Me he mudado



Dagarin.com ya no está por aquí... pero todo lo había lo encontrarás ahora en el nuevo y flamante Territorio Dagarin en www.dagarin.es. Para que no tengas que molestarte, yo te llevo hacía allá. Si algo falla y no estás en dagarin.es en unos segundos, pincha aquí.

Seguro que te va a gustar la nueva casa. ¡Recuerda cambiar tus favoritos y tus suscripciones!

sábado, 27 de febrero de 2010

Un dia diferente

Mira que era cinéfilo hace unos años, pero este hobby poco a poco se ha ido convirtiendo en algo secundario o incluso teciario. Ya apenas veo películas y hoy voy y me trago un de esas películas de sobremesa.

A ver, tiene su explicación, no me lapidéis aún :) Hoy, para variar, he echado una pequeña siesta. Este resfriado que arrastro desde hace ya semanas está hoy un poco peor y después de comer me he echado un rato en la cama. Al despertar, enciendo la tele y veo un tipo llorando que se acuesta en la cama y al despertar ve a su novia y se pone a gritar. Voy entendiendo que ha tenido un sueño en el que la novia moría en un accidente de tráfico, tan real que no sabía que era un sueño. Me pongo a ver un poco mas y resulta que las cosas que han pasado en el sueño se van sucediendo, mas o menos igual, en el transcurso del dia, lo cual le llevará irremediablemente al final que vivió en su sueño: la muerte de su chica.

Intenta cambiar cosas, pero vuelven a repetirse los detalles y no consigue hacer nada para que se acerque ese momento en que morirá. Decide dar en ese día que le queda con su novia toda la alegría y el amor que habitualmente no da. El final es mas o menos previsible, aunque no lo diré por si alguien quiere verla, aunque tampoco es que la esté recomendando.

Es una de esas películas que vienen muy bien a esas horas, no te obligan a pensar nada en absoluto. Y sin embargo, me ha llevado a una reflexión: hay que vivir cada día como si fuera el último. Me he acordado de que hace unas semanas una mujer murió en Málaga porque una chica que quería suicidarse se tiró desde un octavo piso, con la mala suerte de caer sobre esa pobre señora que paseaba tranquilamente por la calle. Así de triste.

Cualquier día puede ser el último. Cualquier conversación que tengas con alguien puede ser la última. No hay que vivir con ansiedad por eso, pero hay que intentar sacar lo mejor de cada momento, arreglar las cosas que están rotas, estar bien con la gente que quieres y demostrarles que los quieres. Siempre pensamos que se sabe y que no hace falta, o que ya haremos las paces mañana. Puede que no tengamos esa oportunidad.

Ojo, no quiero ser tremendista ni negativo, todo lo contrario. Hay que ser positivo y disfrutar cada instante. Poner el alma en todo lo que hagamos.

Carpe Diem

martes, 23 de febrero de 2010

"¡¡¡¡Me vais a comer la polla!!!!"

Bueno, si sale por la tele, porque no voy a escribirlo yo también aquí.

Momentazo televisivo del año, señores.



viernes, 19 de febrero de 2010

1:51 AM

Aqui estoy, casi las 2 de la madrugada y sin poder dormir, así que acabo de encender el portátil y me decido a bloggear un rato. No se que me ocurre hoy, pero no me quito el trabajo de la cabeza. No el trabajo en si, sino las movidas que lo rodean.

Hoy ha sido un día normal. No ha habido movidas especialmente duras, ni broncas, nada de nada. La misma mierda de siempre. Solo un par de cosas reseñables y que posiblemente traigan alguna consecuencia en el futuro mas o menos próximo. Por una lado, una pequeña movida con la caja de la empresa, que gestiono yo (de momento) y que me lleva a pensar muchas cosas. No ha faltado dinero ni nada. Además, las cantidades que se manejan en la caja en efectivo en mi empresa son pequeñas: algunos cobros a clientes y pagar algunos gastos, como correos, parkings y dietas de técnicos. Y ahí viene la movida, en las dietas. Nueve miseros euros, que se pagan al técnico que como en la calle en 2-3 días a lo sumo, salvo que pase algo excepcional y se retrase una semana máximo. No mas, cuando otras muchas empresas liquidan estos gastos una vez al mes, por lo que el trabajador tiene que ir adelantando el dinero durante ese tiempo. Aquí, si comes en la calle hoy, recibiras tu dieta mañana por la tarde, a mas tardar pasado. Bueno, pues parece que hay gente que no puede vivir sin esos miserables nueve euros. Y me toca las narices.

