de muchas vueltas.

También hace ya tiempo que descubrí que absolutamente nadie es imprescindible en ningún trabajo. Podemos creernos muy válidos, que hacemos muchas cosas, que si nos fueramos (o si se fuera tal o cual persona) la empresa se hundiría. Nada mas lejos de la realidad. Las empresas están vivas y son como los cuerpos: casi cualquier herida se puede regenerar. Tiene que ser algo muy grave lo que provoque que una empresa caiga. Y desde luego el que echen a una persona no es algo que implique eso.

Toda esta parrafada viene porque no quiero que penséis que tengo miedo a perder mi trabajo, pero es que últimamente me encuentro cada vez mas desubicado en mi empresa. Ya he hablado de cambios que se han producido y cambios que quedan por venir. Me he ido enterando poco a poco de ellos, algunos antes que los demás y otros a la vez que el resto. En estos cambios, varias personas han cambiado de lugar. Creo que mas o menos todos tienen claro cual es su nuevo sitio. Algunos lo van asumiendo con rapidez, otros están tardando mas, para otros no ha supuesto mucho cambio, otros ven estos cambios y se van adaptando... pero ¿y yo? No lo se. Solo se que las cosas no van a ser como eran, habrá tareas que no tenga que realizar, supongo que tareas nuevas caerán sobre mis espaldas, pero realmente nadie se ha preocupado de dejarmelo claro. Soy mas bien yo el que se va encargando de autoconvencerme de esto.

A otros se les ha explicado, se les ha dicho cuales son los cambios, en que les afectan habiendo sido en su mayoría una especie de "ascenso", por llamarlo de alguna manera. A mi en cambio no paran de lloverme los palos que en mas de una ocasión he comentado, en la medida que he podido, aquí. Mis cambios, por lo menos en lo que estoy viendo hasta la fecha, no están suponiendo ningún ascenso sino todo lo contrario: me quitan tareas, me han quitado el móvil de empresa, ya no tengo llaves y por tanto no soy "responsable" de abrir y cerrar... todos los cambios que, de momento se están produciendo en este sentido no te llevan a pensar mas que cosas negativas: que cada vez pintas menos, que cada día se cuenta menos contigo.

Me convenzo a mi mismo pensando que algo debe haber para mi el día de mañana, que hay planes para mi, pero ahora mismo estoy totalmente desubicado y nadie se dirige claramente a mi a contarme que planes de futuro hay conmigo. Estoy un poco de chico para todo. No soy experto en nada, pero sirvo igual para un roto que para un descosido, puedo echar una mano a cualquiera, pero no acabo de tener tareas propias. Aún mantengo algunas, pero las tengo que ir soltando y llegará un día en que me quede sin trabajo propio, sin ese saber cual es mi trabajo. Llegará un día, no se cuando pero creo que no demasiado tarde, en que llegue a preguntar "¿Que hago hoy?".

Esta claro que tener la mochila demasiado cargada no es bueno, pero no tener mochila tampoco creo que lo sea. Supongo que algún día llegará alguien y me dirá cual es mi nueva función, que tengo que hacer, pero hasta que llegue ese día, cada vez me siento mas desmotivado, y mira que me parecía difícil, pero los mismos malos rollos continúan, las mismas historias, pero cada vez me siento mas lejos de todo, cada vez me siento mas un cuadro apartado de todo.

martes, 23 de marzo de 2010

Hija de puta

Dedico este titular, con todo mi desprecio y mis mayores ansias de que un día se estampe con el coche y lo destroce (sin llegar a desearle que se muera ni nada de eso) a la hija de puta que me embistió hace un mes cuando estaba con la moto parado en un ceda al paso de una rotonda.

Accidentes ocurren a diario, por suerte la mayoría son leves. ¿De que vivirían los chapistas si no? Tenemos un accidente, miramos los daños, intercambiamos los datos del seguro y, por lo general, no sucede nada. Pero de vez en cuando topas con una hija de puta como la que me tocó a mi hace un mes. Yo parado en un ceda al paso con mi moto. Veo venir un coche y no salgo, pero ella piensa que si le da tiempo a pasar y se mete, embistiendo mi moto y tirándome al suelo. Sin daños personales, por suerte, pero la moto con la parte trasera rota. Paramos, ella dice lo siento, damos los datos del seguro y sin problemas, es culpa suya y listo.