A ver, no que necesiten ese dinero, que cada uno tendrá sus cuentas y sabrá si tanta falta le hacen (cosa que dudo). El tema es que para pagar esas dietas hay un procedimiento muy muy sencillo. El técnico tiene que apuntar esa dieta en un papel, que es al que yo uso al día siguiente para preparar a cada uno lo que tengo que pagarle. Muy facil, pero parece que alguno no le da la gana entrar por ahí. Tiene que andar cogiendo dinero del que nos tiene que pagar para cobrarse ya esa dieta directamente. Y no es por el dinero, es el trastorno, los posibles descuadres y, sobre todo, la tocada de huevos. Es que ya se ha dicho como funciona el tema y se ha dicho que ellos tienen que entregar todo el dinero y luego se les paga la dieta. ¿Porqué cojones tienen que hacer lo que les de la real gana? ¿Por qué se tienen que saltar las normas a la torera?

Me toca las narices. Y me toca las narices que no solo a los técnicos, también a quien lo recibe, se le ha dicho que no se puede hacer. Pues nada, aquí igualmente nos lo saltamos a la torera. Y me toca las narices que yo, de nuevo, lo dejo pasar y al final no es solo que se lo haya cobrado por adelantado, es que tampoco lo apunta donde debe, porque ellos no necesitan normas. Nuestros técnicos son superiores y hacen lo que les da la gana. Y me toca mucho las narices ese desprecio por cualquier tipo de norma.

Y esto me lleva a pensar muchas cosas. Me lleva a pensar en como funcionamos, en como damos la cara por ellos muchas veces, como les defendemos y, sin embargo, que rápidamente nos venden ellos a nosotros a poco que tienen oportunidad. Y en estas cosas sigo dando vueltas, voy recordando historias, cosas pasadas con la caja, muestras de desconfianza de compañeras hacia mi, jugarretas de técnicos a mi o a otras compañeras, y me meto en una espiral que no me deja dormir porque no puedo dejar de pensar en esas cosas.

Y para colmo, esta tarde creo que he sido "sonsacado" sutilmente por alguien enviado por el jefe. Esto es pura paranoía y no se si habrá sido así, pero alguien me ha estado haciendo preguntas aparentemente de buen corazón, interesándose por mi y por las movidas internas, a santo de una bronca que recibí el otro día. Y puede que haya sido de corazón como digo, pero también pienso dentro de esta espiral si no le habrán dicho que intente averiguar como estoy, que me pasa, etc. Y le doy vueltas a lo que hemos hablado, y pienso las consecuencias que pueda tener si llegaran a otros oidos. Y pienso ¿Debería no haber dicho esto, o aquello otro? Pero creo que no. No he dicho nada fuera de lugar ni que no pensara. Si algo de esto llegara a otros oídos, tranquilamente podría preguntarme y le diria de nuevo lo mismo, porque lo he dicho con tranquilidad y hasta creo que de forma constructiva.

Pero claro, todo depende de como llegue y, por desgracia, de como sea el receptor, que puede ser lo mas jodido, porque es difícil hacer entender algo a alguien que no parece querer comprender nada que se salga de lo que está en su pensamiento.

Mañana es viernes, ya queda poco para terminar la semana. Y estoy, pese a todo tranquilo. Tengo muy claras y directamente he levantado el pie del acelerador. Aunque haya cosas que me quemen, tengo que aprender a dejarlas ir.

2:17 AM. Comienza de nuevo a llover, y ya van nosocuantas veces en las últimas semanas. Pero la lluvia me relaja. Oir las gotas cayendo en la calle es como una pequeña nana para mi. No hace viento ni mucho frio, así que después de este pequeño desahogo, voy a ver si consigo dormir 5 horitas.

miércoles, 17 de febrero de 2010

Crecer

El tiempo pasa irremediablemente. Se que es algo obvio y que todos sabemos, no estoy descubriendo la rueda. Es así y todos lo sabemos. Lo que sucede es que es algo que uno no tiene continuamente en la cabeza. No vamos pensando "como pasa el tiempo" cada vez que nos levantamos por la mañana. Quizás por eso, cuando de repente algo te hace ver que el tiempo ha pasado, que ciertas cosas no tienen nada que ver como son ahora a como eran hace unos años, uno sufre un pequeño shock.

Me sucedió uno de estos shocks, de estos golpes de realidad anoche. Estaba escrbiendo un mensaje a una amiga en Facebook y me acordé de mi cuenta de Tuenti, que hacía semanas que no visitaba. Pasé por allí y me puse a ver los cambios en la lista de amigos: fotitos nuevas, comentarios, todas esas cosas que cotilleamos de nuestros propios amigos en la redes sociales. Entre estos cambios, me encontré el cambio de la foto en el perfil de una de mis sobrinas. Y sufrí ese golpe de realidad.

Aún tiene 14 años, cumplirá 15 este verano. Vale que día a día la ves crecer (las veo a mis tres sobrinas, pero esta en particular es la que veo mas porque está mas cerca y pasa mas tiempo en casa). Ves que sale mas, que queda con amigos/as, que es cada vez mas independiente, que se viste diferente, que sale a hacer las compras... cientos de detalles te dicen día a día que ya no es, ni de lejos, una niña, aunque tenga solo 14 años. Si hasta se "echó novio"!!!! Pero creo que ninguno de esos detalles me han dado este golpe de realidad. Ni siquiera el novio que tuvo y que ya no tiene (como es normal, que para eso era el primero y la vida da muchas vueltas).

Supongo que es una tontería, pero es que ver como la típica foto de un dibujo manga ha dado paso a una foto mas "adulta" me ha sorprendido muchísimo. A ver, no es que se trate de la mejor foto del mundo o que esté en una pose adulta. Está sentada en el suelo, con la espalda apoyada en la pared, pero creo que es la mirada y el tipo de foto lo que me ha llamado la atención. No me ha parecido la mirada de una niña de 14 años. O si, no lo se. No tengo ni idea de lo que es tener 14 años, hace ya mucho tiempo que los tuve. El caso es que viendo esa foto he tenido la conciencia clara de que esta sobrina ya no es remotamente una niña. Es una adolescente (o pre-adolescente). Ya no se la puede llamar niña.

Crecer es ley de vida. No me entristece, pero no deja de sorprenderme.

martes, 16 de febrero de 2010

Tecnópata

Ya lo sabéis los que me conocéis en vivo y en directo y los que me vais conociendo a través de este blog: soy un puto enfermo de la tecnología. Todo lo que tenga botoncitos y lucecitas me encanta. Ya si encima tiene una pantallita de colores, pues apaga y vamonos. Ya está el Dagarín perdido del todo, uffff.

Bueno, y esto viene porque acabo de estar viendo unos vídeos en XatakaMovil sobre la convención esa que se está celebrando en barcelona donde se están presentando un montón de nuevos teléfonos y sistemas operativos para ellos. Y yo me pierdo.

Vale, soy mas feliz que una perdiz con mi iPhone, pero algunos ya sabéis que yo cada 6 meses poco mas o menos tenía un teléfono nuevo para juguetear con el, y llevo ya casi 20 meses sin cambiar de teléfono, uffff. Mucho tiempo para un tecnópata como yo. Necesito algo nuevo. El iPhone me abrió los ojos sobre lo maravilloso que es tener internet en la palma de la mano, poder navegar con comodidad por la web, tener mi correo siempre en el bolsillo, actualizar mi estado en Twiter... todo ese mundo me lo enseño Apple con su iPhone, pero viendo lo que veo, parece que por fin el resto de compañías se han puesto las pilas completamente.

La competencia habían sido Microsoft con su Windows Mobile y Blackberry. La segunda siempre la he detestado. Demasiado particular, terminales tirando a feos y un sistema demasiado propio. Windows, pues siempre ha sido Windows. Por mas que le han añadido capas encima para hacer su interfaz mas cómoda, al final tenías el Windows Mobile y acababas teniendo que recurrir al lápiz para ciertas cosas. No me gustaba nada (sigue sin gustarme), pero mira tu por donde que aparece Google con su Android y revitaliza el cotarro. Funcionalidades muy parecidas al iPhone, misma facilidad de uso (o eso parece, que no he podido tocar ninguno aún), todo enlazado con Google... mola.

Y para rematar el festival, Microsoft acaba de presentar Windows Phone 7, por fin un Windows para teléfonos móviles pensado por y para ellos. Con sincronización online, mapas, actividades en las redes sociales....y sin lápiz!!!! todo parece poder hacerse a través de la pantalla táctil, por fin. Me gusta. También puede ser que estoy descubriendo que Microsoft está volviendo a un camino que me gusta a través del Windows 7, recién montando en mi ordenador de la oficina. Vale, reconozco que principalmente por ahora he descubierto su interfaz, no me he metido en interioridades, pero me gusta lo que veo.