Ahora, un mes después me tengo que sentir gilipollas por no haber llamado a la policía, detenido algún coche para buscar testigos o cosas similares, porque la hija de puta (pienso llamarla así durante todo el post, perdonad si os molesta) ha dicho a su compañía que la culpa fue mia, que yo cambié de carril y la embestí. Y lo dice porque tiene un arañazo en la parte izquierda del coche, debido a que cuando me embistió, hasta que no frenó, siguió pasando junto a la moto tumbada en el suelo y se arañó su coche.

Y claro, como yo no cogí testigos, ahora dice mi compañía de seguros que es su palabra contra la mía y que no se puede hacer nada. Y digo yo: ¿Donde están esos jodidos CSI's de peritos? Si mi moto tiene destrozada la parte de atras, que no el lado derecho ¿como se supone que he cambiado de carril, derrapando con la rueda delantera para cruzar la moto o que? Es que no lo entiendo.

Y me jode lo de la compañía de seguros, pero mucho mas me jode que haya gente por el mundo como la hija de puta esa que ha mentido. No tengo ni idea de porqué. ¿No tiene seguro? ¿No paga seguro? Desde luego, si piensa echarme a mi la culpa y que mi compañía le pague a ella, que parece que es su intención, la lleva clara. Yo tengo la verdad en mi mano y no pienso dar mi brazo a torcer ni un pelo. Ya me ha jodido, pero mas la voy a joder yo. La he llamado 4-5 veces por teléfono, pero solo me cogió la primera. Lo he intentado desde otros teléfonos, pero se ve que no piensa coger ningún teléfono que no conozca, así que no hay manera, pero seguiré intentándolo. Y se joderá, por lo menos, lo mismo que yo. Porque al final yo no pienso pagarle los daños.

Y encima no me puedo plantear joderla llamándola a horas intempestivas ni similares, porque encima la hija de puta es capaz de denunciarme por acoso o algo así. Pero seguiré llamándola unos días, hasta que hable conmigo. Y sigo hablando con mi compañía para que esos peritos se pongan las jodidas pilas, porque es físicamente imposible la versión que la hija de puta a dado del accidente.

Pero creo que estoy jodido. Y espero haber aprendido la puta lección: hay gente muy hija de puta por la vida. Cuidado, señores y señoras, no os fiéis de nadie. Los mas dulces y tranquilos son los/las mas cabrones/as

domingo, 21 de marzo de 2010

Los menores y Tuenti: ¿Tienen derecho a la intimidad?

Que rabia me da a veces no tener mas tiempo para bloggear. Llevo 2 días con la idea de este post rondándome la cabeza y sin poder ponerme a desarrollarla. Ahora que me pongo, enciendo la tele para tener algo de compañía y resulta que están hablando de lo mismo. Me da rabia que parezca que estoy escribiendo porque estoy viéndolo en la tele, pero bueno, es lo que hay.

El caso es que supongo que muchos de vosotros habréis escuchado esta semana lo que ha hecho el "defensor" del menor de Madrid. Parece que este señor, que tiene en sus espaldas la responsabilidad de velar por todos los menores de la Comunidad de Madrid no tiene mucho control sobre su propia hija. De otra forma, no se explica que este señor haya decidido abrirse una cuenta falsa de Tuenti, el Facebook español que hace mas que sombra al propio Facebook entre los jóvenes españoles, para controlar y conocer con quien habla su propia hija.

Antes de seguir, decir que este post es abierto a vuestras opiniones, en especial si algunos/as tenéis hijos/as. Yo lo mas cercano que tengo son tres sobrinas y difiere mucho la responsabilidad que pueda tener yo a la que tienen sus respectivos padres. Quizás por esta circunstancia no tengo mucha autoridad para hablar, pero eso no quita que pueda tener mi propia opinión.