Y me pasa lo mismo con este Windows Phone (mas o menos, porque algunas cosas no me convencen), o lo que veo con los terminales HTC con Android. No se. Me cumple la permanencia del iPhone en Junio y seguro que cambiaré de teléfono. Se espera para esas fechas el nuevo iPhone, que espero sinceramente que revolucione mucho, porque el resto de compañías le ha alcanzado y necesita dar otra vuelta de tuerca. Un poco antes llegarán las HTC como las que os pongo a continuación en los videos finales, que también me gustan muuuucho. El windows Phone llegará para navidad, y esos ya puede que sea mucho esperar para un tecnópata como yo, pero estaré atento a ver si lo que promete parece irse haciendo realidad y merece la pena esperar. No se, no se.

Bueno, pues os dejo con un par de videos de presentación de algunos de estos productos. Si es que soy un enfermoooooo...





domingo, 14 de febrero de 2010

San Valentín según Google

Genial spot de Google emitido durante la pasada SuperBowl americana.





Dedicado a todos los que siguen creyendo en el amor, en un día donde el amor está en el aire.

viernes, 12 de febrero de 2010

Lo que le falta al iPad

Se que puede resultar un poco patético, pero ayer me di cuenta de lo que mas hecho en falta al iPad viendo un anuncio en la tele. Y no era un anuncio cualquiera, era el de Fluimucil Complex (creo que se escribe así). Patético, ¿no? Pero es que si algo ha conseguido Apple con el cacharrito de marras es que no me lo saque de la cabeza.

Ayer, viendo el anuncio en el que una chica que trabaja en un museo está toda pocha con un resfriado de muerte, en la mesa donde habla con su compi de trabajo hay una carpeta. Al principio al ver la carpeta os juro que pensé que era un iPad, pero rápidamente me di cuenta de lo que era realmente. Y me quedé pensando en si podría haber sido un iPad. No cronológicamente, porque está claro que el anuncio se grabó antes de la presentación de Steve Jobs y todo eso, pero pensé si un iPad ahí hubiera tenido sentido. Y pensé que si, que realmente el iPad podría haber sido el sustituto perfecto de la típica carpeta con su bloc donde tomas notas en una presentación y todo eso, y me di cuenta que no, por una razón muy tonta.

Podría ser perfecto, llevando tu agenda, tus fotos, pudiendo anotar tareas que hacer, echar un vistazo rápido al correo, etc. Todas sus funciones me parece estupendas para lo que pretende, pero le sobran un par de cosas (como el iWork, cosa que para mi carece de sentido en un dispositivo que sigo pensando que no es para trabajar, y en cambio le falta algo tan básico como un lápiz y una aplicación de bloc de notas.

A ver, soy el primer detractor de los lápices para las pantallas táctiles de los móviles. Siempre me han echado para atrás y ha sido lo que mas rechazo me ha causado con todas las PDAS. Me resulta superincomodo tener que sacar el lapicito de marras (el Stylus, como lo llaman) para tener que buscar un contacto en la agenda, escribir un SMS, seleccionar una canción... No me parece nada operativo y en ese sentido creo que ese es el mayor triunfo de Apple con su iPhone, haber desarrollado el iPhone OS, una interfaz que te permite manejar todo el teléfono si tener que recurrir al lápiz, solo con mis dedos (que no son precisamente finos).

Este sistema es el que se ha aplicado al iPad, y me parece un acierto total, peeeero no estaría nada mal que tuviese un lápiz. La explicación, pues podéis imaginarlo. Algo totalmente opcional y accesorio, colocar un lápiz en la parte trasera y que se pudiese utilizar opcionalmente en algunas aplicaciones. Para mi, sería genial tomar notas con ese lápiz mientras estás en una reunión o presentación. Por mucho teclado virtual que le hayan metido, no me parece funcional para tomar unas notas rápidas. Vale, le puedo zampar un teclado, pero ya tienes que andar llevando otro trasto, al final recurres a una mochila y para eso, pues me llevo mi portátil. Además, el teclado siempre se queda corto en una reunión. Igual tienes que hacer un pequeño dibujo o esquema, añadir alguna anotación al margen,... nada tan rápido como el típico papel y lápiz para eso.

Con la pantalla del iPad tenemos un folio en blanco. Si le añadimos el lápiz en la parte posterior, sería ideal para que esa chica llevase el iPad en lugar de esa carpeta con folios en blanco. Tengo en mi mente como sería: un folio en blanco, donde escribir lo que quieras, con dos sencilos botones para escoger el color de la escritura o una goma para borrar, y cuando una página se llene, pues con el dedo pasaríamos a la siguiente. Antes de entrar o al salir del programa, daríamos un nombre a esas anotaciones, como si le pusieramos nombre a una libreta, y listo. No sería necesario reconocimiento de escritura ni nada de eso. Si esas notas me interesa pasarlas a limpio ya las pasaré a Word, Pages o el programa que me interese, como hago con mis notas escritas en papel. Y si no, pues borro la libreta o la mantengo en el ordenador cuando sincronice, como si fueran mis "apuntes en sucio".

Sería genial. Sencilla, sin complicaciones. No lo necesito, quiero algo rápido y funcional.

¿Tan complicado hubiera sido agregarle esta funcionalidad? Si la tuviera, fijo que me hacia con uno.

miércoles, 10 de febrero de 2010

Las especificaciones técnicas del iPad

Ya hablé de el sobradamente, pero no me resisto a poner esta imagen encontrada en PixFans, donde se resumen sus características comparándolo con un "gadget" que todos conocemos.


Por supuesto, no es para tanto y hay que tomarlo con sentido del humor (yo mismo estoy en la lista de apple para que me avisen cuando esté disponible, que todavía no lo tengo claro), pero no deja de tener su gracia, que queréis que os diga.

martes, 9 de febrero de 2010

Favores

Me cuesta mucho pedir favores, es así. No me gusta pedir nada a la gente. Quizás porque durante muchos años me han pedido demasiados sin ningún tipo de miramientos y a uno, que es bastante imbecil, pues le cuesta mucho decir que no. Han abusado mucho de mi y quizás ese es el motivo por el que no me gusta pedir ningún favor, porque pienso que habrá gente que, aunque no le apetezca, lo hará de mala gana y no le sentará bien.

Los pido a muy poca gente y siempre intento que sean pequeños detalles. Esta tarde, por ejemplo, las circunstancias malditas del día de hoy me han llevado a encontrarme en la oficina sin ningún vehículo con el que venirme a casa. Además, mi salud no estaba del todo fina, así que no me atrevía a venirme andando. He preferido coger un táxi y soltar 7 eurazos antes de hacer que nadie se moleste en traerme a casa. Cosas que pasan.

Aunque creo que no todo es eso. También se une el hecho de que, cuando pedía favores, me han fallado demasiadas veces en cosas importantes, en favores que eran realmente importantes para mi. No hablo de tonterías como la de traerme a casa desde el trabajo, sin de favores realmente importantes y que no quiero escribir para no recordar. Esos momentos son los que me han llevado a pensar que no merece la pena pedir favores ni hacer tantos. Se supone que esto es un "hoy por ti, mañana por mi", pero cuando mas de una vez me he encontrado con un "hoy por mi y mañana que te den" por parte de algunas personas, pues se me han quitado las ganas de pedir ni de hacer favores.

A ver, los hago. No me cuesta hacerlos y si puedo, los hago, pero ya he aprendido a decir que no y lo mismo con el tema de pedirlos. Vale, quien no arriesga no gana, pero si no arriesgas tampoco puedes perder. Prefiero no arriesgarme a llevarme mas palos con la gente en ese sentido y para ello, lo mejor, es no pedir nada y así cualquier cosa es bienvenida.

En esta vida hay que ser independiente, aprender a valerte por ti mismo y con contar con nadie, porque de esta forma nunca te quedarás tirado, siempre sabrás salir de las situaciones.

PD: Perdonad el tocho tristón, pero llevo un día de perros: bronca del jefe, visita al dentista, palo en la revisión de la moto, el coche me deja tirado y parece que va a ser otro palo y, para rematar, mi nariz se ha convertido a ultima hora de la tarde en un grifo abierto de sangre (cosa que me pasa de vez en cuando, pero nunca tan fuerte como hoy). Dia malo, memos mal que le quedan solo un par de horas.

sábado, 6 de febrero de 2010

Sobre porqué no tengo novia

Pues mira tu por donde que hoy me da por escribir sobre este tema. Viene un poco al hilo de algún comentario en la entrada sobre las confianza, donde alguien que dice conocerme afirma que no me fio de nadie. Llevaba tiempo dando vueltas a este post y ahora me he decidido porque, al menos en parte, esto que se dice de mi que no me fio de nadie es bastante cierto en lo referente a las mujeres (en plan pareja, no se me entienda mal).