El caso es que el debate se establece en el momento en que ese padre, en este caso además un alto cargo público relacionado con los menores, se ha dedicado a "espiar" a su propia hija, menor de edad. Según se ha comentado, la propia hija fue la que le invitó y parece que estaba algo acordado, pero el resto de menores a los que agregó a su lista de amigos no lo sabía. No llegó, que se sepa, a entrar en la cuenta de su hija ni de ninguna de estas personas, pero si queda claro que inició un espionaje sobre sus actividades. El caso queda, que se sepa, aquí. Pero me gustaría llegar algo mas lejos.

La pregunta que me hago es ¿tienen los menores derecho a la intimidad? Y aún mas ¿Pueden tener los menores intimidad respecto a sus padres o tienen estos últimos derecho a entrar en sus cuentas de correo, tuenti, facebook, messenger...? Muy a menudo escuchamos casos de menores engañados a través de redes sociales, que envían fotos de desnudos a pedófilos, que se ven forzados/as a mantener relaciones por chantajes que le hacen desalmados sin escrúpulos. Sobre estos pedófilos no hay nada que decir: son unos hijos de puta que habría, como poco, que castrar y/o encerrar de por vida. Pero el caso es que este tipo de miedos parece justificar el hecho de que un menor no tenga derecho a ninguna intimidad.

Obviamente un padre se preocupa de los amigos que tiene su hijo/a. Con quien va y viene, que hace en su tiempo libre cuando queda con fulano o mengana para dar una vuelta. Es lógico que también se preocupen por los amigos cibernéticos: con quien chatéa, quien le deja mensajes en su muro o a quien se los deja... pero esta preocupación parece justificar el hecho de que una madre conozca la clave de Tuenti de su hijo y pueda entrar cada vez que quiera a ver sus mensajes. Y eso no se yo si llega a ser excesivo. Imaginad, mayores de edad, que vuestra pareja tuviese vuestra clave y accediese cada vez que quisiese a vuestros correos o a vuestro Facebook. ¿Lo veríais lógico? o que os mirase cada vez que le diera la gana los mensajes del móvil. A mi, personalmente, no me haría ninguna gracia.

A ver, no estamos hablando de que estéis cometiendo ningún delito ni que hagais algo malo a escondidas. Imaginad, sencillamente, que estáis preparando una fiesta de cumpleaños sorpresa para vuestra novia. Y se tiene que enterar porque estáis mensajeando con vuestros amigos sobre como hacerlo. O que un amigo os está contando un tremendo problema personal que tiene y que solo te lo está confiando a ti. ¿Por qué se tiene que enterar tu novia, que apenas le conoce, que tu amigo Leovigildo está pensando comprarse un Jess-Extender? Por eso es importante la privacidad, hasta el punto de ser un derecho reconocido legalmente y constituir delito la invasión de la intimidad.

Ese mismo tipo de cosas pueden ocurrir a un hijo. ¿Tiene carta blanca los padres para saber TODO lo que suceda a sus hijos, para poder controlar todas sus comunicaciones? Está claro que tienen un importantísimo deber de educación y seguimiento de lo que hacen, para poder ir corrigiendo malos hábitos. Pero creo personalmente que parte de esa educación que se debe dar es respeto y confianza. Le hablamos a los hijos de la gente con la que debe tener cuidado: no te metas con drogas, que son malas. Cuidado con Mengano que no es una buena influencia. Estamos pendientes y los vamos orientando. En este tema de las redes sociales y la tecnología debe ser lo mismo: enseñarles, educarles y confiar en ellos, controlando un poco sus comportamientos. Si algo malo sucede con sus amigos (reales o virtuales), seguro que se notarán comportamientos extraños en el día a día que son los que se deben vigilar. Si vemos que nuestros hijo/a pasa demasiadas horas con el ordenador, se debe intentar corregir el hábito, para que no abandone la lectura, los estudios, las relaciones personales... Si vemos que empieza a llegar tarde por las noches cuando sale y huele a tabaco y alcohol, hablaremos con el/ella y tendremos que educarles para que no conviertan el botellón en su forma de ocio de los fines de semana.

Así con todo. Hay que educar, no espiar. Todos, creo que también los menores, necesitamos nuestra privacidad. Compartir cosas íntimas con según que personas. Alguno/a dirá que es que su hijo tiene que confiar en sus padres y contárselo todo. Que un padre tiene que ser su mejor amigo. No, perdonadme. Los padres son padres y los amigos son amigos. Y por muy bien que te lleves con tus padres, siempre habrá cosas que no les cuentes. Si alguien se lo ha contado siempre TODO a sus padres, que lo comente, por favor. Es ley de vida. Todos, por muy buenos hijos que hayamos sido, tenemos secretos inconfesables para un padre o una madre.

Creo que si, que los mejores tienen también derecho a la intimidad. Que con ciertas edades, cuando empiezas a socializar, tienes secretos y necesitas privacidad. Y que un padre traspase la raya que separa el control del espionaje es una señal que indica que algo no está funcionando en esa relación padres-hijos.

martes, 16 de marzo de 2010

Profesionalidad

La profesionalidad se puede ver en muchas cosas. En tomar interés por tu trabajo, en preocuparte de que salga lo mejor posible, en tomarlo como algo personal, en saber hacer tu trabajo correctamente... Sin embargo, hay algo que también demuestra profesionalidad para mi y es saber mantener separada la vida profesional de la personal.

Está claro que todos los trabajadores, ocupemos el puesto que ocupemos, somos personas antes que nada. Existe, aunque alguna gente lo dude, vida mas allá del trabajo. En alguna ocasión ya he dicho en este blog que hay que procurar que la vida laboral no interfiera en lo personal. No debemos dejar que las preocupaciones y/o malos rollos en el trabajo nos afecten cuando salimos por la puerta de la oficina. Una disputa con un compañero, cliente o jefe no debe hacernos llegar a casa malhumorados e impedirnos disfrutar de nuestros hijos, pareja o amigos. Sería una pena.

Pero el caso contrario tampoco debemos dejar que se produzca. Los compañeros de trabajo no tienen la culpa de ese atasco que nos hemos tragado antes de llegar, ni de esa pelea con tu marido/esposa, ni de que tu hijo haya suspendido matemáticas. Esta claro que somos personas y esas cosas nos afectan, pero en la profesionalidad de cada uno está el saber separar ambas cosas con una clara linea. Una vez crucemos la puerta del trabajo (hacia dentro o hacia fuera), cada mundo debe quedar estancado en su sitio. No es lógico que tenga que soportar malas caras o enfrentamientos con un compañero sin saber ni tan siquiera porqué. Simplemente a causa de una pelea o un mal trago que esté pasando en su vida personal. No es profesional.

Por desgracia, creo que hoy he vivido algo así. O al menos, espero que sea por alguna causa externa, porque de otro modo aún entiendo menos la mala tarde que he tenido que pasar. Desconozco el motivo por el cual ha llegado esa persona con ese enfado, pero por desgracia he tenido que sufrir sus iras. Y si no es algo externo, aún lo entiendo menos. Sea como sea, me ha parecido poco profesional, porque tanto si venía de fuera como si era causado por mi, no he recibido ninguna explicación mas allá de pasar una mala tarde.

Pero bueno, uno intenta hacer lo que predica, así que llego a casa, escribo este post tranquilamente porque me apetece compartir la experiencia y no dejo que me afecte al resto de la noche. Porque ya se pasan bastantes horas trabajando como para que estos ratos de ocio no se puedan disfrutar con tranquilidad.

lunes, 15 de marzo de 2010

Las mujeres que me gustan

Pues tengo que reconocerlo: me gustan las bordes. A ver, que no hablo de una tía insoportable, incapaz de decir a nada que si o algo parecido, pero si me gustan las mujeres de carácter fuerte y con un punto borde para mucha gente. Siempre he tenido una teoría sobre las parejas. Se dice normalmente que buscamos a nuestra media naranja, pero yo siempre digo que lo que buscamos a a nuestro medio limón. Me explico.

Para mi, en una relación, ambos caracteres deben ser complementarios, y es lo que buscamos de manera inconsciente. Al menos, es lo que me pasa a mi. Ojo, dudo que tenga mucha razón en mis teorías, porque al fin y al cabo estoy soltero y sin compromiso, pero en las relaciones que he tenido ha sido así y las mujeres que me atraen son así. Me considero una persona en general tranquila. No me gusta una discusión, las evito siempre que puedo. Soy capaz de callar o incluso ceder (muchas veces mas de la cuenta) con tal de no discutir. Tampoco me gustan las multitudes, ni las reuniones con mucha gente. Soy de estar con mis amigos y en tranquilidad. Supongo que precisamente por eso, por mi forma de ser, es por lo que me atrae el carácter opuesto.