Con los años, he tenido algunas relaciones mas intensas y alguna que otra novia mas formal. Como novias novias de las de varios años, pues solamente 2. El resto, solo relaciones algo mas intensas de semanas o como mucho algún mes. Y creo que el hecho de no tener desde hace ya algún tiempo ninguna relación viene dado en gran medida por las decepciones y lo mal que lo he llegado a pasar en ests relaciones mas largas. Digo en parte, porque creo que también se debe a la edad. Desde hace tiempo he llegado a la conclusión que tener una pareja es aprender a ceder, como en cualquier convivencia. Tienes que reducir a parte de tu intereses para buscar el interés común de la pareja. No puedes ir pensando solo en ti, tienes que pensar también en tu pareja. Y que la otra parte de la ecuación también sepa ceder y sea capaz de renunciar a parte de sus intereses para hacerte feliz. Precisamente ahora una amiga está pasando por una situación que tiene algo que ver con eso, en que se encuentra (por lo que he entendido), siendo ella la que está dando siempre por el bien de la pareja, buscando la forma de que la relación funcione, mientras que la otra parte está comportándose de una forma mas egoista, pensando solo en su propio interés, en lo que a el le apetece. Y así no funcionan las cosas.

He vivido también esa situación en una relación anterior, en realidad en mas de una, pero en una de estas dos intensas lo viví de una forma muy intensa, sintiendo que era yo el que aportaba todo el interés porque la pareja funcionase. Y esto, entre otras cosas, llevó al fin de la relación. A lo que iba con el tema de la edad es que con los años, uno se va formando, se va acostumbrando a hacer lo que le da la gana cuando le da la gana sin tener que contar con nadie. Si un domingo me apetece quedarme en casa porque llevo la semana muy cansado, pues lo hago. En cambio, si tengo una novio/esposa no puedo pensar solo en mi. Puede que a ella le apetezca aprovechar el soleado domingo que se ha presentado para dar una paseo por el rastro y luego tomar comer en la calle aprovechando el solecito. Tener una pareja es ceder un poco y finalmente salir al rastro aunque no es lo que te apetece, pero lo disfrutas al final igualmente porque estás con tu pareja. Con los años, te cuesta mas acostumbrarte a esas pequeñas concesiones que tienes que hacer en el día a día. O te echas novia pronto, o ya con cierta edad se te hace muy difícil acostumbrarte.

Si a esto le uno que me he llevado demasiadas decepciones con mis parejas, tanto las mas estables como las mas puntuales, pues me encuentro en la situación en la que estoy: Soltero, sin compromiso y con cierto miedo a las relaciones. Aún recuerdo el último comienzo de relación que tuve, hace ya unos meses. Literamente salí corriendo. De repente me entró miedo a volver a comenzar una relación. Volver a empezar a ilusionarme, volver a empezar a tener que cambiar mi ritmo de vida, volver a tener que dejar de bloggear y de jugar con la consola para comenzar algo que la experiencia me ha llevado a pensar que finalmente me conducirá al sufrimiento y a las decepciones.

Respecto a eso de que no soy desconfiado, creo que realmente en esto de las relaciones si que soy muy desconfiado. Los palos que me ha dado la vida me han llevado a no confiarme en este terreno. Me han hecho demasiado daño en este sentido como para volver a entregarme. Soy muy reservado en este sentido. Me entrego a las personas, alguna relación "platónica", por decirlo de alguna manera, pero siempre manteniendo la distancia y, sobre todo, sin comprometerme oficialmente.

Creo que algunos de los que leáis este post me llamaréis cobarde. No podría negarlo, la verdad. Me da miedo volver a comprometerme, volver a entregarme, pero es lo que hay. También es posible que aún no haya aparecido alguien que me haga olvidarme de esos miedos, nunca se pierde la esperanza, pero estando las cosas como están, están bien y me mantienen razonablemente feliz. Mis penas, cuando las hay, vienen por otros lados, y es un aspecto de mi vida que no me preocupa especialmente.

jueves, 4 de febrero de 2010

Me gusta Gran Hermano

Pues si, me gusta Gran Hermano. He sido fan y seguidor del programa desde su primera edición. Algunas me han gustado mas, otras menos, algunos concursantes me han caído bien, otros mal... como las personas, como la vida misma.

Anoche estuve viendo Gran Hermano: El reencuentro. Han cogido concursantes de ediciones anteriores y los han metido de nuevo en la casa. No se exactamente de que irá. Por lo que he leído, ni la propia productora lo sabe. Al parecer, lo único que han firmado los participantes es una especie de pre-contrato en el que se dice que esta edición durará entre 10 y 100 días, dependiendo de la respuesta de la audiencia. No se si habrá nominaciones, si habrá expulsados, favoritos... No se sabe nada, todo está, como siempre en Gran Hermano, en manos del público.

Como en todo, hay cosas del programa que me gustan y cosas que no. Por supuesto, el programa se ha ido desvirtuando. Desde la primera edición, donde los concursantes no conocían la repercusión final del programa a nivel mediatico, hasta estas últimas, donde cada vez mas se ve a leguas que muchos de ellos van directamente a dedicarse a la televisión una vez que salgan, hay mucha diferencia. Pero incluso en las ediciones actuales, hay de todo y también se cuela mas de uno auténtico o, al menos, menos falseado.