Siempre me he sentido atraído por mujeres temperamentales, a las que no les importa discutir, capaces de llegar donde haga falta por defender su punto de vista, capaces de ayudarme a defender mis ideas o de hacerme sentir cómodo en una reunión de mas de 4 personas. Eso es lo que quiero decir cuando hablo de medio limón. Si me echase una novia con mi mismo carácter, acabaríamos todo el día en casa, solos el uno con el otro, cediendo demasiado a lo que nos diga la gente. No lo hago conscientemente, pero cuando lo pienso, es así. Busco a alguien que me complemente. Me atrae una mujer en la que veo lo que a mi me falta. Seguramente porque son cualidades que, al no tener yo, admiro en los demás.

Supongo que muchos no seréis seguidores de Gran Hermano, pero para los que si lo sois, creo que podréis entender lo que quiero decir con una mujer "borde" si os digo dos nombres de mujeres que están en Gran Hermano: El reencuentro y que me encantan: Gema y Ainoha. Son además dos personajes que no caen, por lo que se, nada de bien, pero a mi me encantan. Además, unen otra de las características que, no se porqué, me suele llamar la atención en una mujer: morenas. No me suelen atraer especialmente las rubias, como sabréis los que ya habéis visto alguna vez esos post que dedico a Marta Fernández :)

La mujeres dulces, tranquilas, suaves,.. pueden gustarme algo, pero no son mi estilo en general. Os he puesto ejemplos de mujeres conocidas, por dar un par de ejemplos, pero es que mis novias, las mas duraderas, han sido de ese estilo. No solían caer especialmente bien a la gente. Nunca olvidaré las palabras que me dijo una amigo cuando rompí con una de mis novias, después de varios años: "Perdona si nos hemos visto poco, pero es que no soportabamos a .... pero no podíamos decírtelo porque tu estabas cegadito con ella". Así me ha pasado con varias, que nadie de mi entorno las aguantaba (o muy poca gente, la verdad). No es que me sienta orgulloso de ello, pero es que por desgracia es así.

Puede que por eso no tenga mujer o novia, porque me siento atraído por personas que no me convienen.

Y de este post, se pueden sacar un par de conclusiones. Que no se escoger lo que me conviene, que si pasan por aquí Gema, Ainoha, Marta Fernandez o alguna chica morena, soltera y de fuerte carácter, pues que sepan que aquí tienen a un soltero sin compromiso "pa lo que gusten" :)

jueves, 4 de marzo de 2010

Linchamiento psicológico

Hoy he sufrido en mis carnes un linchamiento psicológico que me ha dejado agotado, así de mal.

Todo ha surgido de una forma inesperada. Sencillamente se me ha invitado a una comida de trabajo para, teóricamente, analizar los cambios que estamos poniendo en marcha en mi empresa a nivel interno y de repente, sin comerlo ni beberlo, aquello se ha convertido en un auténtico linchamiento contra mi persona. Tres personas criticándome, poniéndome verde, diciendo de todo sobre mi a nivel laboral (el tema personal supongo que quedará para la próxima reunión) y una cuarta contemplando los toros prácticamente desde la barrera. Tremendo, en serio.

No es el momento (aún en caliente) ni el lugar (aquí en el blog) de entrar en detalles, pero he sacado algunas conclusiones sobre esas tres personas. De una de ellas me esperaba todo lo que ha dicho, o casi todo, porque es una de esas personas con las que no tengo química. Su forma de ser, de comportarse (hablo siempre en el terreno laboral), es totalmente incompatible con la mía. No es el primer roce y con seguridad no será el último, así que podía esperarme que no tuviera para nada un buen concepto de mi, al igual que yo tampoco acabo de tenerlo de el, no os voy a engañar. Cuestión de incompatibilidad.

Otra también me esperaba lo que ha dicho. No es la primera vez que me comenta esas cosas y es de la única que puedo sacar algo constructivo porque mas que un linchamiento han sido críticas, que acepto y que incluso comparto en bastantes puntos y espero que me ayuden a mejorar si soy capaz de hacer ciertos cambios en mi forma de comportarme.

La tercera ha sido totalmente inesperada porque no imaginaba que tuviera ese concepto de mi, esas críticas en la forma de comportarme hacia él (insisto, siempre en el terreno laboral) y sinceramente me hubiera gustado que en lugar de aprovechar ese momento de linchamiento público al que se me ha sometido hoy hubiera hablado conmigo antes y me hubiera expuesto esos problemas. Puede que los hubiéramos resuelto, puede que no, pero me jode mucho haberme enterado de esta manera tan brutal.

Me ha jodido enterarme que lleva semanas o meses con estas ideas que creo equivocada y debidas a una falta de entendimiento. Si me lo hubiera contado, le hubiese explicado el porqué de mi actitud, que pretendía con ello y si él no lo veía correcto, hubiera cambiado esto o quizás el lo hubiera entendido, no se, pero sin duda no hubiéramos llegado a este punto de encontrarme que formaba parte de ese pequeño pelotón de fusilamiento verbal con el que me he enfrentado.

Espero sinceramente que no se vuelva a dar esta situación. No creo que haya servido de mucho solo con alguna de esas personas pienso que llegaré a entenderme. La parte positiva ha sido enterarme de esto y que, a partir de ahora, ya no tengo duda alguna sobre qué tengo enfrente. Y digo enfrente, cuando debería ser a mi lado, que todos estamos en el mismo barco, pero por desgracia es enfrente.

Aunque queda una reflexión final: ¿Será que soy el capullo que insinúan?. Estamos en un país democrático y son tres contra uno: mayoría absoluta.

martes, 2 de marzo de 2010

Un poco de Pre-historia

Uf, que regresión espacio-temporal acabo de sufrir. Estaba aquí enfrascado haciendo un poco de mantenimiento en el MacBookPro, quitando archivos que no quiero, software innecesario y todo eso y mira por donde que mirando en la carpeta de Documentos me he encontrado de todo.

La web Dagar, que ya colgué en su día para que viérais mis comienzos en esto de internet, curriculums de amigos, archivos antiguos de claves... y mira por donde que también aparece un manual sobre internet que me hice para mi mismo en su día.

A muchos no les sonará ni la mitad de lo que aparece en este documento: Arpanet, infovía (mas conocido como Infobirria), IRC, news, Usenet, FTP... todos estos conceptos que sufrimos y disfrutamos a partes iguales los pioneros en España de esto de internet a nivel doméstico. Hoy en día prácticamente todo ha desparecido en virtud a la Web 2.0 (¿o va por la 3.0?, ya he perdido la cuenta). Todo lo hacemos con el navegador, la conexión es automática, velocidades apoteósicas (pese a estar en España) en comparación a las de aquellos tiempos. Puede que algunos de los lectores que hoy en día están aquí ni hubieran nacido cuando existían estas cosas de las que hablo. En cambio a otros les traerá, como a mi, unos recuerdos imborrables.

Cuantos sufrimientos configurando IP'S, los parámetros del modem, esos chasquidos previos a la conexión, ese grito en casa "No llaméis por teléfono, que me voy a conectar a internet", que solía llevar la respuesta inmediata de "Pues yo estoy esperando que me llame ..... para quedar" o un "Espera que tengo que llamar a tu tío ... que tu tía ... tenía que ir al médico hoy". Creo que fue cuando a comencé a aficionarme a perder horas de sueño, conectándome por las noches cuando todo el mundo en casa dormía.

Como constancia de estos sufrimientos de conexión y para no olvidar ciertas cosas, escribí para mi este manual que hoy comparto con vosotros con todo mi cariño. Insisto en que a muchos les sonará a chino, otros puede que suelten una pequeña lagrimita de nostalgia. Para todos, os dejo este enlace.

Por cierto, que si no funciona avisadme en los comentarios. Creo que es la primera vez que lo intento y no se si funcionará bien.


PD: Gracias a CTV, mi primer proveedor de internet, surgió Dagarin. A ellos se les ocurrió unir DAniel GARcia en DAGAR, como nombre de usuario. De ahí a Dagarin, en plan diminutivo y coloquial, pasaron solo unos días :)