De todas formas, me resulta graciosa esa habitual queja de que son todos unos falsos que van a por la fama y que no son reales. Y yo pregunto: ¿Quien es 100% real hoy en día en su propia vida? No creo que nadie sea auténtico. Actuamos en el trabajo con los compañeros/as, con nuestras parejas, con nuestros amigos, con nuestra familia. Todos actuamos para caer bien, o mal. Para pasar el tiempo lo mejor posible en el trabajo y para que no nos echen. O con nuestra pareja para no darle un mal rato por algún motivo. Pues estos señores no hacen mas que lo que hacemos nosotros habitualmente en nuestra intimidad pero ellos lo hacen delante de las cámaras y con un fin concreto: 300.000 euros o ganarse la vida en el mundo de la televisión.

Pero bueno, volviendo un poco al tema, anoche sentí que me reencontraba con viejos amigos. Para mi, Gran Hermano existe mientras existe la edición en curso. Una vez que termina, no sigo las idas y venidas de los concursantes si siguen apareciendo por televisión. Y claro, si desaparecen de este mundo(cosa que muchos hacen porque no les interesa la fama), pues menos aún. Anoche aparecieron en la pantalla muchos rostros que, durante meses, fueron parte de mi existencia. Vi sus movidas, amores, desamores, broncas, amistadas.... Formaron parte de mi vida y, como sucede con muchos amigos, desaparecen pasado un tiempo.

Ahora un puñado de ellos han vuelto. Viéndolos como han envejecido, como ellos mismos se sorprenden de ver sus propios videos y recordar su paso por la casa. Algunos los tengo mas frescos porque son de ediciones mas actuales, otros porque no han dejado de aparecer por TV y, quieras que no, los he visto. Sin embargo, algunos no los recordaba en absoluto, pero nada mas verlos vienen muchos recuerdos. Dios, Desiree, la auxiliar de enfermería gallega medio-suiza. Creo que estaba platónicamente enamorado de ella. Con esa voz de camionera pero a la vez ese acento dulce entre francés y gallego. Fué el único Interviú que compré para ver el desnudo de una concursante, jajajaja.

Ahora a todos se les ve mas maduros, mas calmados, aunque habrá que verlos cuando pasen unos días. También, por desgracia, han entrado personajes de esos que pasaron por Gran Hermano para luego dedicarse a pasear sus aventuras y peleas por los platós de televisión. Estos no han terminado de desaparecer nunca y no me gusta volver a verlos por la casa. En cambio Nico, Piero, Ainhoa, Desiree, Gustavo, Bea... Personajes que si me han parecido sinceros desde el primer día y que, para mi, lo demostraron cuando luego no han seguido paseando por Telecinco. Vuelven ahora, no creo que simplemente por hacer caja, aunque nunca se sabe.

Habrá que ver como evolucionan, no se lo que durará, pero me gusta volver a ver a la mayoría de estos "viejos amigos". Y me ha gustado oír a La Milá decir que veremos a otros muchos y descubriremos como les va y que hacen ahora. Ojalá veamos a muchos.

miércoles, 3 de febrero de 2010

¿Que es el iPad?: El efecto Actimel

Lo siento, chicos/as que disfrutáis mis post personales, porque hoy toca post tecnológico. Ya he dedicado varios post en El Blog del Jugópata a hacer una especie de cobertura en directo sobre el cacharrito en cuestión. Si no tenéis ganas de pasar por allí a leer, os diré como introducción que se trata del nuevo gadget presentado la semana pasada por Apple. Si no acabáis de venir de un viaje relámpago a la luna, seguro que os habéis enterado, porque el evento a trasvasado las barreras de la tecnología y los tecnópatas, como un servidor, para llegar a todos los ámbitos, teniendo cobertura en todo tipo de radios, televisiones y prensa de todos tipo.

En esencia, es el aparato que vemos a la derecha presentado por Steve Jobs, jefazo y dueño y señor de la compañía de la manzana mordida. A primera vista, y es lo que mas se ha dicho, se trata de un iPhone vitaminado, con una pantalla 3 veces mas grande, pero sin funciones de teléfono. Digo a primera vista, porque por desgracia la imagen que ha trascendido es la que acabáis de ver. Y vista esa imagen, es normal pensar eso. Sin ir mas lejos, es lo que yo pensé mientras leía la cobertura que hacía en Applesfera del evento y ver las imágenes que se colgaban. Sin embargo, el domingo por la mañana, viendo la presentación en video, mi percepción cambió bastante.

Hace unos años, cuando leí El Libro Rojo de la Publicidad, de Luis Basatt, hablaba que en publicidad una de las cosas más difíciles era vender un nuevo producto. Y por nuevo no hablaba de un coche nuevo, o unas galletas nuevas, se refería a algo que no había existido nunca. Ponía el ejemplo del Actimel. Os recuerdo que hace unos años no existía el Actimel. De repente, a los señores de Danone les da por inventar una bebida de leche con nosecuantosmil millones de unas bacterias buenas que favorecen a nuestro organismo. En el mercado no hay necesidad de ese producto, nadie estaba en casa esperando "a ver si sacan el actimel". Todo lo contrario. Tenías que convencer a la gente que esa botellita blanca y que valía una pasta era algo bueno y que lo necesitabas para tu vida diaria. No bastaba con comparar tu producto con la competencia y decir que es mejor. Se trataba de crear a la gente esa necesidad de comprar el Actimel. El iPad es el nuevo Actimel tecnológico. No hay nada igual, no lo puedes comparar con nada, es un producto nuevo y tienes que convencer a los consumidores de sus virtudes y sus bondades, crearles esa necesidad.

El principal problema de este artilugio ha sido el hype (como odio la palabra, pero no se me ocurre otra mejor). Las expectativas creadas sobre el, las ansias de que Apple inventara algo radicalmente diferente. Ver un iPhone grande no es lo que esperábamos. Se habló de dos cámaras para hacer fotos y videoconferencias, GPS, tinta electrónica, recargable por energía solar, salidas de vídeo de alta definición.... Todo esto y mucho mas quedó en nada. Quedó en un iPhone grande. Y muchos pensamos: ¿Para que queremos eso?. No es tiene la potencia de un portátil, no tiene la movilidad de un teléfono, no tiene nada realmente innovador. ¿Pero que timo es este?.

Pues es que Apple no ha querido crear un ordenador nuevo, ni un iPod, ni un teléfono. Lo que Apple ha creado es un concepto nuevo. Creo que la mejor forma de entenderlo es ver este fragmento de la presentación.





Esta imagen de Steve Jobs sentado en un cómodo sofá es mucho mas acertada que verlo como el nuevo Moises bajando las tablas de los Diez Mandamientos. La idea es tener este aparato en las manos como si se tratase de un libro, un album de fotos, una pantalla para navegar por internet. Su fuerza está en sus 10 horas de batería, sus 30 días en espera y su ligereza. Es el complemento perfecto para echar un vistazo al correo cuando ya te has metido en la cama y ya no vas a encender el ordenador (sobremesa o portátil). Es el gadget perfecto para ver las fotos de tu viaje a Tanzania en familia. No tienes que encender el ordenador, no tiene que estar todo el mundo sentado frente a la TV pendiente de la pantalla. Es la experiencia digital mas parecida a contemplar un album de fotos real. Os aseguro que se lo dejo a mi madre (que a sus mas de 70 años no es capaz de manejar la TV mas alla de los botones de cambiar canal y subir/bajar volumen) y es capaz de ponerse a ver todas las fotos sin que le explique mas de medio minuto que con un dedo pasa de un lado a otro. Y creo que hasta sería capaz de encenderlo, que solo tiene que desbloquearse al estilo iPhone.

El concepto no es un ordenador ni un móvil, es algo diferente. Es ese marco de fotos que pones en casa para que vayan pasando las fotografías de la boda y, cuando te apetece, lo coges para leer el correo, mirar algo por internet o que todo el mundo pueda ver las fotos. No es mas que eso. No hay que buscarle utilidad para trabajar: no la tiene. Vale, tiene algunos programas para presentaciones, pero solo para un uso puntual, no es esa su utilidad. Es algo nuevo e impresionante. He de reconocer que yo mismo no le veo utilidad al Kindle, el lector de libros electrónico de Amazon, y sin embargo está vendiendo como churros. No sirve mas que pare leer libros, punto y final. Esto va un paso mas alla, porque permite eso pero unas cuantas cosas mas.

El problema ha sido que esperábamos la potencia de un ordenador metida en un tablet, y no es que Apple no haya podido hacerlo, es que simplemente ha hecho otra cosa que nadie esperaba. Si funcionará o no, es otro cantar. Yo ahí no entro. No es que sea el aparato que mas me apetezca comprar ahora mismo en mi vida, pero no se si el concepto llegará a la gente y finalmente tenga su trocito de mercado.